Política

UNIDAD CIUDADANA

Cerruti y su increíble defensa de Vidal

La periodista y diputada de Unidad Ciudadana, defendió a Maria Eugenia Vidal y su maltrato a los trabajadores que protestaban. Es de "mujer líder y fuerte", tuiteó Cerruti.

Sábado 30 de diciembre de 2017 | Edición del día

Una cosa está clara: el peronismo se devora al feminismo como la revolución a sus hijos, o peor. El ejemplo es Gabriela Cerruti y su increíble defensa de la actuación de la gobernadora María Eugenia Vidal ante un grupo de trabajadores guardavidas.

Te puede interesar: La soberbia de Vidal: “¿Me tengo que bajar del auto para que esto no suceda?”

Vidal

En Argentina hay desocupación, tarifazos, escalada del dólar, jubilados que van a ganar menos, chicos pobres que van a ser más pobres y trabajadores a los que se amenaza con una reforma laboral inspirada en la que, en Brasil, ya aumentó la desocupación. En este escenario, las protestas se están haciendo más comunes.

La Gobernadora Vidal actúa ante esas protestas, ante ese auténtico reclamo, como una patrona de estancia. Cualquiera que no vea el video exclusivamente desde la pantalla de Intratables se da cuenta de esto. No se da cuenta Gabriela Cerruti, que en vez de patrona de estancia vio a una líder feminista.

En su cuenta de Twitter, Cerruti dijo que "La actitud de María Eugenia Vidal bajando y resolviendo es de mujer líder y fuerte. Muchos varoncitos hubieran llamado a la gendarmería para que reprima en su nombre. Queremos otro país y otra provincia, pero respeto que ejerza el liderazgo con convicción femenina."

Estas palabras usa la periodista para describir a una Vidal que se baja, rodeada de su seguridad, no para atender el reclamo, sino para imponer su autoridad ante las cámaras y ante los que tienen menos. Se nota que los trabajadores que le hablan la tratan con respeto, que le piden disculpas, que le intentan explicar que los compañeros se mandaron porque tienen bronca y miedo y alguien les prometió que ella los recibiría y en esa promesa ellos habían depositado su esperanza.

Vidal no acepta ninguna explicación, no dialoga. Los tipos están desesperados, se lanzan a la calle porque no les queda otra, porque la alternativa de no hacer nada es mucho peor. Muchos guardavidas probablemente ni sepan como pedir una audiencia formal con la gobernadora y digamos que las cúpulas sindicales, que deberían encargarse de eso, están en otra: en tregua absoluta con el gobierno. ¿Cómo se puede ser tan pedante de exigir ese nivel de formalidad a un ciudadano común para hacerle un reclamo? ¿No es acaso una gobernadora cercana a la gente?, ¿no dijo eso en su publicidad?, ¿no dijo que hablaba con los vecinos?, ¿el guardavida no es su vecino? Parece que no, che. No está en su target estético, moral.

Cerruti y Alicia

Mientras la referente kirchnerista lanzaba este halago a Vidal, la gobernadora Alicia Kirchner lanzaba una feroz represión para votar, junto a Cambiemos, el ajuste fiscal en Santa Cruz. Una balacera con cartuchos de goma, bien de “varoncitos”, que mandó al hospital a dos jubiladas, a una maestra y a unos tantos más, acusados, por supuesto de “violentos”, como últimamente se acusa en Argentina a cualquiera que proteste por cualquier cosa.

Por supuesto, Cerruti eligió no tuitear sobre Santa Cruz. Huérfana de inspiraciones feministas en sus propias filas, la periodista parece estar dispuesta a saltar la grieta para encontrarlas, aunque la única oferta disponible -entre el esperpento de Bullrich y el delirio de Lilita- sea María Eugenia Vidal.








Temas relacionados

Gabriela Cerruti   /    Alicia Kirchner   /    Ajuste fiscal   /    María Eugenia Vidal   /    Represión   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO