Mundo Obrero Uruguay

Uruguay

Gabriel Arrieta: un colono en lucha por sus tierras

La Izquierda Diario entrevistó al productor rural que se encuentra en peligro de desalojo por parte del Instituto Nacional de Colonización.

Hernán Pary

@hernanpary - Lic. en Comunicación Social

Viernes 30 de junio | 08:41

Gabriel Arrieta ingresó a su campo en el 2008 a través del Fondo de Recuperación de Activos del ex del Banco de Crédito. Su terreno cuenta con 35 hectáreas trabajables, pero el padrón determina que tiene una mayor extensión y a un sector le realizaron un deslinde, fraccionándolo para que el gobierno haga un negocio de miles de dólares: la construcción de decenas de solares de viviendas.

“Habían solares en el pueblo, estoy a un kilómetro de Kiyú. Los terrenos en los que me encuentro pasaron al Instituto Nacional de Colonización (INC), luego de que yo ocupara el campo. En ese entonces, me exigieron que conformara una Cooperativa y lo hice. Pasó el tiempo y la cooperativa se disolvió, no llegó a funcionar y se contrajeron deudas con diferentes organismos estatales”, declaró. De todos los integrantes de la cooperativa registrada el único que habita esas tierras es él.

En 2015 el INC le solicitó que desaloje el terreno y él les contestó que “si hace eso se quedaría sin trabajo y sin lugar para vivir”. A partir de ahí, empezaron a reunirse en diferentes ocasiones para poder llegar a un acuerdo. El Instituto le ofrece unas parcelas en el Departamento de Canelones y luego de visitarlas Gabriel expresó que “agronómicamente son un desastre y habría que ponerle miles de dólares para poner a producir esas tierras y yo no tengo ese capital”. Frente a esta situación, el colono le solicitó al INC que le diera otras parcelas en la zona, que asegura que existen y desde la entidad le volvieron a ofrecer tierras en el Departamento de Canelones, a lo cual se negó.

En la actualidad los vecinos de la zona le prestan la maquinaria para que pueda trabajar en sus tierras, como también así para prestar sus servicios en otras zonas.
En el 2015 en una nota en a Rompkbzas el sociólogo e ingeniero agrónomo Diego Piñeiro explicó: “de las 16 millones de hectáreas de tierras productivas hay 7,5 millones que ‘se han vendido o transado’ en los últimos 13 años. Y a esto debe agregarse que actualmente hay 1,5 millones de hectáreas que se arriendan.” Habría que analizar la proyección de este número en la actualidad, pero puede deducirse cómo administra las tierras el gobierno del Frente Amplio.

En noviembre del año pasado se conformó la Mesa Nacional de Colonos, un gremio que organiza a un gran sector de los trabajadores rurales del Uruguay, en respuesta a los pedidos de desalojo por parte del gobierno. A partir de la conformación de esta organización, las medidas judiciales en contra de Gabriel Arrieta se aceleraron. A través de la intervención del abogado López Goldaracena se declaró al juez de la causa que el desalojo es inconstitucional. Ante eso, el juez le dió curso a la apelación y ahora su caso se encuentra en la Suprema Corte de Justicia.

Esto es uno de los tantos ejemplos por los que el Estado toma partida en la propiedad de las tierras: se los quiere sacar a quienes la trabajan y se las quiere ceder a los empresarios. La lucha de Gabriel Arrieta es también un claro ejemplo de cómo hacerse de las tierras que le perteneces: tomandolas, resisitiendo y luchando. ¡La tierra para quien la trabaja!






Temas relacionados

Mundo Obrero Uruguay   /   Campo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO