Géneros y Sexualidades

GÉNEROS Y SEXUALIDADES

G.L.O.S.S: un grito de rabia contra el pacifismo

En el mes del Orgullo, seguimos contando historias de artistes fuera de serie. Hoy veremos al grupo hardcore punk más grosso del movimiento transfeminista: G.L.O.S.S., cuya existencia fue efímera, pero aún con todo, dejaron un explosivo y combativo legado. Aquí su historia.

Martes 16 de junio | 00:00

Arrancando con el grito

Este grupo estadounidense, se formó en la ciudad de Olympia, en el estado de Washington en 2014. Formado como un quinteto, estuvo integrado por: Corey Evans (batería), Sadie "Switchblade" Smith (voz), Jake Bison (guitarra), Tannrr Hainsworth (guitarra) y Julaya Antolin (bajo). Sandie, Julaya y Corey son mujeres trans; mientras que Jake y Tannrr son varones trans. Si bien han existido (y existen) artistes trans como Genesis P-Orridge, Mina Caputo, Anna Varley o Laura Jane Grace; G.L.O.S.S. es el primer grupo musical del que se tenga registro, que estuvo conformado exclusivamente por personas transgéneros.

Además del hardcore punk y D-beat, la banda perteneció al movimiento denominado Queercore (o también llamado Homocore), una subcultura del punk rock que apareció en los años 1980, y que reúne una forma peculiar de punk que rechaza las reglas heteronormativas y la cultura gay “establecida”.

Aunque el grupo se formó oficialmente en 2014, desde el año 2011, Smith y Bison, venían de participar en proyectos musicales menores en la ciudad Boston, en Massachusetts. Luego, se trasladaron a la ciudad de Olympia. Con la inclusión de Evans, Hainsworth y Antolin, también entusiastes de la escena hardcore punk, el grupo opta por llamarse como G.L.O.S.S. Su nombre es un acrónimo para Girls Living Outside Society’s Shit (Chicas que viven afuera de la sociedad de mierda).

Primero están los principios

Tras la tocar en varios lugares de Olympia, la banda editó un demo en 2015 y que tuvo una buena aceptación en el circuito underground. Un año más tarde, a les integrantes de la banda, se le ofreció un contrato discográfico por el conocido sello punk rock Epitaph Records. Smith, la vocalista del grupo, expresó que la banda consideró aceptar el acuerdo de $ 50.000, porque les daría la oportunidad de donar un porcentaje del dinero recaudado, a causas sociales y económicas que la banda apoyaba como el Black Lives Matter, ayudando a las personas sin hogar, a personas discapacitadas, a personas del colectivo LGBTIQA+, etc. Sin embargo, debido al acuerdo de afiliación y distribución de Epitaph Records con Warner Bros.; la banda decidió rechazar la oferta, porque no querían contribuir financieramente a una gran corporación.

En 2016, la banda editó de manera independiente su único trabajo discográfico, un EP titulado Trans Day of Revenge (El día de la venganza trans). El mini álbum expresaba las opiniones políticas del grupo: en contra del pacifismo, la violencia estatal, el transodio, la homofobia, la brutalidad policial y la política de respetabilidad. El álbum fue grabado bajo la consigna ideológica Do It Yourself (Hazlo tú mismo), debido en parte, a su escaso presupuesto.

La cantante, Sandie Smith, decía que muchas de las bandas en ese momento estaban formadas por hombres blancos heterosexuales y cisgénero de los suburbios. Manifestó que el contenido lírico de la mayoría de estas bandas durante este tiempo, no reflejaba realmente los problemas u opiniones de las personas al margen de la escena punk hardcore y la sociedad en general, como las personas de color, las mujeres, personas transgénero, personas discapacitadas o cualquier persona que se identifique como una persona queer o no binaria.

Adiós amigues

La trayectoria del grupo duro apenas dos años, de 2014 a 2016, esto debido a su popularidad en ascenso y a la sobreexposición. Esto generó incomodidad entre sus integrantes, por lo cual decidieron separarse en buenos términos. Sus letras son un reflejo más contemporáneo de la cruda realidad de las personas de la comunidad LGBT+ y como las instituciones como el Estado, la familia, la policía y la Iglesia, son los que juegan un papel importante en nuestra invisibilización. También se enfrentaron al transodio de la propia escena musical, en donde los miembros de otra banda llamada Whirr, de San Francisco; les llegaron a decir que "[G.L.O.S.S.] son solo un puñado de chicos corriendo en círculos en ropa interior haciendo música basura" y demás cosas horribles. Por suerte, el sello que editaba a esta última banda, dejaron de publicarles sus discos a raíz de agredir al quinteto de Olympia.

Aunque el material discográfico que editaron fue poco, internet hizo que sus canciones incendiarias tuvieran un alcance fuera de su país de origen. Las presentaciones en vivo de la banda durante su corta carrera, reflejaron la energía, la pasión, la rabia, la violencia controlada y la participación de la audiencia que comúnmente se asocia con la música punk hardcore. Sin dudas, un grupo que pasará a la historia.







Temas relacionados

Mendoza   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO