Política

REPRESIÓN

Fuego cruzado entre represores: Bullrich le contestó al jefe de la Bonaerense

Fabián Perroni, titular de la fuerza, había dicho que había más delitos “por la pobreza”. La ministra de Seguridad salió a contestarles. Una pelea entre dos defensores de la mano dura.

Rosa D'Alesio

@rosaquiara

Sábado 5 de mayo | 19:18

El jefe de la Bonaerense Fabián Perroni sostuvo que la inseguridad es generada por la actual situación económica; la ministra Bullrich dijo que este usó “una frase poco feliz”. Por su parte, el ministro Ritondo “bancó” a su subordinado “reinterpretando” sus dichos. Mientras que los intendentes de la oposición se reunieron para pedir mayor presupuesto para seguridad.

Este fuego cruzado no habla de rencillas actuales, pero se actualizó desde la toma de la Comisaría 1° de San Justo donde fue herida una oficial de Policía. En el lugar estaban detenidos 46 personas en un espacio para 19.

El 30 de abril cuatro personas armadas y vestidas de policías ingresaron a la comisaría de la localidad bonaerense de San Justo, se tirotearon con los efectivos presentes y allí fue herida una oficial. A partir de aquí cada uno de los funcionarios y miembros del Gobierno buscaron responsables para desligarse de cualquier responsabilidad sobre lo sucedido.

La intendenta de La Matanza. Verónica Magario, encontró en este hecho una nueva oportunidad para reprochar a al gobierno bonaerense el aumento de la “inseguridad” y volvió a pedir el traspaso de las policías locales. Volvió a reiterar el mismo pedido que realizó ante el homicidio del colectivero de la línea 620, pero en esta oportunidad la intendenta Magario, reunió a intendentes opositores de la Provincia. En esta reunión, en la que participaron el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, e Ituzaingó, Alberto Descalzo, pidieron el traspaso de la Policía Local a los municipios. Este reclamo estuvo acompañado del pedido de más recursos económicos y más policías.

En este marco el jefe de la Bonaerense tiró leña al fuego y aseguró que “hay inseguridad porque la gente no tiene para comer”. Entrevistado por Luis Novaresio, en radio La Red, el jefe policial describió que “hay gente que delinque –que antes no lo hacía– por una necesidad, por un apremio económico”.

Obviamente estas declaraciones no fueron bien recibidas en el gobierno de María Eugenia Vidal. Así las cosas el ministro de Seguridad bonaerense Cristian Ritondo reinterpretó a su subordinado.

"Perroni es parte de esta gestión. Trabajó en el temporal del fin de semana, en los operativos para atrapar a los que ingresaron en la comisaría de San Justo, siempre muy preocupado por el estado de salud de Rocío Villarreal [la oficial baleada en ese ataque]. Su respuesta no fue clara al referirse a décadas de marginalidad y de falta de voluntad del Estado para enfrentar a las mafias, pero sí está claro su gran compromiso con este gobierno para producir un cambio profundo de esta situación", afirmó el ministro.

Mientras que la ministra de Seguridad Nacional, Patricia Bullrich, calificó los dichos de Perroni como “poco felices”. Desde Washington, adonde viajó para cerrar nuevos acuerdos “policiales” con el Comando Sur, afirmó que "los policías hablando de política son un poquito… Me parece que su declaración no fue muy feliz. En primer lugar porque la pobreza en la Argentina bajó, y en segundo porque estamos haciendo una intervención en los barrios más complicados con el plan Barrios Seguros".

¿Inseguridad o conflictividad social?

Ninguno de los actores que mencionamos son ingenuos. Sus declaraciones aun menos. Los intendentes opositores aseguran que la imagen de Vidal está en caída, arrastrada por la crisis más general del Gobierno Nacional. Por eso, aprovecharon la conferencia de este jueves para mostrar unidad entre Insaurralde y Magario, portavoces de los intendentes opositores, en un avance contra la gobernadora.

La reforma previsional, los tarifazos, la inflación, los techos salariales y la desocupación son las causantes de que Mauricio Macri venga en caída libre en cuanto a imagen. Hasta ayer Vidal venía surfeando el malestar social. Ahora cambió el ánimo de la gente en la Provincia, aun cuando la gobernadora intentó apaciguar el malestar por los tarifazos, con el anuncio de medidas mínimas como la reducción de los impuestos en las facturas de servicios. No alcanzó, la bronca social asciende al ritmo del aumento del dólar y la inflación.

Mientras que las declaraciones de Perroni pareciera apuntalar los reclamos de la fuerza. El jefe de la Bonaerense también se refirió a lo poco que gana un policía a quien se le otorgó un aumento que se pagará en tres tramos, uno de 7 % y dos de 4 %. “Yo trabajo las 24 horas y gano poco más de 70.000 pesos, menos que un diputado", concluyó Perroni.

Lo cierto es que estos funcionarios son unos cínicos, hablan de los problemas de la gente, con sus diferentes argumentos, cuando en realidad están todos jugando por sus propios intereses.

Los intendentes hablan de inseguridad para atacar a la Gobernadora y pedir más presupuesto. El ministro Ritondo habla de tener abarrotados las comisarías para cuidar a la población de la “inseguridad”, cuando son sus propias fuerzas las responsables del gran delito. La maldita policía tiene en su haber crímenes producidos por el gatillo fácil, el negocio del contrabando y la trata de personas. Mientras que Perroni estuvo procesado por apremios ilegales y hoy dirige una fuerza de cien mil efectivos acostumbrados a atacar a los sectores más vulnerables.








Temas relacionados

Fabián Perroni   /    Patricia Bullrich   /    Cristian Ritondo   /    Provincia de Buenos Aires   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO