Política México

MEDIOS

Fraude de Frida Sofía y pérdida de audiencia: Azcárraga deja Televisa

The Wall Street Journal anunció que Emilio Azcárraga deja de ser CEO. Alegan que no captaron audiencia juvenil y perdieron pautas publicitarias. ¿El ocaso de la principal cadena de televisión mexicana?

Bárbara Funes

México D.F |

Jueves 26 de octubre | 21:57

Azcárraga Jean -nieto del Azcárraga Milmo quien fundó la compañía en 1973- se retira de la dirección ejecutiva. Lo reemplazarán los actuales vicepresidentes de la compañía, Alfonso de Angoitia y Bernardo Gómez. No obstante, como propietario del 15% de las acciones, continuará al frente del Consejo de Administración. También presidirá la fundación Televisa y el Club América, de futbol de primera división.

Gómez y De Angoitia renegociaron el acuerdo de licencia de la cadena Univisión para retransmitir los contenidos de Televisa, con lo que la empresa captó nuevos ingresos en dólares. Según afirman los directivos, más del 60% de la utilidad proviene de negocios no relacionados al contenido.

Mientras tanto, la salida de Azcárraga fue antecedida por una ola de despidos de trabajadores del Grupo Televisa. Alrededor de 20% de sus 18 mil trabajadores - técnicos, corresponsales, áreas administrativas y de ventas- perdieron sus empleos. Como siempre, los directivos cargan el costo de la crisis sobre quienes garantizan las operaciones de la empresa.

Televisa versus internet

Televisa –al igual que otros medios masivos de comunicación– se vio desplazada de las preferencias de parte de su público. La juventud prefiere ver contenidos audiovisuales vía internet. Intentó desarrollar servicios on demmand con Blim, pero Netflix le gana ampliamente en popularidad. A su vez, las ventas de contenidos e ingresos publicitarios de Televisa hoy representan menos del 40%, una abrupta caída tras el 70% que obtenían en décadas anteriores.

Pero fue lo nefasto de su cobertura durante el sismo del 19-S, con la invención de Frida Sofía, una niña atrapada en el Colegio Enrique Rébsamen, que nunca existió, la gota que derramó el vaso. Fue una patraña para lavarle la cara al gobierno y distraer en el medio de la catástrofe, como lo habían hecho en el sismo del 85 con el caso del niño Monchito. Cada acción mediática fue para fortalecer a la Marina, al Ejército, a la Policía, a Peña Nieto y sus funcionarios, cuestionados por brigadistas voluntarios y familiares en las zonas de búsqueda y rescate.

Arreció la ira en redes sociales contra Televisa, también contra TV Azteca, y la realidad es que el grueso de la información confiable circuló en redes, no en los medios al servicio del poder.

Televisa, la espada mediática del PRI

Desde antes de la fusión de XEW y Televicentro, propiedades de Emilio Azcárraga Milmo, de la que nació Televisa, ya esta poderosa familia había prestado grandes servicios al Partido Revolucionario Institucional (PRI), para legitimar su autoritarismo y sus prácticas represivas. Fue el caso de su principal periodista, Jacobo Zabludovsky, el 2 de octubre de 1968, cuando el Ejército perpetró la masacre de Tlatelolco, en la Plaza de las Tres Culturas. Inició la transmisión diciendo “Es un día soleado”, cuando aún no se secaba la sangre de los jóvenes y los manifestantes asesinados.

Cuando fue la masacre de Iguala y la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, los mercenarios a sueldo –estrellas de la comunicación de Televisa– se dedicaron a criminalizar a los estudiantes. Cuando maestras y maestros salieron a enfrentar la reforma educativa en las calles, también. Este emporio ha sido vocero de los gobiernos de turno por décadas. Siempre al servicio de los poderosos y del imperialismo estadounidense, siempre desarrollando contenidos que naturalicen cada expresión de la explotación y la opresión, distractores del avance de la precarización de las condiciones de vida de las mayorías.

Televisa ha escrito por décadas la “verdad” de los poderosos y ha pugnado por mantener la “normalidad” de la “guerra contra el narco”, del saqueo y la entrega de los recursos de México y de la subordinación a las órdenes que emanen de la Casa Blanca. Ha pugnado históricamente, en cada minuto de transmisión para naturalizar cada expresión de la explotación y la opresión de las mujeres, los trabajadores y la juventud.

Contra este emporio de las telecomunicaciones, para darle voz a quienes no la tienen, para derrumbar ladrillo por ladrillo la ideología de los poderosos, es que existe la Izquierda Diario, la única red internacional de izquierda de diarios digitales, con presencia en 11 países y 5 idiomas.






Temas relacionados

Política México   /   Club América de México   /   Televisa   /   Ley de Telecomunicaciones   /   Telecomunicaciones   /   PRI   /   Trabajadores

Comentarios

DEJAR COMENTARIO