Internacional

REPRESION EN FRANCIA

Francia: un frente de lucha contra la violencia policial y la represión antisindical

Los golpes de la policía, los lanzamientos de flashballs, y los continuos despidos, son parte de un ataque contra toda la juventud y las clases populares, contra el mundo del trabajo. ¡Ya basta!

Miércoles 28 de septiembre de 2016 | Edición del día

Tenemos que reaccionar con rapidez. En los próximos días y a lo largo de todo el mes de octubre, el calendario se llena con momentos en que la lucha contra la violencia policial y la represión anti-sindical nos estarán esperando.

Este martes es el caso de los los compañeros de Air France, los que le rompieron la camisa a los gerentes, que van a juicio en Bobigny. Este 19 y 20 en Amiens, son las jornadas en solidaridad con los trabajadores enjuiciados de Goodyear para enfrentar a la empresa y al gobierno que los acusan por defender sus puestos de trabajo con sus propios métodos. Mientras tanto, y después de una serie de detenciones contra compañeros y compañeras durante la última movilización contra la Ley del Trabajo, sus casos han pasado a la “justicia”.

Este lunes toda la prensa dio cobertura al testimonio de un joven profesor militante del NPA, que denunció la violencia que sufrió al intentar filmar -algo que el derecho permite- la detención de una mujer negra en la estación de tren de Saint-Denis. Pero este caso que comienza a hacer mucho ruido es solo la expresión de la situación más global.

Si hasta ayer, en los barrios “nuestra” policía asesina en controles y detenciones, hoy en día, con el estado de emergencia y el giro autoritario del gobierno sobre la islamofobia y el racismo, todos podemos ser víctimas arbitrarias de la policía.

Por esta razón, y porque puede ocurrir cualquier otro ataque contra nuestros derechos democráticos, cuando llega el momento de la defensa, es necesario ponernos todos juntos en esta lucha de forma unitaria. La policía tiene su propia justicia, que los legitima. La patronal tiene a su propio cuerpo, que cubre los despidos y persigue a los sindicalistas que se oponen a ella. ¡Tenemos que formar nuestro propio frente para decir basta!

Se trata de una cuestión política central que debe ser parte de nuestra agenda política, para defender a todos nuestros compañeros, y a nuestros hermanos y hermanas de clase víctimas de la violencia policial. Ante el descredito del gobierno, la violencia policial y el ataque de los patrones, se vuelve completamente legítimo que los sindicatos, las organizaciones políticas de los trabajadores y de la juventud -comenzando por la CGT, la FSU, Sud y las organizaciones estudiantiles, el PCF, el Partí de Gauche y la extrema izquierda- puedan hacer un frente lo más amplio posible con la demanda de justicia para todos los casos de violencia policial y el levantamiento de todos los cargos ejercidos contra militantes de izquierda, la población y sindicalistas.

No hacer nada sería dejar el campo libre para el avance de la derecha, para que agudice su programa antisocial para el año 2017. No hacer nada daría aire al Frente Nacional, que continúa destilando su veneno reaccionario, xenófobo y antisocial.

Por eso, necesitamos un frente de lucha contra el gobierno y su violencia policial.

Todas las próximas fechas del cronograma político a nuestro alcance deben ser aprovechadas por las organizaciones.

El 6 de octubre está convocado un meeting en Paris contra la violencia policial, el racismo y la islamofobia. El 19 y 20 de octubre en Amiens contra la represión antisindical. Más que nunca es nuestra responsabilidad que no quede ningún compañero solo. Más que nunca, esta es la forma de prepararnos hoy para poder pasar a la ofensiva en una respuesta futura.






Temas relacionados

Reforma Laboral Francia   /    Represión en Francia   /    Francois Hollande   /    Francia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO