Internacional

PLATAFORMA DE RÉVOLUTION PERMANENTE

Francia: por un Nuevo Partido Anticapitalista (NPA) obrero y revolucionario

Publicamos una síntesis de la plataforma impulsada por la Corriente Comunista Revolucionaria junto con otros militantes, para el Congreso del Nuevo Partido Anticapitalista (NPA) de Francia que tendrá lugar el primer fin de semana de febrero.

Miércoles 10 de enero | 18:05

Foto: Philippe Poutou en la campaña del NPA. / L Cagnoto

En el mes de febrero se realizará el IV Congreso del Nuevo Partido Anticapitalista (NPA) donde se presentan diferentes plataformas, que se nombran con letras (Plataforma Z, Y, X, W, V, U, etc.)

La Plataforma Z es el resultado del agrupamiento de militantes de la Corriente Comunista Revolucionaria (que impulsan el sitio web Révolution Permanente) junto con otras sensibilidades en el NPA. Propone agrupar a los militantes del partido en torno a un proyecto abiertamente revolucionario y de lucha de clases, continuando y profundizando los elementos que se fortalecieron con la campaña del obrero de Ford Philippe Poutou en las últimas elecciones presidenciales.

Los temas del Congreso

Después de la experiencia del gobierno de Tsipras en Grecia, el próximo congreso del NPA debería aclarar la relación con los nuevos fenómenos reformistas que han surgido en los últimos años y con los que el NPA ha tenido hasta ahora una actitud ambigua. Esta es una condición indispensable para orientarse ante el surgimiento de France Insoumise en Francia [plataforma de izquierda reformista que impulsó la candidatura de Jean-Luc Mélenchon en las últimas presidenciales]. Ante la emergencia de Syriza y Podemos, pasando por el Front de Gauche, el NPA se ha dividido desde su creación entre dos grandes proyectos: el de un partido independiente anticapitalista y revolucionario o el de una recomposición con parte de la izquierda reformista. Esta tensión condujo a la ruptura de una parte significativa de la dirección en 2012 para unirse a Ensemble.

Si bien la fórmula actual para el segundo proyecto es la de una "nueva representación de los explotados y oprimidos", su marco organizativo sigue la idea y el esquema del "partido amplio", con la que el NPA se alineaba desde su fundación. Si bien todas las experiencias de este tipo han conducido a fracasos o a una fuerte adaptación a las instituciones capitalistas en varios países, una parte de la dirección del NPA se esfuerza por mantener la ambigüedad sobre lo que está en el corazón mismo de cualquier proyecto partidista, a saber, el proyecto social que defiende y los medios para lograrlo.

Esto es tanto más grave cuanto que, tras la Conferencia Nacional de 2016, el partido se había pronunciado a favor de un candidato independiente para las elecciones presidenciales, Philippe Poutou. La repercusión lograda por esa campaña ha demostrado en parte que a través de una posición radical y con un fuerte carácter de clase, que el NPA puede lograr hacer oír su voz. La campaña también demostró que era posible superar las divisiones y establecer una verdadera práctica común entre las diferentes sensibilidades del partido. Por lo tanto, existía la posibilidad de traducir el relativo éxito de esta campaña en puntos de apoyo para revivir al partido en torno a un perfil y proyecto obrero y revolucionario.

La mayoría como fin en sí mismo

Sin embargo, nos dirigimos hacia un congreso completamente diferente, con la constitución de una plataforma (la plataforma U) reagrupando en torno a un texto ambiguo a los sectores de la dirección que se reconocen en la mayoría de la IV Internacional (Secretariado Unificado), a pesar de todos los desacuerdos estratégicos y de orientación que han atravesado y atraviesan sus miembros.

La justificación para la constitución de este bloque es relativamente simple: el NPA quedaría paralizado por sus divisiones internas y sólo una nueva mayoría podría volver a poner en funcionamiento el partido. La constitución de esta nueva mayoría se convierte así en un objetivo en sí mismo, desconectado de toda orientación y proyecto partidista, aunque signifique esconderse detrás de frases cuyo fin contradice los verdaderos desacuerdos que existen. Un ejemplo es la idea de un "partido revolucionario de masas" propugnado por algunos, frente a la propuesta de "nuevo espacio político del 99% de la población" que otros reclaman.

Los miembros de la Plataforma U están o han estado en desacuerdo sobre casi todas las cuestiones políticas importantes que han surgido en el NPA durante el último período: la postura del partido hacia Syriza y Podemos, la candidatura de Poutou, el hecho de presentarse y no llamar a votar por Lutte Ouvrière para las legislativas…

Obviamente, un bloque de este tipo no permitirá relanzar el NPA y ni siquiera podrá mantenerse una vez que nazca un proceso de reagrupación por izquierda o durante el próximo plazo electoral (europeas de 2019). Sobre todo, no permitirá al NPA hacer frente a los retos que plantea la situación política.

Las tareas del NPA en la situación actual

Aunque la elección de Macron y la derrota de la lucha contra los “decretazos” de la reforma laboral abren una situación bastante reaccionaria, la profunda tensión entre el presidente de los ricos y el movimiento obrero que siempre lo ha odiado, no se ha terminado. Esto se pone de manifiesto en una serie de duros conflictos locales que se están produciendo actualmente, en particular contra la introducción de nuevos convenios de empresa (más favorables para los empresarios que el convenio de rama, tal como se prevé en el nuevo Código Laboral reformado por Hollande y Macron).

Entre estos conflictos, la huelga victoriosa de los obreros que limpian las estaciones ferroviarias de Île-de-France contra el gigante subcontratista Onet y la empresa de trenes francesa SNCF es representativa de las contradicciones de la situación política y de las posibilidades de intervención del NPA.

Esa lucha refleja una nueva determinación que está madurando en los niveles más precarios de nuestra clase y que debería interesarnos. Pero también es el resultado de una intervención decisiva de camaradas del NPA, que muestra en pequeño el partido que queremos: un partido revolucionario que toma cada lucha como una "escuela" de combate y busca ser una herramienta para llevar a los trabajadores a la victoria.

45 días de huelga con un seguimiento mayoritario y sostenida con piquetes las 24 horas del día, en base a asambleas generales diarias en un sector de trabajadores inmigrantes ultra-explotados, permitieron a los huelguistas no sólo frenar los ataques, sino también obtener nuevas conquistas. La muy alta visibilidad adquirida por esta lucha local y una vasta red de apoyo permitieron dar moral a los huelguistas con numerosas acciones solidarias y recolectar un fondo de huelga de unos 100.000 euros. Estos elementos también son cruciales para el resultado del conflicto.

El éxito de esta lucha fue también el resultado de los vínculos forjados entre las diferentes luchas. Desde las feministas del movimiento #MeToo hasta los huelguistas del Holiday Inn, que llevan dos meses en huelga, pasando por los miembros del Comité de Justicia por Adama [un joven racializado que fue asesinado por la policía y se transformó en un caso testigo de violencia institucional en Francia]. Assa Traoré, la hermana de Adama, se presentó en el piquete siendo hija de uno de los trabajadores que había iniciado la huelga, y expresó cuán estrechamente ligado está este sector de la clase obrera a la juventud de los barrios.

Más allá de los límites del caso, muy pequeño, pensamos que es un ejemplo de lo que debería hacer el NPA en el período que se abre: intentar fusionarse con los procesos de resistencia dentro de nuestra clase para hacer pequeñas experiencias que ayuden a reconstruir la confianza y prueben la utilidad de nuestro partido.

A medio plazo, priorizar la implantación e intervención en la clase obrera, no desde un punto de vista economicista u obrerista, sino al contrario, desde una concepción según la cual la centralidad de la clase obrera, en una perspectiva revolucionaria, sólo puede realizarse si se vincula a todas las luchas de los explotados y oprimidos.

En este sentido, nuestras prioridades de construcción e intervención son inseparables de nuestro proyecto de derrocar al estado capitalista y la lucha por el poder obrero que resulta de la movilización en la perspectiva de una sociedad sin clases y sin estado, el comunismo. Pero también es la mejor manera de prepararnos para tratar de jugar un papel en los grandes enfrentamientos de clase que puedan surgir, a diferencia de los movimientos contra la Ley de Pensiones (2010) y la Reforma Laboral (2016) en los que el partido jugó un papel muy limitado.

Reagruparse por izquierda

Un gran sector de activistas del NPA comparten la perspectiva de un partido más abiertamente revolucionario con un centro de gravedad en la intervención en la lucha de clases. Desafortunadamente, las diferentes sensibilidades políticas de la anterior Plataforma A de la última Conferencia Nacional [plataforma que agrupó a la mayoría de la izquierda del partido] se presentan bajo seis plataformas distintas y por lo tanto no ofrecen una alternativa real a la Plataforma U.

Este es un escenario que lamentamos. Como miembros de la Plataforma Z, hemos tratado de evitarlo impulsando el agrupamiento más amplio posible de la izquierda del partido, sobre todo porque, aunque existen diferencias sobre la orientación (sobre cuestiones programáticas, sobre Catalunya, sobre el Frente Social), no justifican la existencia de seis plataformas separadas. Estamos convencidos de que no es demasiado tarde y que podrían producirse convergencias en el propio proceso del Congreso, especialmente en torno a una declaración conjunta.

Reunir a todos los militantes del partido que se niegan a relanzar la maquinaria de las amalgamas de las mayorías (que han mantenido al partido en punto muerto durante años) y que desean que el NPA avance, sobre la base de su propia experiencia, en la clarificación de su proyecto y prioridades, este es el objetivo al servicio del cual se crea la plataforma Z.

La plataforma Z completa se puede leer en francés aquí.

Traducción: Jorge Remacha






Temas relacionados

Reforma Laboral Francia   /   Révolution Permanente   /   Extrema izquierda   /   Izquierda europea   /   NPA   /   Izquierda Anticapitalista   /   Francia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO