Internacional

CORONAVIRUS

Francia: "Exijamos test masivos y total transparencia en las cifras"

"Test, test, test": el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, lo dice. Si bien las recomendaciones de la OMS no han sido irreprochables, desde el comienzo de la epidemia, tienen el mérito de haber evolucionado, apoyándose en la efectividad de la campaña de detección masiva accesible para todos que se lleva a cabo en Corea de Sur.

Jueves 19 de marzo de 2020 | 13:56

Una gestión que, por el momento, ha permitido contener la epidemia evitando el escenario italiano de miles de muertes. Sin embargo, en Francia, el número de pruebas sigue siendo muy bajo y los datos son completamente opacos.

¿Cuántas pruebas diarias practica Francia? Imposible saberlo en ausencia de datos transparentes proporcionados por las autoridades sanitarias. A principios de marzo, el gobierno decía evaluar a 1000 personas por día. El último informe epidemiológico publicado el 10 de marzo reportó 2350 pruebas realizadas ese mismo día. El ministro de Sanidad, Olivier Véran, anunció que se realizaron 4000 pruebas durante la jornada del miércoles 18 de marzo. A pesar de esta opacidad, está claro que el número de pruebas sigue siendo completamente insignificante frente a la grave crisis de sanitaria que actualmente está en curso.

Es suficiente echar un vistazo a las cifras y métodos implementados en otros países. En Corea del Sur, desde el comienzo se eligió una estrategia que combina la transparencia sobre el desarrollo de la epidemia con información periódica de la población, reconocimiento masivo, accesible para todos a través de camiones de libre acceso, con 260000 pruebas realizadas en unas pocas semanas. Si bien, a través de este ejemplo, no se trata de reclamar una receta "milagrosa", dado que Corea del Sur también ha utilizado métodos que nos escandalizarían en términos de intromisión en la vida privada, está claro que esta detección temprana masiva ha jugado un papel fundamental para frenar la epidemia, por el momento (la vacuna sigue siendo el único remedio "real").

Otros ejemplos muestran que, establecer campañas de pruebas masivas en una etapa temprana tiene el efecto de reducir la mortalidad, al permitir hacerse cargo rápidamente. Con respecto a Alemania, que tiene un número muy bajo de muertes, una de las razones invocadas por el presidente del Instituto Robert Koch es la implementación de la detección masiva: “Desde el comienzo [de la epidemia], les pedimos sistemáticamente a nuestros médicos que evaluaran a las personas ", dijo el Dr. Lothar H. Wieler en la conferencia de prensa del 11 de marzo, citada por Euronews. De hecho, el país tiene una capacidad de detección masiva evaluada "por las autoridades alemanas en 12.000 pruebas por día" gracias a una "red territorial significativa de laboratorios", subraya Laurent Desbonnets. Incluso se han establecido "unidades" en el país, como en Corea del Sur o Estados Unidos, para evaluar rápidamente a muchas personas, señala el New York Post. Pruebas que se implementaron muy temprano y ante los primeros signos de la epidemia, a partir de enero. Otros casos como el Reino Unido, cuya gestión catastrófica ha sido señalada, el aumento exponencial en el número de casos y el aumento en el número de muertes ha obligado al gobierno a anunciar este 18 de marzo el aumento drástico en la detección hasta los 25.000 tests diarios.

Con respecto a Francia, las autoridades continúan practicando muy pocas pruebas, en la opacidad más total. Una política que el gobierno incluso intenta justificar en el sitio de información dedicado a Covid-19: “Debe entenderse que las pruebas son útiles para comprender dónde circula el virus. Se están volviendo menos esenciales en áreas de circulación activa donde la atención médica se vuelve central”. Una estrategia que el Primer Ministro tuvo que defender este jueves ante la Asamblea Nacional ante el aumento en el número de casos: "sería inútil hoy probar masivamente a todos, de manera preventiva o según los síntomas", dijo, descartando, de un revés, cualquier implementación de un examen generalizado para el coronavirus en Francia. Luego justifica que esta generalización de pruebas pesaría en " las capacidades analíticas y no tendríamos respuestas lo suficientemente rápidas donde sea absolutamente necesario". En resumen, ¿sería por lo tanto una cuestión de coste económico? De todos modos, esto muestra que el número de 9.134 casos anunciados por Jérome Salomon se subestima en gran medida. Por lo tanto, la etapa de propagación del virus sigue siendo desconocida.

Ante la propagación del virus, lo que los expertos repiten es que la implementación de una política de pruebas masivas es la condición para establecer una estrategia sanitaria coherente. Si la OMS no está necesariamente exenta de responsabilidad en esta crisis de salud, en tanto que sus recomendaciones fueron erráticas, subestimándola de manera significativa al principio, su director cambió de posición afirmando ahora, tras la experiencia acumulada en pocos meses: “ Hemos constatado una rápida escalada de las medidas de distanciamiento social, como el cierre de escuelas y la cancelación de eventos deportivos y otras reuniones. Pero no hemos visto una intensificación bastante urgente en las pruebas, el aislamiento y el rastreo de contactos, que son la columna vertebral de la respuesta al virus “. Es por eso que la OMS ha enviado 1,5 millones de pruebas a 120 países en los últimos días.

Contrariamente a lo que dice el gobierno, esta estrategia de prueba masiva es esencial, no solo al principio, sino en todo momento en el manejo de la epidemia. ¿cómo detener un virus "inteligente" como lo afirman ciertos expertos y que tiene especificidades que favorecen la propagación, como su enorme tasa de personas asintomáticas (que son portadores sanos, pero pueden transmitir el virus) y una tasa de contagio muy importante, en ausencia de una vacuna y de un tratamiento efectivo? El gobierno francés está tratando de resolver la crisis sanitaria a través únicamente de un confinamiento autoritario masivo, rechazando dogmáticamente la implementación de pruebas masivas argumentando que estaríamos en una etapa epidémica que se ha vuelto "descontrolada".

Pero incluso en esta etapa epidémica real, que, además, está vinculada a la negativa a realizar pruebas sistemáticas, la prueba es una necesidad. Fabio Sabatini, investigador en Italia, ofrece algunas respuestas interesantes que muestran que tan solo con medidas de "distanciamiento social" no podrán controlar este virus. Para el investigador, "ahora al menos en Italia (hasta la fecha), la situación parece haber escapado a la posibilidad de un control temprano y la contención necesaria. Comenzaremos a ver sus frutos en aproximadamente dos semanas. Sin embargo, si no seguimos a las personas infectadas y su red de contactos para aislarlas y tratarlas, tan pronto como se relaje el aislamiento, incluso de una persona, la epidemia puede comenzar nuevamente al galope. Si no interviene ningún factor exógeno nuevo para desacelerar la epidemia (calor o una mutación viral, por ejemplo), nuestros esfuerzos pueden no ser decisivos. Tener el "sistema coreano" en paralelo con nuestro bloqueo ayudaría a obtener resultados finales."

En resumen, incluso si no lo asume abiertamente, como lo han hecho el Reino Unido o Alemania, "Francia está apostando por la" inmunidad grupal "para detener el coronavirus", es lo que Le Figaro también señala. El gobierno francés combina esta estrategia con medidas de contención para suavizar la curva, una contención que trata de evitar en la medida de lo posible invadir el trabajo de las empresas privadas, incluidas las no esenciales. Esta estrategia se niega a luchar realmente contra el virus y causará una serie de muertes que podría haber sido posible evitar, como lo ilustra el caso coreano. Sin embargo, como explica el Sr. Fabio, las pruebas a gran escala, incluso en una etapa epidémica avanzada, pueden ayudar a detener la epidemia. Y aún más, ¿no es un derecho democrático que todo trabajador puede saber si está contaminado o no?

Para combatir la epidemia, las pruebas a escala masiva son una condición necesaria. Desde este punto de vista, la primera medida elemental debería ser poner a disposición pruebas masivas y gratuitas para todos, comenzando con todos aquellos obligados a trabajar. Esto permitiría, en particular, detectar a todas las personas infectadas para evitar la propagación del virus y poner fin a la contaminación en el lugar de trabajo. Basta mirar las cifras anunciadas por el periódico Le Monde: “El miércoles 18 de marzo, se identificaron 98 casos entre los agentes del grupo ferroviario público contra 22 el día anterior y casi 600 agentes están actualmente en confinamiento porque presentan un riesgo de contaminación», ¡Sabiendo que solo las personas con síntomas graves se hacen la prueba! También es cada vez más imperativo cerrar todas las empresas no esenciales donde millones de trabajadores continúan contaminándose, lejos de la "contención total" anunciada por el gobierno. Finalmente, una política masiva de pruebas permitiría a todos saber si está infectado o no, para aliviar la ansiedad de millones de personas consideradas "en riesgo" que no saben si son portadoras, y adaptar su comportamiento en función de datos individualizada.







Temas relacionados

Coronavirus   /    Emmanuel Macron   /    Francia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO