Internacional

FRACCIÓN TROTSKISTA - CUARTA INTERNACIONAL

Francia: Courant Communiste Révolutionnaire (CCR)

Domingo 28 de abril | 13:42

El polo inter-estaciones y comité Adama marcha junto a los Chalecos Amarillos por las calles de París.

Leer todos los artículos: La situación mundial y los combates del socialismo internacionalista

En una Francia atravesada por grandes hechos de la lucha de clases como han sido en estos últimos años el movimiento contra la reforma laboral que dio lugar a una fuerte resistencia obrera y a fenómenos como Nuit Debout o más recientemente por el movimiento de los chalecos amarillos, la Corriente Comunista Revolucionaria (CCR) construye desde hace años una tendencia del Nuevo Partido Anticapitalista de Olivier Besancenot. Con alrededor de 120 militantes al día de hoy, la CCR que desde los inicios del NPA pelea abiertamente en contra del proyecto de partidos amplios sin delimitación estratégica (por eso no ha votado los principios fundadores del partido) y por la perspectiva de un partido leninista de combate, es hoy una de las principales (si no la principal) corrientes de la izquierda del NPA. En el último Congreso de febrero de 2018 mismo obtuvo casi 11% de los votos como Plataforma Z y en esa proporción está representada en los organismos de dirección del partido (CPN y CE). 

Este avance se hizo por una fuerte intervención en la lucha de clases, con un rol dirigente en conflictos ejemplares como la huelga de los tercerizados de la limpieza del ferrocarril de la empresa Onet en el norte de Paris, o el proceso de coordinación y organización de la vanguardia en la huelga contra la reforma ferroviaria del 2018, en la cual militantes obreros de la CCR estuvieron a la cabeza de la creación de los encuentros inter-estaciones durante la huelga contra la política desmovilizadora de la Intersindical que llevó a la derrota, que más tarde dieron lugar a la creación de un colectivo con el mismo nombre. En ese proceso, un joven compañero ferroviario de origen marroquí, Anasse, integrado hacía poco a las filas de la CCR emergió como la principal figura de la huelga y se hizo bastante conocido, en particular por sus intervenciones en los medios que continúan hasta el día de hoy. Junto a este proceso nuestros camaradas estudiantes jugaron un rol clave en la ocupación de las universidades de Tolbiac en Paris y de El Mirail en Toulouse contra la política de selección encubierta de Macron.

Anasse Kazib, trabajador ferroviario, delegado de SUD Rail, y militante de la CCR en un debate televisivo sobre los Chalecos Amarillos.

Fue esta acumulación previa la que le permitió a la CCR jugar un rol frente a la emergencia del movimiento de los chalecos amarillos a partir de noviembre de 2018. En el marco de que la amplia mayoría de los sindicatos y de la izquierda miraban con desconfianza o incluso hostilidad a ese nuevo movimiento, llamaron, junto a sectores del movimiento contra la violencia policial (en particular el comité organizado por la familia de Adama Traoré, un joven asesinado por gendarmes en 2016) a constituir un polo solidario de las reivindicaciones de los chalecos amarillos pero a la vez determinado a disputar la consciencia de ese movimiento con sectores de la extrema-derecha que lo intentaban capitalizar. Ese polo llegó a reunir más de 5 mil personas en las marchas y organizó dos asambleas con varios centenares de participantes en el momento más álgido de la sublevación en diciembre.

Asamblea del comité interestaciones y el comité Adama en apoyo a los Chalecos Amarillos.

A la vez, frente a la actitud traidora de las direcciones sindicales que le dieron las espaldas a un movimiento mayoritariamente compuesto por trabajadores pobres y con reivindicaciones en general progresivas, los militantes de la CCR estuvieron a la iniciativa de un petitorio interno a la CGT que junto a más de 100 firmas de sindicalistas para exigir un cambio de actitud de la confederación, a la vez que impulsaron medidas concretas de convergencia, como en Toulouse, donde desde el movimiento de los chalecos amarillos propusieron marchar hacia el local de los sindicatos para discutir de un plan común, acción que dio lugar a una reunión común con varios centenares de chalecos amarillos y sindicalistas combativos.

En ese proceso, el diario en línea Révolution Permanente, que forma parte de la red La Izquierda Diario, pegó un verdadero salto, confirmando su lugar de principal medio de izquierda y de la vanguardia combativa. Con un promedio mensual de 1,5 millón de visitas desde que se inició el levantamiento el 17/11 y un record mensual de más de 2 millones de entradas, Révolution Permanente superó en el pico del movimiento la audiencia de periódicos históricos como L’Humanité ligado al Partido Comunista Francés y se va imponiendo como una referencia insoslayable incluso para algunos medios burgueses, como quedó demostrado recientemente cuando tuvieron que aceptar que la carta de la hija de la primera víctima fatal de la acción de la policía en el movimiento de los chalecos amarillos publicada con exclusividad por Révolution Permanente, era auténtica. Actualmente, Révolution Permanente hace campaña por los candidatos de Lutte Ouvrière, la única lista clasista y de izquierda a las elecciones europeas y contribuye a darles visibilidad, sobre todo en las redes sociales.

En el último período se lanzó en Francia el colectivo Du Pain et des Roses, parte de la corriente internacional Pan y Rosas, en el marco de la exitosa gira de Andrea D’Atri en Europa, que solo en Francia reunió a más de 800 personas en diferentes actividades. Además realizamos un acto con la presencia de varios mutilados Gilets Jaunes en la importante sala La Generale de Paris que reunió 300 personas.
Junto con el diario digital, Révolution Permanente ha lanzado este año de forma quincenal una edición teórico/política los domingos, cuyo último dossier está dedicado al levantamiento revolucionario de las masas argelinas. Para julio la CCR organiza una escuela de verano en común con los otros grupos de la FT-CI en Europa para la que se espera la participación de alrededor de 300 jóvenes y trabajadores de diferentes países.







Temas relacionados

Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO