CRITICA TV

Filosofía barata en la cárcel para legitimar el sistema penitenciario

TV3 emite un documental sobre un diálogo entre 7 presos y 7 estudiantes de ESADE. El documental se presenta como el acercamiento de dos colectivos desconectados entre si para superar prejuicios.Sin embargo su enfoque lleva a una justificación de un sistema penitenciario que sufren los pobres.

Pere Ametller

@pereametller

Jueves 12 de noviembre de 2015 | 19:11

Fotograma del documental "Folosofia a la presó"

El documental "Filosofia a la presó", recientemente emitido en por el canal TV3 de la televisión pública catalana , que cuenta con la colaboración de la Obra Social ’la Caixa’ y de ESADE, es un intento de dar una visión humanista de la sociedad a través del dialogo entre reclusos y estudiantes de derecho de la elitista ESADE.

Según explica la directora de la experiencia, Sira Abenoza, se pretendía recuperar el dialogo socrático como método para conocer la realidad. A uno le viene a la cabeza la influencia de Jürgen Habermas, eminente filósofo de la segunda generación de la escuela de Frankfurt, en este tipo de planteamientos. El diálogo, en abstracto, como varita mágica para todo.

Un diálogo que olvida la materialidad del contexto en que se da: todas las contradicciones, intereses, relaciones de poder por el que está atravesado. Según Habermas, podemos y debemos despojarnos de estos y entonces podremos obtener un diálogo en el que se obtendría un consenso.

Sin embargo, el principal error del documental “habermasiano” radica en que se omite voluntariamente la solución previa de todos los conflictos de la realidad que atraviesan los protagonistas del debate. Normal, por otra parte, porque ello implicaría al menos, cuestionar el capitalismo y las propias cárceles. Un terreno que ni se plantea.

El programa explica las vidas difíciles que han tenido los presos desde que nacieron. No obstante, muestra todos los procesos como casos individuales. El punto más progresista al que llega el debate es: ¿Qué parte de “culpa” tiene la persona y que parte la “sociedad”? Y en él se reconoce que una parte de culpa la tiene la “sociedad”. Eso sí una “sociedad” en abstracto, como si todos sus componentes tuvieran la misma “culpa”, como si ésta no estuviera segmentada en clases y el destino de millones dependiera de las decisiones de una minoría.

Pero obviamente, el programa no responde a esta pregunta haciendo un estudio de la sociedad y las características de los reclusos. Simplemente ofrece la posibilidad a los protagonistas de dar su opinión desde su moral. Esto resulta especialmente grave porque se esta ocultando una realidad evidente y fácilmente comprobable.

Un informe de la Fundacón Atenea señala que entre el 70% y el 80% de los presos han sido condenados por delitos relacionados con el tráfico de drogas. Una tercera parte se encontraba en el paro antes de entrar en prisión y el 36% trabajaba en la economía sumergida. El 80% consumía alguna sustancia, principalmente alcohol, cocaína o heroína. El 26% sufre problemas mentales. Y solo un 5% tiene estudios universitarios.

Ante estas estadísticas, no hace falta ser muy avispado para ver que la mayoría, y esto es lo importante y muy remarcable, de los reclusos de las cárcel vienen de un entorno de pobreza y exclusión social. Digo que es muy importante ver que ocurre en general, globalmente, porque el discurso imperante y el del documental, se basa en un humanismo que pone el acento en la voluntad y subjetividad individual, olvidando o dejando como secundario el entorno, la sociedad, los condicionantes que tienen estos individuos...
Hoy sabemos, como demuestran muchos estudios, que la llamada movilidad social es cada vez más reducida. Mayoritariamente quien nace pobre muere pobre y quien nace rico muere rico. Un concepto este, el de la “movilidad social”, que esta igualmente cargado de individualismo. Realmente el objetivo no debería ser aumentarla, sino acabar con la sociedad de clases y la explotación del hombre por el hombre.

Es el mismo caso que el del fenómeno del emprendedor de otro programa de la misma cadena, “Economía en Colors”. ¡No importa lo pobre y excluido de la sociedad este usted! ¡Si quiere, puede! Si te esfuerzas mucho, pasarás de repartir el periódico a ser el director general. El sueño americano remasterizado.

Al tratarse el problema de las cárceles como una suma de problemas individuales y no como un problema sistémico se evita un cuestionamiento del sistema. Se oculta que la cárcel es para los pobres, que vivimos en una sociedad fundamentada en el robo legalizado de los capitalistas a los trabajadores, que es una sociedad atravesada por el conflicto entre clases y que la cárcel es un mecanismo más de represión a los oprimidos ¿Porque se hace un programa sobre la cárcel que no aborda ninguno de estos temas y es más, los esconde? Muy sencillo ¿Para ayudar a seguir perpetuando el orden existente?

Como decía Anatole France “La ley, en su majestuosa igualdad, prohíbe tanto a los ricos como a los pobres dormir bajo los puentes, mendigar en las calles y robar pan.”






Temas relacionados

Cárceles   /   Libertades Democráticas

Comentarios

DEJAR COMENTARIO