Cultura

CULTURA

Films inspirados por los Beatles

La segunda entrega del recorrido por las películas inspiradas por la música o la figura de los Beatles. Los artistas más influyentes del siglo XX, reflejados por la mirada de los directores de cine.

Edgardo Videla

Delegado Comisión Interna de Cuyoplacas | Mendoza

Sábado 27 de mayo | 11:31

Como vimos en la entrega anterior, no sólo en USA e Inglaterra se rendía homenaje a Los Beatles desde el cine, lugares tan llamativos como la Polonia del Pacto de Varsovia, o la apacible capital de Noruega, también fueron marcadas por la música y el arte de estos genios. Hoy continuaremos con este repaso.

Hours and Times (1991)

Christopher Münch un escritor de California, elige una temática poco habitual para enfocar a Los Beatles y para debutar como director de cine. Haciendo pie en un hecho real, como lo fue el viaje que John Lennon y Brian Epstein, realizaron juntos a Barcelona, España, en abril de 1963, poco después del nacimiento de Julian, primer hijo del músico.

Este viaje siempre sugirió un encuentro gay entre John y Brian, por lo que Christopher Münch, decide profundizar a través de un relato de ficción en este mito de la historia beatle. Jugueteando constantemente entre la heterosexualidad y la homosexualidad, desarrolla una trama en donde queda revelado el amor que dos hombres se tenían, y el profundo sentimiento de amistad y admiración que los unía.

David Angus, interpreta a Brian Epstein, y nuevamente Ian Hart, que ya había interpretado a Lennon en Backbeat, está sobradamente a la altura del personaje. La película fue precursora de lo que se conoció a principios de los 90, como el Nuevo Cine Queer, una rama del cine independiente de USA, que buscaba opacar a historias rosas y blandas sobre homosexuales, como lo había sido Maurice (James Ivory, 1987), que pretendía edulcorar el desprecio y la persecución social hacia los gays. Hours and Times, logró varios premios y menciones, (1992: Festival de Sundance: Reconocimiento Especial del Jurado).

Two of Us (2000)

El sábado 24 de abril de 1976, el productor del programa de la NBC “Saturday Night Live”, Lorne Michaels salió al aire para hacer una propuesta a Los Beatles, ofrecía una absurda suma de 3.000 dólares por tres canciones. La propuesta era lanzada sabiendo que Lennon estaba viviendo en NY, y que McCartney, con su banda, Wings estaban en la misma ciudad. Paul McCartney en el año 2000 en una entrevista para conmemorar los 25 años del programa Saturday Night Live, confirmó y recordó que estaba en el Dakota, mirando el programa con John Lennon y que estuvieron a punto de presentarse con sus guitarras acústicas en el programa.

Te puede interesar: Ficción beatle en el cine

Ese mismo año, en el 2000, aparece un film para TV, de alguien que ya había trabajado con Los Beatles en los videos de Rain y Paperback Writter en 1966, y en la que sería su última película, “Let it Be”, el director Michael Lindsay Hogg, que tomando el título de la canción “Two of Us”,(Dos de Nosotros)de Lennon-McCartney, desarrolla desde la ficción, el encuentro entre John y Paul, en NY, en 1976, el mismo director plantea el film diciendo que la mayor parte “son dos hombres y cuatro paredes, nada más íntimo que eso”, pero eso, a mi entender, es solo una parte, los reproches cruzados por la separación de la banda, por las relaciones con sus esposas y los alejamientos mutuos, el valor del cariño y la evocación nostálgica sobrevuela esos momentos de charla entre dos grandes amigos, la mirada hacia el futuro está representada por la salida con ambos protagonistas disfrazados paseando por el Central Park, y mostrando la forma que cada uno de ellos tenía para llevar la fama. Y sobre el final, aparece la propuesta de Lorne Michaels en TV, y a la vez un llamado de Yoko Ono, que mete a Lennon en un ostracismo, que lo abstrae por completo del mundo.

Aidan Quinn (Paul) y Jared Harris (John), construyen con seriedad sus personajes. Curiosamente la banda de sonido no tiene canciones de Los Beatles, dado que una empresa de Michael Jackson, propietaria de los derechos de los temas, exigía una onerosa suma por el uso de las canciones.

Chapter 27 (2008)

“El guardián entre el centeno”, la famosa novela de J. D. Salinger, que se encontró entre las pertenencias de tres magnicidas, John Hinckley Jr, que intentó asesinar a Ronald Reagan en 1981, Robert John Bardo que asesinó a la actriz Rebecca Schaeffer en 1989, y Mark David Chapman, que asesinó a John Lennon en 1980, consta de 26 capítulos.

El director de cine Jarrett P. Schaefer, escribió y dirigió este film sobre los días previos a la muerte del músico, desde la perspectiva de su asesino, dado que Chapman, entregó el libro a la policía diciendo que esa era su confesión, y que gran parte de él era Holden Caulfield, el protagonista del libro, con esta idea, el director decide llamar “Capítulo 27”, a su ópera prima, a modo de continuación del libro, pero basándose en los desvaríos psíquicos, que están reflejados en la biografía de Chapman,” Let Me Take You Me Down”, de Jack Jones.

A pesar de ser bien recibida en algunos festivales de cine, Chapter 27, no termina de redondear una sola idea. Chapman construido por Jarred Leto, logra un parecido físico, pero su actuación es más bien débil, la participación de Lindsay Lohan, interpretando a una fan, no queda bien definida en la película. Si el film intenta explicar el asesinato de Lennon, construyendo a un personaje sociópata es algo que no hacía falta, y si pretende justificar con la locura de un asesino, la pérdida de un genio, resulta innecesario para la audiencia, sobre todo para los fans de Los Beatles.

Aun así, Chapter 27 está un escalón por sobre “The Killing of John Lennon”, (El asesinato de John Lennon) del año 2006, dirigida por Andre Piddington, que abarca los últimos tres meses en la vida de Chapman, pero que recurre abusivamente al flashback para mostrar sus traumas de la niñez, y darle al espectador un perfil psicológico del asesino de Lennon. Algunos críticos, fueron despiadados con la película a la que definieron como un “docudrama”, pero tuvieron palabras de reconocimiento para Jonas Ball, el actor que interpreta a Chapman.

Across the Universe (2007)

“A Través del Universo” es un film completamente Beatle. De principio a fin, todo lo que existe en la película está atravesado por la obra, o por la historia de Los Beatles. La directora Julie Taymor, (Frida, 2002. Titus 1999) traza una línea argumental que recorre la década del 60, siguiendo la vida de un grupo de amigos que crecen al ritmo de los hechos de la época, y de la música de Los Beatles. A partir de esta columna vertebral, todo lo que se suma a la película, desde los diálogos, pasando por los nombres de los personajes (casi todos extraídos de canciones), hasta los objetos, como la frutilla, que emula a Apple, la manzana diseñada para la corporación Beatle, o un colectivo al estilo de la Gira Mágica y Misteriosa, y las situaciones particulares de la trama, es creación de los genios de Liverpool.

El personaje principal, Jim Sturgess se llama Jude, es de Liverpool,y no conoce a su padre, como John Lennon. La protagonista, Evan Rachel Wood, se llama Lucy, su hermano es Maxwell. Aparecen Sadie y Jojo, sugiriendo a dos grandes de los 60, como Janis Joplin y Jimi Hendrix. Hay cameos en la película, como el de Salma Hayek, Joe Cocker, o el comediante Eddie Izzard.

Las líneas de diálogo juegan con frases como “ella entró por la ventana del baño” (She came in through the bathroom window). Como lo hiciera Lennon en la India, invitando a salir de su encierro a Prudence Farrow, al componer Dear Perudence, en la película algunos amigos invitan a un personaje gay, no asumido, llamado Prudence, a salir, literalmente, del closet. Un grupo de Hare Krishna, canta mientras danzan, “Jai Gurú Dave om”, verso de Across the Universe.

Entre las alusiones históricas, subyace en forma permanente la Guerra de Vietnam, en primer término, mostrando el patriotismo yanky por los jóvenes que iban a Vietnam, y luego el dolor, de tantos ataúdes envueltos en la bandera de USA, que fue el detonante para llegar a las protestas mundiales en contra de la guerra. No pasan desapercibidas las revueltas contra el racismo en Detroit, de 1967, cuando los ciudadanos de color de esa ciudad se hartaron de ser víctimas de discriminación habitacional y laboral, de las malas condiciones económicas y de la brutalidad policial. Los movimientos anti bélicos, con semejanza a los movimientos más radicales que surgieron a fines de la década, como los Black Panthers. O los viajes Lisérgicos del Dr Timothy Leary, un docente universitario que proclamaba beneficios terapéuticos y espirituales del uso del LSD y declaraba que Los Beatles eran avatares de Dios, que en la película están representados por el Dr. Robert, (Bono de U2), y su colectivo para salir de viaje.

La banda de sonido, muy bien lograda, fue editada en CD. Consta de 32 temas de la obra de Los Beatles, interpretados en su mayoría por los personajes de la película, a excepción de "A Day in the Life" en una versión instrumental realizada por Jeff Beck, “Come Together” donde aparece, también en el film, Joe Cocker, mientras que Bono canta “I’am the Walrus”, y “Lucy in the sky with Diamonds”, esta última junto The Edge.

Quizás “Across the Universe” caiga por momentos en obviedades o en un desarrollo previsible, pero esto no le quita, para nada, la efectividad de despertar emociones en el espectador, acentuada por la explosión de imágenes que se dejan llevar por la música de Los Beatles.

Vivir es Fácil con los Ojos Cerrados (2013)

Al igual que “Two of Us”, o “Hours and Times”, este film se desarrolla a partir de un hecho real de la historia Beatle, como lo fue la estadía de John Lennon en Almería, España, durante 1966, para rodar “How I won the war”, y desde ese hecho ficcionar una historia. David Trueva, el director español, de larga trayectoria con el mundo del cine, logra esta genial obra, a partir del primer verso de “Strawberry Fields Forever”, Vivir es Fácil con los Ojos Cerrados.

El genial Javier Cámara, interpreta a un profesor de inglés que educa con canciones de Los Beatles, y que se siente sofocado por el sistema educativo del Opus Dei, decide ir en busca de su ídolo a Almería, se cruza, en lo que se va convirtiendo en una Road Movie, con una joven de 20 años, que escapa de la opresión social y familiar, y luego ambos se unen con, un adolescente rebelde que se siente incomprendido por su padre, los tres personajes tienen en común su pasión por Los Beatles, y su deseo de liberarse ante la visión de que el mundo en la década del 60, estaba cambiando.

Que tres personajes de distintas edades se revelen contra las tradiciones sociales, la educación religiosa, y el autoritarismo, en 1966, es una interesante metáfora de la España de Franco, en el periodo conocido como el segundo franquismo, y dentro del fenómeno del “milagro económico”, que abrió, a través de la TV, y, sobre todo, del turismo, una ventana a la agitación de esos años en Europa y USA, en medio de una dictadura. Una película adorable, con muy buenas críticas en todo el mundo.

La consigna de esta última nota sobre Los Beatles y el cine, es compartir desde este modesto análisis, los films que fueron inspirados directamente, por la música, o la historia de la banda, sabiendo que hay una infinidad de películas a las que está consigna aborda de costado, es decir que algo de Los Beatles está presente en la trama, pero no es el eje central de la historia, como es el caso de “Mi Nombre es Sam”, de Jessie Nelson (2001) en donde el personaje principal alude a Los Beatles todo el tiempo, o Tokio Blues, del japonés Tran Anh Hung (2010) que utiliza la letra de Norwegian Wood, para hablar de una infidelidad, o la argentina “Días de Vinilo” de Gabriel Nesci (2012), en donde uno de los personajes es fans de Los Cuatro de Liverpool, e interpreta a Lennon en una banda tributo de poco vuelo.

Aun así, seguramente algún film habrá escapado a la consigna y quedará en el tintero, pero para quienes no conozcan estos títulos, estas películas inspiradas por Los Beatles son una invitación a pasar un buen rato. A disfrutar de historias con distintos matices, con excelente música, y con la evocación nostálgica a una década que marcó la historia de la humanidad, así como el arte de Los Beatles, marcó el curso de la cultura universal.






Temas relacionados

The Beatles   /    Rock   /    Mendoza   /    Crítica de cine   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO