Géneros y Sexualidades

OPINION

Fernández con los obispos: ¿se afianza la unión entre Iglesia y el Estado?

La cúpula de la Iglesia, liderada por monseñor Ojea, arribó esta mañana, poco antes del medio día, a la Casa Rosada. Como estaba previsto, se reunió con el presidente Alberto Fernández. Según el protocolo, la cercanía de la Navidad y las felicitaciones por la asunción al mandatario, motivaron el encuentro. Creer...o ¿reventar?

Sol Bajar

Editora de Géneros y sexualidades | @Sol_Bajar

Miércoles 18 de diciembre de 2019 | 15:16

Alberto Fernández recibió este miércoles a la cúpula de la Iglesia en la Casa Rosada. Según el protocolo, fue para que la Conferencia Episcopal Argentina le desee al nuevo mandatario los “mejores augurios” para la Navidad y el fin de año.

Los hechos de los últimos diez días hacen pensar sin embargo en motivos no tan protocolares. En una Argentina donde la Iglesia Católica y el Estado nacional mantienen lazos tan carnales, que ésta siga contando con el beneficio del financiamiento de su actividad, entre otras tantas prebendas, es una muestra del poder que conserva esta institución pronta a cumplir 400 años de su primera misa en Argentina.

Con ese poder, nadie puede dejar de imaginar la reunión que no salió en los medios. Yo al menos, no puedo. La puesta en marcha del protocolo para la interrupción legal del embarazo; el viaje -un día después- de la llamada "primera dama" al encuentro con Bergoglio, junto a la esposa del presidente brasilero, Jair Bolsonaro; el debate sobre la ley de "emergencia" que perjudica a los jubilados, pero no toca un peso de lo que se destina a las Iglesias, o a los bancos, o a las privatizadas, son temas que a la cúpula clerical no sólo le interesan: le atañen, y mucho.

Le atañen igual que la necesaria impunidad que le garantizan siempre los poderes e instituciones del Estado, no importa quién gobierne. Casos como el del recientemente suicidado cura platense, velado este miércoles ¡en la misma Iglesia donde practicaba sus abusos sexuales!, parecen ameritarlo.

La presencia en la reunión con Fernández del presidente de la Conferencia Episcopal y obispo de San Isidro, Oscar Vicente Ojea; de su secretario monseñor Carlos Malfa; del arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli; y de monseñor Marcelo Colombo, entre otros, abona por otra parte la "hipótesis" que a esta altura, y marea verde de por medio, ya nadie podría negar prácticamente.

Podés leer: Otro guiño a la Iglesia: en su primera actividad oficial, Fabiola Yañez se reunió con el papa

No es sólo contra "el aborto libre", también es contra el derecho a decidir

A las críticas que había hecho monseñor Alberto Bochatey, otra de las autoridades de este cuerpo, en la reunión de este miércoles se sumó la "sorpresa, y al mismo tiempo desazón y preocupación" de los obispos por la actualización de un protocolo que simplemente dice cómo debe actuar el cuerpo médico ante casos que el Código Penal afirma que no son punibles ¡desde hace casi cien años! Increíble. Más aún después del masivo reclamo de la enorme marea verde.

Igual que Bochatey -hombre muy comprometido por cierto en el encubrimiento de varios curas acusados de pedofilia en La Plata-, los obispos de la Conferencia Episcopal dijeron que el protocolo publicado por el Ministerio de Salud "en la práctica autoriza el aborto libre en Argentina" y manifestaron que "la Iglesia ha defendido y defenderá siempre toda vida desde la concepción".

Pero hablar del "aborto libre" en Argentina es algo muy, muy, pero muy distinto a la actualización de un protocolo de aborto no punible, y no aparece, al menos todavía, en la agenda del gobierno.

Podés leer: Alcances e implicancias del nuevo protocolo de aborto no punible

Aliados

Se espera que en cualquier momento se anuncie que el Estado y la Iglesia Católica comienzan a coordinar "las tareas del trabajo social para combatir la pobreza junto con Cáritas y las parroquias", que desarrollan gran parte de la actividad de la Iglesia Católica en el país, llegando justamente a los rincones que muchas veces el Estado no llega.

Según informaron diversos medios nacionales, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, ya empezó, de hecho, a coordinar con esta Iglesia la creación del Consejo contra el Hambre, que se lanzará este viernes en la Casa Rosada. Una medida con la que pretenden garantizar las "tareas de contención social", como las llaman.

“Nadie mejor que ustedes conoce el problema del hambre y las drogas, somos aliados para trabajar juntos”, habría dicho Fernández, según Infobae, en la reunión de este miércoles. Además, habría resaltado que nunca estuvo tan “identificado” con la Iglesia como durante el pontificado del papa Francisco.

Podés leer: Machirulos y antiderechos: la alianza inquebrantable del Frente de Todos con la Iglesia

No hay tiempo que perder

Según datos oficiales, en Argentina se realizan 354.627 abortos al año. 29 mil por mes. 985 por día. 41 abortos por hora. "Son 487.695 desde que el Senado rechazó la Ley el 8 de agosto de 2018 y serán 98.500 al finalizar los primeros 100 días de un nuevo gobierno", advierten mientras tanto desde la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal, seguro y gratuito, que ya va por la octava presentación consecutiva de su proyecto en el Congreso.

El dato no es menor, aún si se tratara de reuniones protocolares. La legalización del aborto y la inmediata separación de las Iglesias del Estado, no puede dejar de ser parte de la agenda y de la lucha, en las calles, de todos, todas y todes les que quieren terminar con la muerte de mujeres. La reunión de este miércoles, más allá de los protocolos, no deja de ser una muestra.

Podés leer: La legalización no se negocia: Fernández, el aborto y el nuevo Congreso







Comentarios

DEJAR COMENTARIO