Géneros y Sexualidades

DEBATE DE GÉNERO

¿Feminismo radical o feminismo socialista? (Parte I)

Reflexión sobre qué tipo de feminismo debe impulsar el movimiento de mujeres y diversidad sexual para la conquista efectiva de sus demandas y la liberación de la opresión.

Lunes 28 de noviembre | 07:09

En el último siglo, la vida de las mujeres ha ido drásticamente cambiando, sobre todo si lo comparamos a la situación de los hombres en el mismo periodo, esto gracias a la lucha del movimiento de mujeres en diversas partes del mundo, quienes conquistaron la salida del espacio privado al público; el sufragio universal, la posibilidad de educarse y ser profesional, presentarse a cargos de elección popular, adquirir métodos anticonceptivos y que se nos considere personas, por lo menos en el papel.

Pese a la conquista de éstos derechos democráticos, las mujeres seguimos siendo fuertemente discriminadas y violentadas sólo por el hecho de ser mujeres. Desde que nacemos se nos señala cómo "debe" una mujer ser, pensar y sentir, imponiéndonos una visión opresiva acerca de nosotras mismas, "las del sexo débil".
Nos educamos, si es que podemos costearlo, bajo el sexismo y la heteronorma, lo que se observa en la división de las clases u actividades por sexo, por poner un ejemplo. Además, muchas estudiantes son trabajadoras, por lo que su exigencia es mayor a la hora de cumplir con la carga académica, encontrándose incluso con trabas como la intransigencia de parte de los recintos académicos con respecto a la flexibilidad de horarios.

Y claro por una parte hemos avanzado en lo referente al trabajo, pero lamentablemente lo hemos hecho de una forma desigual a los hombres. Según la OIT, la pobreza y la precarización laboral que atraviesan una enorme cantidad de mujeres en el subcontinente latinoamericano y el Caribe, hace que sean las más expuestas a todos los tipos de violencia, siendo una no menor población de 50 millones de mujeres, quienes se fueron incorporando a la población económicamente activa estos últimos 20 años. Sin embargo, un 53,7% de las mujeres a diferencia de un 47,8% de los hombres, trabajan en condiciones de informalidad, con bajas remuneraciones, condiciones laborales precarias y riesgosas, lo que se traduce en bajísimas pensiones para la vejez.

A todo lo anterior se suma que seguimos siendo las principales responsables de los hijos y los quehaceres del hogar, cargando históricamente con este trabajo no remunerado y muchas veces no reconocido. Y es ahí en muchos hogares, que en completo silencio sufrimos violencia de parte de nuestras parejas.

En América Latina 1.687 mujeres fueron asesinadas por razones de género en el último año, los cuales no han obtenido respuesta efectiva del gobierno y sus instituciones, como el Sernam y la policía, tanto así que, según la ONU, el 98% de los asesinatos contra mujeres terminan impunes.

En los registros de la CEPAL, canalizados a través del Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe, solo 8 países del continente asignan recursos en el presupuesto nacional y herramientas jurídicas para combatir la violencia de género. Sin embargo, una mujer muere cada 30 horas en Argentina, 15 mujeres por día en Brasil, 3000 mujeres al año en México y sólo 1,6% de los casos recibe una sentencia condenatoria, siendo Chile también uno de los países de la región con mayor presencia de femicidios.

Repercusiones y la salida de las mujeres a las calles

Todo lo anterior se ha traducido en el despliegue de miles de mujeres en Latinoamérica, organizadas por #Niunamenos, contra la violencia machista. Mujeres que se han atrevido a salir a las calles, junto a hombres, trabajadores y estudiantes, por el reclamo de sus derechos, tal como lo vimos este 19 de octubre y 25 de noviembre "Día internacional contra la violencia de género".

Esto responde a que en general, el 87,8% de las mujeres consideramos que el estado chileno no toma las medidas necesarias para evitar el femicidio y la violencia contra las mujeres. Considerando, un 65,8% de nosotras, que son los movimientos feministas los responsables de los avances en las condiciones de vida de las mujeres respecto a anteriores generaciones (“Percepciones de las Mujeres sobre su situación y condiciones de vida en Chile", encuesta Humanas,2016).

Las mujeres trabajadoras, estudiantes, dueñas de casa, estamos confiando cada día más en nuestra organización frente a los distintos tipos de violencia, saliendo a las calles, armando comisiones de mujeres en los lugares de trabajo y secretarias de género y sexualidades en las universidades, desplegando incluso este año, el I Encuentro Nacional de Mujeres y Diversidad sexualcon más de 400 participantes. Y ante todas estas acciones y las próximas, debemos finalmente preguntarnos ¿Cuál es la estrategia que nos conducirá a la conquista de nuestros derechos y nuestra libertad?.




Temas relacionados

feminismo socialista   /   violencia contra las mujeres   /   Patriarcado   /   Lucha contra la opresión   /   Explotación   /   Mujeres   /   trabajadoras   /   Marxismo   /   Feminismo   /   Capitalismo   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO