VIOLENCIA DE GENERO

Femicidio múltiple en Santa Fe

Los femicidios fueron cometidos entre la noche del viernes 23 y el sábado 24 en Sauce Viejo y en barrio sur de la ciudad. La lucha urgente por #NiUnaMenos.

Jueves 29 de diciembre de 2016 | 20:12

Durante el transcurso de la mañana del sábado 24, Santa Fe se vio conmocionada por la noticia de un múltiple homicidio, entre cuyas víctimas, 2 eran mujeres. Con el correr de las horas, comenzó a circular la información de que Marcos Feruglio, un jóven de 25 años, se apersonó en un edificio de la zona sur de la ciudad e ingresó y mató al padre (45 años) y hermana (15 años) de su ex pareja, Romina Dusso, quien también se encontraba en el lugar y resultó herida junto a otra mujer. Pero no terminó ahí. El día anterior, en Sauce Viejo, Feruglio había asesinado también a la madre de Romina, y a quien fuera su actual pareja.

El domingo 25 se realizó la audiencia judicial donde Feruglio quedó en prisión preventiva y fue imputado por homicidio con agravantes por el vínculo y por causar sufrimiento a su ex pareja y por tentativa de homicidio.

El miércoles 28 fue la segunda audiencia sin muchas novedades. Ésta vez la principal exigencia a la justicia fue que se cambie de carátula por la cual se imputa al asesino, ya que siguen sosteniendo que fue un "homicidio múltiple" y sólo se reconoce que fue en un contexto de violencia de género, negando sistemáticamente a admitir que fue un femicidio múltiple y vinculante. La defensa de Feruglio además esgrimió el insólito argumento de que no hay lugar para la prisión preventiva de Feruglio ya que no existe riesgo de fuga porque él mismo se entregó a las autoridades.

Tanto la justicia como los medios locales, en un lenguaje claramente misógino y machista se refirieron constantemente al hecho como un asunto policial. Pero lo que realmente se esconde bajo este discurso es la violencia de género que en este caso se cobró la vida de dos mujeres, y que es lo que motivó a Feruglio a cometer tal atrocidad. Tal es así que Romina Dusso en reiteradas ocasiones lo había denunciado durante todo el año y ninguna instancia del Estado o de la Justicia movió un dedo, como ocurre con todos los casos en los que diariamente las mujeres son violentadas.

La bronca por lo ocurrido sigue creciendo, ya que Romina declaró ante los medios que el día viernes 23 había sufrido agresiones por parte de Marcos Feruglio e inmediatamente lo denunció ante la justicia. Es decir, los fiscales sabían pero desestimaron la denuncia hecha por la mujer.

Mientras que los medios de la ciudad hablan de una disputa de parejas y problemas familiares no se puede ocultar el hecho de que esto se enmarca en la violencia hacia las mujeres, reproducida y legitimada institucional y culturalmente en un país que se cobra la vida de una mujer cada 21 horas. Por eso los gobiernos con su justicia misógina también son responsables, porque no se implementan ni la más mínima medida paliativa de sus consecuencias ni tampoco la más elemental medida preventiva que evitaría que esa escalada termine con la vida de otra mujer más. Fortalecer la pelea por #NiUnaMenos ante la violencia machista es una tarea vigente.




Temas relacionados

violencia contra las mujeres   /    Femicidio   /    Santa Fe

Comentarios

DEJAR COMENTARIO