Política

AÑO NUEVO

“¡Felicidades!”

Macri termina el año “en paz” gracias a los apoyos de empresarios, la CGT, Massa, el peronismo (FpV incluido), los medios y el Movimiento Evita. Un raconto y un deseo.

Daniel Satur

@saturnetroc

Juana Galarraga

@Juana_Galarraga

Sábado 31 de diciembre de 2016 | Edición del día

Si hay algo que esta noche Mauricio Macri va a hacer con una sonrisa de oreja a oreja, es brindar. Seguramente lo hará por su hija, por la prosperidad de su familia (el clan que tantas riquezas -y varias causas judiciales- le propició) y por la felicidad de toda la gente de su clase.

Pero entre copa y copa bien frappé el Presidente seguramente brindará también por la querida y nunca bien ponderada gobernabilidad. Esa que costó sostener en todo 2016 y la que costará probablemente más en 2017, pero que es tan necesaria como el pan nuestro de cada día. Esa que no se logra en soledad, sino con la ayuda de quienes, de una u otra manera, están tan interesados como él en sostener y preservar este sistema económico y este régimen político.

Fue un año intenso, con muchas idas y vueltas. Y entre los balances personales junto a Juliana Awada, los Panama Papers, el ropero lleno de dólares de Gabriela Michetti y el inoportuno triunfo de Trump, Macri seguramente se acordará esta noche de quienes colaboraron para que su Gobierno se sienta, cuanto menos, vivito y coleando.

Allí estarán, en los pensamientos presidenciales, el triunvirato de la CGT, los “opositores” Sergio Massa y Miguel Ángel Pichetto, los dirigentes del Movimiento Evita, Clarín y La Nación (aunque a veces le tiren alguna pálida), los jueces antikirchneristas y los que planchan las causas que lo involucran. Y, obviamente, sus hermanos de clase, el querido empresariado al que tanto servicio le ha prestado (y del que espera ansioso que desembolse los morlacos por el bien del país -y de él mismo-)

Tregua de tres

La unión de la CGT trajo la fuerza. La fuerza para negociar mejor con el Gobierno de Macri. En un largo año de despidos, inflación y ajuste del bolsillo obrero, la tregua de los dirigentes se fue transformando en abierta traición. La situación de la clase trabajadora cada vez peor y ellos sin siquiera llamar a un plan de lucha en serio y un paro nacional. No hubo ley antidespidos, el bono navideño fue para casi nadie y el salario, para ellos, sigue siendo ganancia. Eso sí, Héctor Daer, Carlos Acuña y Juan Carlos Schmid insisten en que si la cosa sigue embromada, ellos no van a dejar a los trabajadores en banda.

Según fuentes extraoficiales, desde un celular activado en el viejo edificio de la calle Azopardo salió un mensaje con destino a Villa La Angostura: “Querido Mauricio, fue un placer compartir este primer año de diálogo permanente y bancarnos mutuamente con paciencia, muuuucha paciencia. El 2017 será otro desafío enorme. De mi parte y de los compañeros está toda la predisposición para seguir laburando juntos. Eso sí, vamos a necesitar algo más que un cambio en ganancias, eh? Ah, ya lo dije por TN, pero no está demás repetirlo, perdón por el paro del transporte. Hubo que hacerlo, viste, el temita de las bases, jeje. Pero bueno, por eso te digo, veamos qué hacemos el año que viene. Abrazo enorme, muy feliz año nuevo”.

Santos movimientos

La discusión sobre la ley de Emergencia Social dejó en evidencia la compleja situación económica en la que se encuentra una importante porción de la clase trabajadora y el pueblo pobre. Pero también sirvió para que quede al desnudo la voluntad de varios dirigentes de los “movimientos sociales” de seguir los pasos de la CGT. Mucho ruido al comienzo del debate, algo de movilización en las calles y, al final, pocas nueces.

Todo resuelto con un acuerdo firmado entre los CEO de la Rosada y los referentes del Movimiento Evita y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular. Y las limosnas de Macri y su ministra Stanley bendecidas, obviamente, desde el Vaticano por Jorge Bergoglio.

Al celular de Villa La Angostura, siempre según fuentes extraoficiales, llegó otro mensaje. “Señor Macri, esperamos que pueda celebrar junto a su familia y seres más queridos este fin de año. Nosotros estamos contentos por lo conseguido. Nos costó explicar nuestras decisiones recientes, pero sabemos que si al Gobierno le va mal, puede venir algo peor. Las calles deben estar tranquilas. Hubo gente que nos acusó, pero ¿quién no quiere pasar las fiestas en paz? En definitiva solo se trató de eso. Bien valieron los 30 millones recibidos para que la gente tuviera una sidra para la Navidad y un pollo para el 31. Que Dios (y su representante en la tierra, el compañero Francisco) lo bendiga en el año que comienza”.

Corpos van, corpos vienen

El año terminó con editoriales que pueden generar dudas. Pero lo cierto es que durante 2016 Clarín, La Nación y otras empresas periodísticas le hicieron un poco más que el aguante a Macri. Mientras el diario de los Mitre azuzó al Gobierno para que estire lo más a la derecha posible la agenda política, el “gran diario argentino” buscó debajo de las baldosas cuanto chanchullo dejó el Gobierno de Cristina. Y todos se autocensuraron (hasta donde pudieron sin caer en el ridículo) los mil y un chanchullos que fue generando el nuevo gobierno. Sin dudas las “corpos” tienen mucho para agradecerle a Mauricio y compañía. Magnetto, Herrera de Noble, Escribano, Mitre y otros tantos, hoy también tendrán una dedicatoria en la Patagonia cuando el reloj dé las 0.

Las fuentes (extraoficiales, claro) informan que un mensaje de voz salió desde una oficina del bajo porteño. “Terminamos el 2016 con la satisfacción de saber que hicimos todo lo que pudimos desde nuestras páginas, para darle el primer espaldarazo que necesitaba el nuevo gobierno. Como vos, nosotros también creemos que la Argentina está amaneciendo luego de una larga noche oscura plagada de corrupción y tiranía. Como habrás visto, nosotros no nos quedamos en el molde y si es necesario damos batalla. Ojalá que el 2017 sea un año de paz y no de guerra”, se escuchó en el smartphone presidencial.

Justo, justo

El Poder Judicial no se encargó precisamente este año en ponerle palos en la rueda al Poder Ejecutivo. Por el contrario, la mancomunión pareció el signo de los tiempos. Por eso, mientras Cristina Fernández de Kirchner termina el año lanzando diatribas contra una Justicia empecinada en hacerle la vida imposible, Mauricio Macri descansa y hasta se anima a bromear diciendo que los “papeles de Panamá” son sólo unos deslices de papá. Entre Bonadios y Ercolinis la cosa al Presidente se le hizo un poquito menos cuesta arriba. Y eso, obviamente, se valora mucho.

En este caso, citan las fuentes, el mensaje llegó por chat de Face. Desde Retiro. “Qué añito eh?? Ardió Comodoro Py! Nosotros estamos agotados, merecidísimo descanso nos espera. Fijate que el año que viene se nos va a complicar el tema viste, como que ya avanzamos lo más que pudimos con un montón de causas. Tratá de ver como manejás lo de las cuentas tuyas, las de tu flia y eso”, anticipó el magistrado antes de insertar un emoticón de algarabía.

Amigo e’Tigre

Del sushi con Rogelio Frigerio a la alianza “estratégica” parlamentaria con Margarita Stolbizer, el líder del Frente Renovador tuvo un año más que movido. Tironeado por macristas y peronistas, el exjefe de Gabinete de Cristina se sintió a sus anchas, convirtiéndose en una figura a la que todos miran de cara a las elecciones de 2017.

Uno de sus fuertes, sin dudas, es la demagogia a diestra y siniestra. Mientras hablaba de la injusticia del impuesto a las ganancias aplicado al bolsillo de la clase trabajadora, preparaba proyectos para endurecer penas y leyes represivas contra ese mismo sector. Será por eso que el peronismo no massista habló mucho más de él en este año que de la propia Cristina, su jefa hasta hace poco más de un año.

“Qué decirte, querido, luego de este intenso primer año. La vida nos ha llevado por caminos diferentes. Me tocó ser oposición, pero desde nuestro bloque buscamos ser justos, porque queremos que a nuestro país le vaya bien, jaja. Como le dije a tus ministros, no hay grandes reproches que hacer en cuanto al curso de la economía y la política en general, por eso acompañamos en todas. Lo que faltó probablemente, fueron algunas leyes. No me voy a cansar de decir que es una prioridad que los delincuentes no pisen la calle nunca más (y creo que en eso vas a coincidir conmigo). Además, sabemos, es muy probable que en 2017 la república necesite una mano más firme. Abrazo fraterno y muy feliz comienzo de año”. Esta vez el teléfono fijo interrumpió la siesta en la mansión de La Angostura, dicen la fuentes.

Vienen bancando este proyecto…

El Frente para la Victoria perdió el balotaje en 2015 contra Cambiemos. Y en 2016 perdió también diputados, senadores, militantes y hasta su discurso “nac&pop” que otrora parecía innegociable. Pero lo que no perdió fueron las mañas.

Tan es así que sus máximos referentes (Máximo entre ellos) transitaron todo el año garantizando cuanta gobernabilidad le pidió el Gobierno, sin dejar de manifestar que son la verdadera oposición al proyecto ceocrático encabezado por Mauricio. Obviamente en el centro de su política estuvo defender a CFK de los embates judiciales y despegarse de José López y de las hermanas Alba e Inés.

Con 2017 en el horizonte, en el Congreso el FpV tuvo un verdadero reparto de tareas. Declamaciones y hasta votos en contra en Diputados, votos a favor y acuerdos entre bambalinas en el Senado. Una maniobra calculada para posar de opositores sin pelearse con el stablishment. Y quién mejor que el incansable Miguel Ángel Pichetto para ejemplificar el derrotero del progresismo k.

Ni del El Calafate ni del Conurbano Bonaerense. Esta vez las fuentes no pudieron establecer la procedencia del mensaje. Pero que llegó, dicen que llegó. “Cuánto trabajo en común, cuánto acuerdo logrado a pesar de las diferencias. Eso es lo que debemos celebrar en el brindis de este 31. Nosotros estamos firmemente convencidos de que más allá de las disputas siempre está el otro, siempre está la patria. Por eso, respetamos la decisión soberana del pueblo que eligió estos representantes. Nosotros no somos la oposición irresponsable que hace unos años supo dejar a la Nación sin presupuesto, por ejemplo. Ya lo dijo Miguel Ángel, ‘durante todo el año acompañamos las políticas económicas del Gobierno’. El año que viene… bueno… el año que viene no podemos asegurar que nosotros estemos unidos y organizados. Lo vamos a intentar igual eh? Pero en parte eso depende de lo que pase con la jefa. Buen año para todos y todas y a prepararse para el 2017!”.

Hablando en serio

Mientras todos estos actores políticos, corporativos y empresariales no dejaron de calcular cada paso para enriquecerse en medio de la crisis o bien sostener sus privilegios de casta y burocráticos, millones de trabajadoras y trabajadores llegan a este fin de año calculando cada centavo en el bolsillo.

La Izquierda Diario reflejó cada lucha obrera, cada conflicto por despidos o cierres de empresas, cada protesta en las calles. También se hizo eco del #NiUnaMenos y denunció a un régimen político y social que hace del machismo una norma. Y, por supuesto, desenmascaró cada mentira de los poderosos, sean políticos, empresarios, dirigentes sindicales, curas o corporaciones mediáticas.

Con el mismo compromiso, sólo atado a los intereses de la clase trabajadora, de las mujeres y de la juventud, este diario desea a todas sus lectoras y todos sus lectores un buen comienzo del 2017. Y que cuando choquen sus copas o sus vasos lo hagan apostando a un futuro de lucha, organización y nuevas conquistas para los explotados y oprimidos. ¡Salud!








Temas relacionados

Diario La Nación   /    Cambiemos   /    Miguel Ángel Pichetto   /    Movimiento Evita   /    Clarín   /    Mauricio Macri   /    CGT   /    Frente Renovador   /    Frente para la Victoria   /    Sergio Massa   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO