Deportes

FÚTBOL

Fecha 13 : triunfos resonantes de Central y Gimnasia en la lucha por el promedio

Lo principal que dejó el fin de semana en el fútbol de Primera División. La actividad se retoma recién el 23 de noviembre por compromisos de la Selección.

Lunes 11 de noviembre | 12:00

Central logró un triunfo histórico ante el River de Gallardo en el Monumental

Los canallas ganaron 1 a 0 con gol del delantero Lucas Gamba en el inicio del complemento. Un gran partido jugó el equipo de Cocca, que tuvo un orden táctico ejemplar y una eficacia inapelable

Central ganó un partidazo y los tres puntos cosechados sirven para tomar un poco de aire en la lucha por el promedio. Pero son de enorme utilidad anímica y futbolística para que Cocca y sus muchachos comprendan que jugando así la misión de salir de la zona compleja será más sencilla.

Cuando el partido ingresaba en su último cuarto ya no quedaban dudas de que Central estaba desarrollando uno de sus mejores planteos tácticos de la Superliga. Es que la victoria había sido edificada desde un orden y disciplina para resistir primero y avanzar después. Con Barbieri como estandarte, con el incansable ida y vuelta de Gamba y Rius, con un dispositivo de contención sincronizado, y con una convicción colectiva que no se agotó nunca.

River tuvo que apelar a toda su artillería para tratar de escaparle a la derrota que nunca imaginó. Pero el fútbol tiene en su esencia que nada se gana ni se pierde en la previa, porque lo impensado es la usina de la magia que tiene este deporte. Y por ello el equipo de Gallardo sucumbió ante Central.

El partido comenzó con un River volcado en ataque, jugando en territorio canalla, y lateralizando para generar los espacios.

A los 3’ llegó la primera jugada de riesgo, con un remate de Pinola desde afuera del área que exigió la volada de Ledesma para sacarla al córner.

Los de Gallardo asfixiaban en la salida a Central para recuperar rápido la pelota y desde allí trataban de construir el juego profundo.

Pero de poco los canallas fueron encontrando la forma de articular juego desde sus volantes para romper con la presión y empezar el viaje hacia suelo millonario.

Así a los 10’ Ojeda probó desde lejos y generó la atención de Armani.

Y unos minutos más tarde un centro pasado encontró a Rius que jugó hacia atrás para Barbieri, quien pifió desde una inmejorable ubicación.

River juntaba los volantes ofensivos con los delanteros, tanto en ataque como en la tarea para retomar el control del balón, y así constituía el riesgo permanente para el arco centralista.

Así a los 37’ Palacios metió un pase entre líneas para Suárez, quien de media vuelta remató y la pelota se fue cerca.

Y al ratito una salida impecable de Martínez Cuarta dejó a De la Cruz cara a cara con Ledesma, pero falló en la definición.

Pero Central no se resignó al rol de partenaire al que quiso darle River, por eso buscó también el arco de Armani, como lo hizo Riaño en una escapada tras recuperar la pelota en el medio, pero le faltó resto físico para llegar al área y su remate terminó débil en las manos del arquero.

Pero llegó el complemento. Central arrancó con la fórmula de River. Presionó la salida, Martínez Cuarta es forzado al error por Gamba, quien se llevó la pelota y definió para sorpresa de todos.

Central pasaba a ganar un partido impensado. Barbieri sacaba todo, Gamba y Rius iban y venían, los volantes se multiplicaban y Riaño hacía lo suyo.

River sintió el impacto y se fue como un león herido hacia el arco de Ledesma, pero ya con imprecisiones no habituales, los que facilitaban la resistencia canalla.

Central terminó elaborando una victoria emparentada con la hazaña. Pero desde la previa. Porque en el campo las diferencias proclamadas no se percibieron con la magnitud manifiesta. Tanto que los canallas terminaron festejando un triunfo ejemplar.

El Gimnasia de Diego Maradona goleó a Aldosivi en un duelo clave por la permanencia

Con goles de Coronel, Ramírez y García, el Lobo le ganó 3-0 al Tiburón en Mar del Plata y consiguió un importante resultado para engrosar su promedio

Se enciende la esperanza en el Gimnasia de Diego cuando juega de visitante
Se enciende la esperanza en el Gimnasia de Diego cuando juega de visitante

El Gimnasia de La Plata de Diego Armando Maradona le propinó una goleada a Aldosivi en Mar del Plata. En un encuentro clave por la lucha en el fondo la tabla de promedios, el equipo del Diez ganó 3-0 y quedó a 11 de Rosario Central, el último equipo que se está salvando hasta el momento.

El equipo dirigido por el 10 no empezó del todo bien. Medio impreciso cuando tenía la posesión y desordenado en el fondo, le permitió al elenco local acercarse hasta el arco defendido por Alexis Martín Arias pero sin grandes ocasiones para marcar.

Con el correr de los minutos, el Tripero empezó a ganar protagonismo y acechar al Tiburón en su propio campo. A los 24 minutos, una pelota parada impulsada desde la derecha por Matías García cayó en el corazón del área y quien supo aprovechar un rebote para marcar el primer tanto para su equipo fue Maximiliano Coronel.

A partir de allí, el dominio de Gimnasia fue absoluto ante un equipo local sin muchas ideas. Diez minutos más tarde, nuevamente García apareció para encabezar un rápido contraataque y cruzó la pelota para su compañero Eric Ramírez. El volante ingresó al área y disparó fuerte de derecha ante la poca resistencia de Luciano Pocrnjic y estiró la ventaja en el marcador.

Ya en el complemento, el Lobo supo manejar el partido y así evitar que su adversario llegue al descuento. Cerca de los 21 minutos, Ramírez entró al área con la pelota dominada y Marcos Miers lo derribó. Aunque en las imágenes parece que el defensor desplaza al atacante de manera lícita, el árbitro Darío Herrera decidió sancionar penal para el equipo de Maradona. El encargado de ejecutarlo fue Matías García y así sellar lo que fue una goleada por parte de Gimnasia.

Newell’s derrotó a Defensa y Justicia y sigue subiendo

Los goles fueron convertidos por Maximiliano Rodríguez y Formica

Maxi Rodríguez, emblema de Newell's 2019
Maxi Rodríguez, emblema de Newell’s 2019

Aunque en poco coinciden los dos grandes del fútbol rosarino, en esta fecha 13 de la Superliga los dos se pusieron de acuerdo y ambos consiguieron valiosísimas victorias. Y aunque la de Central tiene el plus de haber sido como visitante ante River, el triunfo por 2 a 0 de Newell’s sobre Defensa y Justicia le da a los rojinegros el aire que necesitaban para cortar una racha de dos caídas consecutivas, engrosar los promedios y, además, lo deja cerquita de la punta con un partido menos.

Maxi Rodríguez fue el que gritó primero en la jornada en el estadio del Parque de la Independencia, al convertir un penal con un derechazo fuerte y alto, al medio del arco. La jugada devino en el castigo máximo cuando, antes del minuto de juego, Mauro Formica mandó un centro desde la izquierda y, en una jugada inocente, el lateral Julio González frenó la pelota con su mano derecha.

Más allá del gol, el que dominó en la primera etapa fue el conjunto de Florencia Varela. Y, sin embargo, nunca logró ser punzante al pasar la mitad de la cancha. Aunque Newell’s apenas se mostraba ofensivamente, le bastó con una jugada desafortunada del arquero visitante para ampliar la ventaja y anotar el último gol del partido, ese que sellaría el resultado final y haría inalcanzable la remontada para el Halcón. A los 44 minutos del tiempo inicial, Ezequiel Unsain no pudo controlar un centro que Luis Leal mandó desde la derecha y salió a despejar al borde del área, donde los rosarinos inventaron una rápida combinación colectiva entre Rodrigo Salinas, Julián Fernández y Formica, quien le puso el moño cabeceando con el arco vacío.

En diálogo con Fox Sports, Rodríguez, autor del primer tanto y capitán del conjunto rosarino, destacó que "había que ganar como sea y se ganó". Y si bien es cierta la urgencia que apremia a Newell’s y a sus hinchas por alejarse del peligro del descenso, esa que se alivia algo con esta victoria, no es menos cierto que fueron el fondo de esa tabla de promedios y la durísima caída con Gimnasia en Rosario 4-0 las variables que magnificaron la percepción de unos tiempos que no han sido tan malos.

Es que, hasta la goleada sufrida a manos del Lobo, el conjunto de Frank Kudelka sumaba una racha de nueve juegos sin perder -con cinco victorias y cuatro empates en su haber-, una seguidilla bien difícil para el inestable fútbol argentino, ese donde las urgencias parecen definirlo y desecharlo todo.

Racing venció a Huracán y se acercó a la punta

El equipo de Coudet derrotó al Globo 1-0 en el estadio Presidente Perón, con tanto de Reniero

Racing festeja el triunfo en el clásico ante Huracán
Racing festeja el triunfo en el clásico ante Huracán

Racing Club le ganó esta tarde a Huracán por 1 a 0 en el estadio Presidente Perón de Avellaneda, que se definió con el tanto de Nicolás Reniero, a los 31 del segundo tiempo.

Luego de un fin de semana con derrotas para los equipos de vanguardia, Racing supo sufrir frente a Huracán, y celebró con mucha euforia la victoria por 1 a 0 que lo dejó a un punto de los líderes de la Superliga, pasada la decimotercera fecha.

Es que Huracán lo tuvo contra las cuerdas, porque sufrió la anulación de un gol legítimo por parte del árbitro Fernando Rapallini, por una supuesta infracción de Lucas Barrios, y contó con una inmejorable situación previa al tanto de Racing que tapó el arquero Gabriel Arias.

Y a los 30 minutos del complemento, tras una atajada bárbara de Antony Silva sobre un cabezazo de Darío Cvitanich, el otro delantero que había mandado a la cancha Eduardo Coudet, Nicolás Reniero, empujó de cabeza para hacer explotar el Cilindro de Avellaneda.

Así, Reniero, que venía de anotar en la igualdad frente a Patronato, le dio una victoria clave a Racing, que descontó y quedó como escolta, a un punto de los líderes Argentinos y Lanús, y alcanzando la línea de River y Boca.

El Globo, por su parte, tuvo una aplicación táctica envidiable durante 75 minutos, pero luego se descontroló y sufrió las expulsiones de Carlos Araujo y Lucas Merolla, en un tumulto en el que también estuvieron involucrados Cvitanich y Reniero, antes de ver consumada su segunda derrota en fila.

Boca resistió con 10 jugadores, igualó 0-0 ante Vélez y se subió a la cima de la Superliga

El xeneize supo controlar el impulso del elenco de Heinze, incluso después de la expulsión de Fabra. Con el punto, alcanzó a Lanús y Argentinos en la punta del torneo de Primera División

Vélez y Boca empataron sin goles en un partido a pura lucha
Vélez y Boca empataron sin goles en un partido a pura lucha

Boca cosechó un punto en Liniers que lo subió a la cima de la Superliga, sitial que comparte con Argentinos Juniors y Lanús. Ni más ni menos que eso. El Xeneize igualó 0-0 ante Vélez: logró soportar el asedio del local, que se acentuó en la segunda parte, tras la expulsión de Frank Fabra por doble amarilla. Sí le faltó ambición ofensiva.

La disposición táctica de Boca apuntó a minar el dinámico sistema de elaboración de juego de Vélez. Con muchos mediocampistas y Mauro Zárate como único punta (proclive a retroceder), retaceó espacios, le bajó un cambio al partido y, en los momentos en los que el vértigo local lo incomodó, cortó con falta. Así, tuvo la primera chance de gol del encuentro, a los 5 minutos, cuando Mac Allister envió el centro y Zárate desvió de cabeza, pero se topó con la estirada del ecuatoriano Alexander Domínguez.

El Fortín respondió a los 15, con un tiro libre potente de Leandro Fernández que Andrada rechazó en un ángulo. El choque de las dos posturas ofreció un partido friccionado, con poca fluidez; más cerca de lo que planificó Gustavo Alfaro en su pizarrón, que lo que pergeñó Gabriel Heinze. Boca controló a su adversario, aunque con pocas posibilidades de acercarse al área rival, a excepción de la pelota quieta. Y el dueño de casa presionó, hizo el gasto, pero lo dominó la ansiedad. Y salvo por algún pase de Gago, cayó en imprecisiones en la zona de gestación, o confundió intensidad con apuro.

En la segunda parte, Boca le empezó a adosar apetito ofensivo a su plan. Domínguez salvó en la línea lo que parecía grito de Almendra; luego Zárate volvió a probar los reflejos de Domínguez en dos oportunidades. Esa búsqueda le otorgó espacios al local para la contra. Así, Fernández movió el travesaño con un intento sin ángulo a los 10′ del complemento y un minuto después Bouzat encabezó la transición a pura gambeta y el zurdazo pasó junto al palo derecho del arco de Andrada.

Pero a los 16 minutos fue expulsado Frank Fabra por doble amarilla, modificando el panorama del encuentro. Para recuperar equilibrio y sostener la línea de cuatro en la retaguardia, Alfaro hizo ingresar a Junior Alonso por Mac Allister.

A los 22, Vélez llegó a fondo por primera vez post expulsión: el desborde por la derecha terminó en un centro cruzado que Lucas Janson cabeceó y el balón le hizo viento al caño izquierdo. De contra, Almendra se escapó por izquierda, pisó el área y su tiro dio en un costado de la meta.

Los Fortineros asfixiaron en el último tramo del partido y pudieron quedarse con la victoria, sobre todo en algún arranque de Thiago Almada o en el remate de Maxi Romero que sacó Andrada abajo, en un rincón.

Con 25 unidades, Boca mira a todos desde arriba, a tres fechas del receso de fin de año. Y recuperó la solidez defensiva que había caracterizado al conjunto hasta la eliminación contra River en la Copa Libertadores.

El conjunto de Liniers, en tanto acumula cinco partidos sin derrotas y sin recibir goles. Y volvió a refrendar la imagen de equipo ambicioso que cimentó desde el arribo de Heinze, aunque en varios tramos del juego le ganó la desesperación.







Temas relacionados

Superliga   /    Vélez Sarsfield   /    Newell’s Old Boys   /    Rosario Central   /    Gimnasia y Esgrima La Plata   /    Huracán   /    River Plate   /    Boca Juniors   /    Fútbol   /    Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO