Medios de comunicación

SOBRESEIMIENTO A EMPRESARIOS

Papel Prensa: más impunidad para las patronales genocidas

El juez Ercolini sobreseyó a los empresarios acusados de apropiarse ilegalmente de la empresa en 1976. Magnetto, Mitre y Herrera de Noble brindarán más contentos esta Navidad.

Juana Galarraga

@Juana_Galarraga

Sábado 17 de diciembre de 2016 | Edición del día

Ayer se conoció el fallo del juez federal Julián Ercolini, que sobreseyó a Héctor Magnetto, Ernestina Herrera de Noble, Bartolomé Mitre, Raymundo Juan Pío Podestá y Guillermo Juan Gainza Paz en la causa por la apropiación ilegal de Papel Prensa.

Los empresarios eran acusados de haber accedido a la compra de las acciones de la empresa que fuera propiedad de Graiver, a través de mecanismos de coerción, torturas y amenazas a su viuda, Lidia Papaleo, así como a su hermano Osvaldo y Rafael Ianover. Además, la denuncia estimaba que la compra del paquete accionario, a meses de iniciada la última dictadura genocida, se dio a un precio vil.

Sin haberles tomado declaración indagatoria a los acusados, los propietarios de los principales empresas periodísticas del país, el juez determinó que “no han logrado probarse las hipótesis de imputación” y que no “existen en autos elementos objetivos, imparciales y que de modo unívoco puedan llevar a considerar, cuanto menos con un grado mínimo de probabilidad, que la venta de las acciones de Papel Prensa S.A., acaecida de hace 40 años, en noviembre de 1976, hubiera sido parte, hubiera derivado o hubiera estado condicionada por la comisión de delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar ocurrida en la Argentina”.

Las vinculaciones de diversos empresarios con los genocidas, los negociados y beneficios que obtuvieron a costa de la sangre de los 30.000 desaparecidos, no resultan nada difíciles de comprobar. Cientos de testigos han declarado en juicios, aportando información decisiva. Sin embargo para la Justicia, tanto durante el Gobierno anterior como en el actual, hay cosas que parece que no se pudieran probar.

Continuidad sin cambios

En marzo de 2015, una serie de fallos judiciales marcaron el rumbo de las causas que apuntaban contra la participación civil por parte de empresarios, en el plan genocida de la dictadura instaurada en 1976. Los jueces Gustavo Hornos, Juan Carlos Gemignani y Eduardo Riggi, dictaron la falta de mérito para el dueño del Ingenio Ledesma, Carlos Pedro Blaquier y el que fuera gerente administrativo de la empresa en los años 70, Alberto Lemos. Ambos estaban procesados por su colaboración en secuestros a trabajadores ocurridos en lo que se conoce como la “Noche del Apagón” en Jujuy. Blaquier se encuentra tan confiado de su impunidad hasta hoy, que tuvo la prepotencia de amenazar a la ex diputada y dirigente nacional del PTS/FIT Myriam Bregman, a través de una carta que llegó a su despacho en el Congreso Nacional con membrete del ingenio Ledesma.

También en marzo del año pasado, la Justicia dictó la falta de mérito para otro empresario del mundo de los medios, Vicente Massot, director del diario La Nueva Provincia de Bahía Blanca. Massot era acusado del homicidio de dos obreros gráficos. Esa misma semana Ercolini no se quedó atrás y colaboró en la avanzada impune de las patronales genocidas: rechazó tomar declaración indagatoria a los acusados por la apropiación ilegal de Papel Prensa.

Sobre esta causa que Erconili considera cerrada, recientemente el investigador Martín Sivak dijo a este diario, que“Magnetto participa junto a Sofovich, que era el abogado de las negociaciones, donde se puede ver claramente que la Junta militar opera sobre los que vendían, forzándolos a vender o ‘sugiriéndoles a vender’ que es ese contexto una ‘sugerencia’ era mucho más que eso. También operó sobre los compradores para instarlos a comprar. Y esta participación es uno de los mayores orgullos que tiene, haber participado en la compra de Papel Prensa".

Ganadores

“Luego de más cinco años de una campaña kirchnerista regada de falsedades, presiones y uso de organismos públicos para sostener una acusación infundada, el juez federal Julián Ercolini dictó hoy el sobreseimiento de la directora de Clarín, Ernestina Herrera de Noble: de Héctor Magnetto, Bartolomé Mitre y otros dos imputados en la causa que investigaba la supuesta venta bajo torturas de la empresa Papel Prensa por parte de los herederos de David Graiver, en noviembre de 1976.” De esta forma Clarín, el "gran diario argentino", anunciaba su triunfo en lo que constituyó uno de los tantos rounds de su guerra con el kirchnerismo.

La causa Papel Prensa tomó impulso, al igual que la que acusaba a Herrera de Noble de la apropiación ilegal de sus dos hijos, luego del “divorcio” del Gobierno anterior con el multimedios. Hasta 2008, los "nacionales y populares" defensores de los derechos humanos habían callado respecto de ambos temas. Ahora la patronal clarinista festeja el regalito que le fue otorgado por Ercolini, en un contexto más propicio aun para alcanzar la impunidad de las patronales manchadas de sangre.

Como corresponde

Ni bien asumido el Gobierno de Cambiemos, La Nación se convirtió en un medio vocero de la impunidad, gritando a boca de jarro en editoriales su deseo de que los genocidas queden libres y de volver a instalar la teoría de los dos demonios. El Gobierno leyó el diario y en alguna medida hizo la tarea: Macri mismo se atrevió a decir con total liviandad que la dictadura se trató de una “guerra sucia” y que no sabe si los desaparecidos son 30.000 o 9.000.

La "corpo" judicial, en cambio, fue más allá que el propio Ejecutivo en este aspecto. En una de las medidas más polémicas, le otorgó la prisión domiciliaria al genocida y desaparecedor de Jorge Julio López, Miguel Etchecolatz. Este gesto por demás provocador, fue fuertemente resistido por ex detenidos desaparecidos y organismos de derechos humanos que se movilizaron contra este beneficio para el represor y exigieron cárcel común. Finalmente, Etchecolatz permaneció en prisión.

Evidentemente Ercolini leyó La Nación y muy bien. Como corresponde, su fallo no solo se hace eco de los deseos más profundos del medio, si no que podría decirse que el magistrado respondió a un pequeño "mimo" que recibió recientemente desde sus páginas. En una nota de septiembre pasado, La Nación desarrolló un perfil del juez Ercolini que constituye todo un elogio a su persona. Lo pinta como tipo sencillo, de pasiones simples como la lectura, el fútbol y su familia. Amiguero y de perfil bajo, dice que pocos en Comodoro Py saben quién es. También asegura que su juzgado no fue infiltrado por los servicios de inteligencia. Da detalles de cómo compró su casa y su auto, con qué préstamos y a través de qué mecanismos. Sin dudas, La Nación se ocupó de mostrar a Ercolini como un juez totalmente honesto, limpio, modesto y que no se deja presionar.

“El cruce más fuerte con el kirchnerismo lo tuvo por el caso Papel Prensa. Rechazó presiones -algunas sutiles y otras directas- y se negó a hacer lugar a un pedido fiscal para indagar a los dueños de Clarín y LA NACION por la compra de la empresa, una de las causas judiciales que mas empujó Cristina Kirchner y su gobierno”, asegura el diario más conservador de la Argentina.

En este perfil intimista del juez, La Nación se refiere a las causas más resonantes que tiene a su cargo, “las investigaciones por la muerte de Nisman y por la distribución arbitraria de obras públicas”. “El juez más poderoso del momento, el que debe decidir sobre Nisman y la ex Presidenta, baja las escaleras. Sólo los habitués del edificio y los policías de custodia saben quién es”, afirma.

En el currículum de Ercolini también se puede mencionar que condenó a prisión al exsecretario de Transporte, Ricardo Jaime, por la compra de material ferroviario inservible a España y Portugal. También está a cargo de la causa Hotesur. Apenas asumió el cargo en el comodoro Py, encontró en su juzgado una denuncia por enriquecimiento ilícito contra el entonces presidente Néstor Kirchner, a quien le dictó el sobreseimiento en 2005.

Con la noticia del sobreseimiento y el cierre de la causa Papel Prensa, la Justicia pone el broche de oro en el fin del primer año de Cambiemos para las patronales de los medios. Los Mitre, Magnetto y Herrera de Noble brindarán más contentos aun esta Navidad. Las patronales de todos los rubros también. Cerrando un año que fue claramente en su favor, la Justicia decide premiarlas con un beneficio más: impunidad garantizada a toda prueba.






Temas relacionados

Julián Ercolini   /    Diario La Nación   /    Carlos Pedro Blaquier   /    Papel Prensa   /    Ernestina Herrera de Noble   /    Héctor Magnetto   /    Partido Judicial   /    Poder Judicial   /    Comodoro Py   /    Vicente Massot   /    Grupo Clarin   /    Impunidad   /    Medios de comunicación   /    Libertades Democráticas

Comentarios

DEJAR COMENTARIO