Juventud

UNA

FUNA: Organización estudiantil… ¿Sin estudiantes?

El día jueves 30/11 se realizó en la sede Salguero de la UNA Audiovisuales una llamada “Reunión de Centros” con el objetivo de poner en pie la FUNA (Federación de la Universidad Nacional de las Artes). Desde la Juventud del PTS abrimos un debate con la política del PO/UJS hacia el movimiento estudiantil.

Lunes 4 de diciembre | 23:01

En la llamada “Reunión de Centros” convocada en conjunto por el Partido Obrero/UJS y la agrupación Nuevo Encuentro participaron 12 militantes de las corrientes que conducen los centros de Audiovisuales y Crítica de Artes (Nuevo Encuentro/FpV) y por el otro lado Artes del Movimiento y parte de la conducción de Artes Visuales PO/UJS. Esta última es compartida con la Juventud del PTS/ContraImagen. La reunión tenía como fin aprobar un estatuto provisorio de la FUNA el cual se discutirá en un congreso convocado para el martes 5 de diciembre.

Esta reunión se llevó adelante completamente a espaldas de los estudiantes, un día antes del fin de clase, con un congreso llamado para la época de las vacaciones, lo que quedaba demostrado por la nula participación de estudiantes independientes. Como parte de la conducción del CEAVI, la Juventud del PTS se hizo presente para expresar el desacuerdo ante la imposición de una federación vacía y la votación de un estatuto por parte de un grupo de 13 personas (menos del 0.1% del total de estudiantes de la UNA), expresando que si la UJS iba a llamar a la FUNA desde el CEAVI que lo haría bajo su propia iniciativa como parte de una conducción compartida.

Sin embargo, esta política impulsada por la UJS junto con el kirchnerismo expresado en Nuevo Encuentro reaviva un debate de larga data sobre la política hacia el movimiento estudiantil entre corrientes que comparten el Frente de Izquierda y se reclaman socialistas y revolucionarias.

Organización estudiantil… ¿sin estudiantes?

No solo la reunión de centros contó con la presencia nula de estudiantes independientes sino que se llevó adelante usando a los centros como sellos sin mediar siquiera una asamblea o proceso de discusión con el conjunto de los estudiantes de cada departamento. La Juventud del PTS no está opuesta por principio a la formación de federaciones - llámese FUBA, FUA etc - para la coordinación de las luchas de los estudiantes junto a los trabajadores, pero sí lo está de la conformación de aparatos burocráticos completamente separados de cualquier instancia de base, como asambleas, comisiones de base o debate desde los cursos.

Las federaciones como la FUBA perdieron lo que tenían de combativas. Durante las jornadas revolucionarias del 2001 esta federación se le arrancó de las manos a la Franja Morada, agrupación estudiantil del oficialismo de aquel entonces (y hoy también) en la UBA para llevar sus banderas a las calles junto a los trabajadores y el pueblo. Al día de hoy, es una federación paralizada dirigida en un frente entre el PO y la Mella/ Patria Grande - estos últimos militantes de la campaña de Scioli, que ingresó al Senado a muchos de los 23 senadores del PJ/FpV que entregaron en bandeja a los jubilados de hoy y mañana a la merced del gobierno - que no solamente no tiene la voluntad de reagrupar al movimiento estudiantil junto a los trabajadores para enfrentar los planes del gobierno avalados por el peronismo cómplice, sino que ni siquiera logra sesionar su congreso desde 2013 para elegir autoridades.

Te puede interesar: Refundar la Fuba para enfrentar al macrismo

No se puede empezar a construir una casa desde el techo, ni conformar una federación sin base ni al calor de ningún proceso de lucha que ponga en movimiento la verdadera organización estudiantil. Menos que menos se puede pretender construir una federación que luche por la educación pública y enfrente los planes del gobierno (y una gestión universitaria kirchnerista cómplice) como la reforma laboral que viene por las condiciones de vida del conjunto de la clase trabajadora, y la juventud estudiantil y trabajadora mediante una alianza de aparatos con quienes hace pocos días le dieron el sí a la reforma jubilatoria; Nuevo Encuentro y el Frente para la Victoria/ Unidad Ciudadana fueron de la mano en las elecciones con quienes entregaron nuestro futuro.

El rol de la izquierda en el movimiento estudiantil

Lejos parece haber quedado la tradición sentada por los estudiantes del Cordobazo, que junto a los trabajadores pusieron en jaque al estado capitalista luchando codo a codo en las calles contra los planes económicos de la dictadura de Oganía. Después del 2001 y durante los años del kirchnerismo, impulsado por una relativa recomposición económica, nos quisieron hacer creer que ya no había nada por qué luchar, que no podíamos estar mejor, que a la “izquierda estaba la pared”

Durante este período la política que tomó la mayoría de las corrientes que intervienen en el movimiento estudiantil fue garantizar apuntes y algunas pocas becas. También fue la que tomó PO y su corriente estudiantil, la UJS. Mientras tanto, más de la mitad de la clase trabajadora y la juventud trabajaba en negro y cobraba por debajo de la línea de pobreza, y los hijos de los trabajadores apenas pudieron soñar con ingresar a la universidad.

La universidad bajo las manos de los partidos patronales tienen un objetivo: formar profesionales útiles a los intereses de la burguesía. Para esto no solamente imprime su ideología en los contenidos y los planes de estudio, sino que la privatizan, la hacen cada vez más restrictiva y se encargan de hacernos creer que la educación puede ser una salida individual a los padecimientos de un sistema social que es el capitalismo. Cada vez franjas más reducidas de la juventud pueden acceder a la educación. La universidad pública no es del conjunto de la sociedad; es una universidad de clase, cada vez más elitista y restringida a la clase obrera, con el fin de formar a los nuevos cuadros de la burguesía, que se conviertan en la futura casta que va a mantener el orden de este sistema.

La juventud no tiene nada que esperar de este sistema social y económico, la historia demuestra que las conquistas que logramos después de arduas luchas pueden ser borradas ante el primer cambio de signo o crisis económica, como quieren hacer hoy con la reforma laboral, retrocediendo más de 100 años en conquistas laborales. Durante el conflicto estudiantil y docente del 2016, las marchas como #NiUnaMenos o el Paro de Mujeres del 19O, o las movilizaciones exigiendo la aparición y justicia por Santiago Maldonado, la juventud mostró que hay fuerza para enfrentar las injusticias de este sistema. En estos casos, la Juventud del PTS, con su agrupación En Clave Roja como parte de la conducción del CEFYL, fue vanguardia apostando por la organización desde los cursos junto a los docentes para amplificar estas luchas, impulsando paros universitarios y acompañando las luchas de los trabajadores.

Luchar por la gratuidad y el fin social de la educación implica cuestionar el carácter de clase de la universidad, y por lo tanto a la sociedad de clases misma. De la misma forma no se puede pensar una transformación profunda dentro de los marcos de la institución universitaria ni de forma aislada, sino que es necesario combatir al sistema de conjunto. En ese punto se entrelazan inevitablemente los intereses del movimiento estudiantil y la clase obrera, ya que esta quien mueve las riendas del mundo y la economía y por lo tanto quien tiene la fuerza para emancipar al conjunto de la humanidad de la explotación capitalista, y por lo tanto su dominación sobre el sistema educativo.

Nosotros desde la juventud del PTS, que apostamos por construir juventud revolucionaria, luchamos por la organización desde abajo para romper con estos límites y mostrar un horizonte superador, que es posible y necesario otro tipo de sociedad, donde la educación esté puesta al servicio del conjunto de la sociedad, donde los avances de la técnica liberen cada vez más y más a la humanidad de sus cadenas para poder disfrutar plenamente del ocio, del arte y la recreación, y que esta sociedad es posible construirla derribando el sistema capitalista con la fuerza organizada de la clase obrera. La juventud no le debe nada a este sistema ni tampoco puede esperar nada de él. Tenemos un nuevo mundo que conquistar








Temas relacionados

Universidad Nacional de las Artes (UNA)   /    UJS-PO   /    Contraimagen    /    Juventud del PTS   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO