Juventud

FEDERACIÓN UNIVERSITARIO ARGENTINA

FUA: Fraude Universitario Argentino

Este sábado se realizó el 29° Congreso de la Federación Universitaria Argentina. Para sorpresa de nadie, la Presidencia quedó en manos de la Franja Morada. El sistema electoral: un gran fraude para perpetuar a los mismos de siempre en el control de la universidad

Domingo 26 de junio de 2016 | Edición del día

Foto: Federación Universitaria Argentina

Este sábado 25 de junio se realizó el 29° Congreso de la Federación Universitaria Argentina. Para sorpresa de nadie, la Presidencia quedó en manos de la Franja Morada y en la Secretaría General, se mantuvieron sus aliados de la Juventud Universitaria Peronista. El sistema electoral: un gran fraude para perpetuar a los mismos de siempre al frente de esta caja de negocios que es la FUA

Las comisiones de utilería

En Rosario el día sábado por la tarde se montaron algunas comisiones de debate en la Facultad de Derecho. Si uno se acercaba a las aulas veía grupos de militantes de la Franja Morada, el Partido Obrero, el Movimiento Evita y la TPR. No hubo comunicados o posicionamientos, sólo algunos intercambios que confirmaban que allí no estaba el “alma” del congreso.

Ninguno de los principales referentes de las corrientes estudiantiles se encontraba allí presente. Las comisiones oficiaron de utilería: un intento de mostrar un bonito congreso y una pantalla de participación democrática.

Las acreditaciones: crónica de un Juego de Tronos

En el club Onkel, en los márgenes de la ciudad y casi rozando la Circunvalación, montaron el show como para que ningún estudiante que quisiera acercarse (en el caso de haberse enterado que existía) pudiera hacerlo fácilmente. Protegidos por unos 40 patovicas estaban los principales referentes de las distintas agrupaciones, en el mismo momento en que funcionaban aquellas comisiones de utilería.

Allí esperaban el desarrollo de las famosas “acreditaciones”, que hace alusión al reconocimiento y entrega de las credenciales que representan a cada uno de los “delegados” del congreso. El fraude se gesta y se consuma en esas circunstancias: cada delegado al congreso de la federación, que representa una cantidad determinada de votos en las distintas facultades del país y que figura en la boleta que cada estudiante mete en el sobre, no es el delegado reconocido por la Federación. Sobre la base de acuerdos previos cualquiera puede reclamar “delegados” que no le pertenecen, apelando a argumentos inverosímiles que no tienen mayor importancia.

Describamos cómo transcurre ese momento.

A las 14 hs, el principal responsable de la Franja Morada, supervisado por Yacobitti, se ubica en el rol de monarca del reino y grita “JUP”. Se acerca un señor del tipo “estudiante crónico”, de unos 50 años, que atiende a ese nombre y traspasa las vallas junto con 20 militantes de su fuerza. El resto permanece esperando mientras esa fuerza ya comienza el proceso de inscribir y apoderarse de “sus” delegados. El proceso continúa con un “orden de mérito” de las demás corrientes: la Mella, luego el Partido Obrero, el MNR y la CEPA-ALDE, que son los únicos habilitados hasta el momento para ingresar al recinto de acreditación. El resto de las agrupaciones no pueden ingresar, ni empezar el proceso de acreditación.

Al cabo de unas horas, cuando la mayoría de los “cartones” que representan a los delegados ya fueron repartidos discrecionalmente entre las fuerzas que pudieron cruzar las vallas con el beneplácito de la Franja Morada, la “acreditación” queda “abierta” pero totalmente limitada para el resto de las agrupaciones que pueden ingresar con un miembro.

De esta manera las fuerzas mayoritarias, en común acuerdo, se garantiza la apropiación de una parte de los delgados que corresponden a otras agrupaciones políticas consumando el fraude.

Los resultados del fraude

Luego de esa fiesta del robo y del acuerdo con participantes de la talla de Franja Morada, la JUP, Patria Grande y el Partido Obrero, se conocieron los resultados.

En el estadio Central Córdoba se anunciaba que la Franja obtenía 317 cartones, la JUP 217, la lista 12 de Mayo (integrada por el ALDE-CEPA, Patria Grande y el Movimiento Evita) 116 votos, el MNR 73, la lista de Izquierda Socialista y el Partido Obrero 46, Miles y Quebracho 45 y la 29 de Mayo 3. Las 5 primeras fuerzas tendrán voto en la Mesa Ejecutiva de la FUA, aunque de forma ilegítima. No llegaron a esos cargos sólo por las votaciones obtenidas en las facultades sino que acumularon muchos votos también por el robo de delegados que los ayudaron. En el caso del Partido Obrero, que le ganó por un voto a la lista del MILES, su presentación incluyó delegados de otras corrientes, y de facultades donde ni siquiera tienen militancia. Entre ellos un delegado perteneciente a la lista del PTS en la facultad de Ciencias Económicas de la UBA, siendo que el PO y la Mella habían armado su propia lista en dicha facultad.

El PTS por su parte desconoció elección por tratarse de un verdadero fraude y repudió el aval del conjunto de las corrientes de la izquierda, en particular al Partido Obrero, quien mostró durante todo el desarrollo de la discusión un salto de calidad en la adaptación a los métodos de la Franja Morada, lo más podrido de la política universitaria. La JUP, por su parte, recibió como “regalo” de sus amigos radicales los cartones de todos los delegados kirchneristas de las agrupaciones que no entraron o fueron demorados. Así fue cómo sumaron los porotos para alcanzar la Secretaría General.

Al fraude más rosca

Al circo del fraude le agregaron sal y pimienta los llamados con motivo de las posibles alianzas en danza que ya habíamos adelantado previamente por este medio. El plato fuerte era la posibilidad de un gran frente antimacrista convocado por la CEPA-ALDE y Patria Grande que reuniera a los kirchneristas y los narcosocialistas del MNR. El objetivo: conquistar la Secretaría General. La empresa lejos de fracasar por grandes debates políticos fue abortada por el socialismo, quien prefirió mantener su lugar en Mesa Ejecutiva con una lista propia. Por su parte el PCR-CEPA y Patria Grande abandonados conformaron por primera vez una lista con el Movimiento Evita, apoyados por la Juventud Guevarista.

Los chicos de la Mella y el PCR no fueron los únicos abandonados. La intención inicial de Izquierda Socialista era entrar en un gran armado pero sin el Movimiento Evita, por lo que se recluyó en una lista con PO y la CRCR.

El PO actuó en doble falta. Políticamente buscó hasta las 13hs del día sábado una lista con quienes intentaban un armado con el MNR y el Movimiento Evita. Es decir que para el Partido Obrero hacer una lista del Frente de Izquierda efectivamente era el plan B. Como método y política van en general de la mano, ante el fracaso del frentón de centroizquierda, buscó en el manual de instrucciones de la Franja y por la vía del fraude se quedó con delegados ajenos para llegar al cargo de la Junta Ejecutiva. Su intento permanente de concluir acuerdos con corrientes que se ubican a la vera de los grandes proyectos patronales, como Patria Grande o directamente patronales como La Cámpora en el caso de la FUBA, tuvo su expresión metodológica más decadente. Pichones de Franja Morada se encuentran por todos lados. El problema es cuando de la boca para afuera dicen que defienden la política y el programa del Frente de Izquierda.

Con este esquema promovido por la búsqueda de cargos, lejano a los debates políticos, se coronó nuevamente una FUA radical que será dirigido por primera vez por una mujer. En los hechos una mujer llegó antes a la presidencia Argentina que a la FUA. No es para menos ya que se trata de uno de los organismos más burocráticos y fraudulentos. Las Federaciones universitarias más importantes de Argentina como la FUA y la FUBA se perpetúan mediante métodos ilegítimos. Esta “democracia” funciona así, finalmente como la gran catapulta a los cargos en las facultades, los negociados y la rosca de la política nacional.







Temas relacionados

UJS-PO   /    CEPA (PCR)    /    FUBA   /    Franja Morada   /    Rosario   /    Universidad   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO