Juventud

VISITA

Experiencias de gestión obrera: una visita a Madygraf

Ely y Augusto, estudiantes de derecho de la UBA, nos cuentan sus impresiones y reflexiones sobre la visita a la fábrica junto a compañeros de la Universidad de General Sarmiento, la Universidad de Buenos Aires, camaradas de Alemania y Francia que se encuentran de visita en nuestro país.

Miércoles 6 de diciembre | 16:31

Conociendo el control obrero.

Pollo y Sandro, trabajadores de Madygraf, nos acompañaron en el recorrido. Ssencillamente nos contaron una larga historia que empezó con la pelea contra los delegados de la burocracia y que fue armando una organización que les permitió tomar la fábrica y ponerla a producir, el día que los dueños yanquis los quisieron dejar en la calle a través de un cartel en la puerta. Como dijo Celia de Brukman, trabajadora de otra fábrica recuperada: “si la clase obrera puede manejar una fábrica, puede organizar el país”.

Ely: Son muchos los “pequeños detalles” que en realidad son enormes. Nos recibieron con mates en la puerta. En la recepción no había seguridad sino Trabajadores de Madygraf. Estaban los bombos descansando y esperando volver a salir a las calles. Al verlos se me llenaron los ojos de lágrimas porque es todo un símbolo de lucha.

Los trabajadores nos contaron que para encarar el conflicto adoptaron el método asambleario donde todas las voces se escuchan y se votan las medidas de lucha. Método que hoy mantienen como cooperativa. Esto fue lo que los fortaleció para luchar por la unidad dentro de la fábrica, dejando de lado las falsas divisiones entre tercerizados y planta permanente. Al fin y al cabo, son todos laburantes que viven las mismas condiciones.

Augusto: A mi sorprendió cómo me transmitían su historia. Nosotros en la facultad podemos aprender cómo se llega a la ley de expropiación, pero nunca nos enteraríamos de todo lo que pasaron, cómo esa lucha interna de convencer a los compañeros que era importante ir a apoyar las causas de otras fábricas como LEAR o PepsiCo.

Como la Comisión de mujeres, las parejas de los trabajadores, ayudaron en la producción de la fábrica organizándose a la par de sus compañeros. Cuando echan del laburo a un obrero no sólo pierde él, sino que están dejando a toda una familia en la calle.

Una trinchera donde se construye el futuro

Sin darnos cuenta, entre hierros, papeles, prensas, charla y recorrida por la fábrica, estábamos hablando del futuro, la revolución y pensando el comunismo.

Ely: Considero que se puede llegar a hacer la revolución, acá y en el resto del mundo y de esa manera cambiar el sistema de raíz. Mientras tanto tenemos que luchar por los derechos, no por el mero hecho de conquistarlos sino porque así también logramos que la clase obrera conquiste posiciones y se vaya fortaleciendo su subjetividad con cada una de las campañas y luchas que llevamos adelante. Como cuando decimos que podemos trabajar 6 hs 5 días repartiendo las horas de trabajo entre ocupados y desocupados, tiene un contenido re profundo y para nada ingenuo, porque nuestras vidas valen más que sus ganancias. Nos tenemos que preparar organizando a muchos más.

Augusto: Hoy mismo cuando nos contaban desde la fábrica cómo funcionaba fue un claro ejemplo de la buena vida que podríamos tener. No comparto para nada eso de que el comunismo es imposible.

Ely: El comunismo en principio me lo imagino sin Estado, sin opresión. Habiendo logrado destruir estas relaciones sociales para construir otras totalmente superadoras. Donde todos podamos disfrutar y hacer arte, música o lo que queramos sin padecer las miserias que hoy nos da el capitalismo.

Augusto: A la revolución la veo posible y ya fue posible, sobre todo, lo que podemos hacer es prepararnos intelectualmente y convencernos de que transpirando la camiseta o sea poniendo el cuerpo en las luchas y transmitiendo nuestros ideales podemos aportar a que eso suceda.

La nota la dejamos acá. Las historias, anécdotas y recuerdos son más de los que pueden entrar en una reseña de lo que significó la visita pero queremos invitarte a ser parte de esta juventud, que harta de las miserias que nos rodean y del individualismo imperante, nos unimos a los y las trabajadoras, que son la salida al ajuste que el gobierno y la falsa oposición ya están votando en el Congreso. Los diputados y diputadas de los trabajadores como Myriam Bregman y Nico del Caño van a estar ahí para hacer sonar nuestra voz, pero sólo siendo decenas de miles los que salgamos a las calles, nos organicemos en las fábricas colegios y facultades y militemos para transformar este mundo vamos a cambiar la historia.

Y vos ¿qué estás esperando?








Temas relacionados

Comisión de Mujeres MadyGraf   /    Facultad de Derecho UBA   /    MadyGraf (ex-Donnelley)   /    UBA   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO