Internacional

ESTADOS UNIDOS

Exdirector del FBI acusa a Trump de mentiroso y difamador

Lo hizo durante su presentación ante una comisión del Senado que investiga su despido. Aseguró que Trump intentó frenar la investigación sobre los vínculos con Rusia durante la campaña electoral.

Jueves 8 de junio | 15:32

Este jueves el exdirector del FBI, James Comey, se presentó ante una comisión del Senado estadounidense. En una esperada y publicitada audiencia, Comey, acusó al Gobierno del presidente estadounidense Donald Trump de difamarlo y decir mentiras sobre él y el FBI.

Cuidadoso en su declaración, el ex director del FBI, declinó opinar respecto a si el mandatario intentaba obstruir a la justicia al pedirle que frenara una investigación sobre su exasesor de Seguridad Nacional. "No creo que me corresponda decir si la conversación que tuve con el presidente (Trump) era un intento de obstrucción (a la justicia). Lo tomé como algo muy perturbador, muy preocupante", dijo Comey a los senadores del panel.

Comey relató que además de exigirle "lealtad”, el multimillonario le pidió que "dejara pasar" las investigaciones sobre su exasesor de seguridad nacional Michael Flynn, quien tuvo que renunciar por sus nexos con Rusia. Ese mismo testimonio lo había presentado en un escrito publicado el miércoles por la Comisión de Inteligencia.

Te puede interesar: Trump echó al director del FBI en medio de investigaciones por la conexión rusa

También aseguró que filtró por medio de un amigo, profesor de Derecho de la Universidad de Columbia, información sobre sus encuentros con el presidente, al ver el tuit de Trump del 12 de mayo.

En ese mensaje, Trump aseguró: "más le vale que no haya ’cintas’ de nuestras conversaciones antes de que él empiece a filtrar a la prensa".

Para reiterar su confianza en su versión de los hechos, Comey exclamó: "Dios mío. Espero que haya cintas" que documenten sus intercambios con Trump, dejando entrever que el FBI y otras agencias de inteligencia graban las conversaciones, sin permiso, hasta del mismísimo presidente estadounidense.

El resultado de la audiencia del jueves podría tener repercusiones significativas para la presidencia de Trump, que apenas lleva 139 días, ya que varias comisiones del Congreso investigan si el equipo de campaña del mandatario se alió a Rusia para influir en las elecciones del 2016.

"Aunque la ley no requiere razones para despedir al director del FBI, el Gobierno decidió difamarme y más importante, difamar al FBI, al decir que el buró estaba desorganizado, que el personal había perdido confianza en su líder", declaró Comey.

"Esas eran mentiras, pura y sencillamente" agregó, mostrando que su profundizo la disputa entre el presidente y un sector de los servicios de inteligencia.

Es posible que Trump, al despedir a Comey, haya actuado de forma pragmática como en otras cuestiones de su gestión. Pero los acontecimientos en curso amenazan con que sea una de las decisiones más costosas hasta el momento cuando los primeros meses de su gobierno ya estuvieron signados por crisis permanentes que muestran la debilidad de origen de su presidencia.

Te puede interesar: Trump: un gobierno bonapartista débil

Desde la Casa Blanca hubo poco respuesta a la declaración de Comey. Fue la portavoz adjunta, Sarah Huckabee Sanders, la encargada de rechazar los comentarios del exdirector del FBI James Comey ante el Senado estadounidense y aseguró que el presidente Donald Trump "no es un mentiroso".

Desde el gobierno aseguraron que, Donald Trump, dará una respuesta al testimonio del exdirector del FBI James Comey a través de una declaración de su abogado personal, Marc Kasowitz. Pero el que se mostró más activo contra Comey fue el hijo de Trump, Donald Jr, que por medio de su cuenta de twitter acusó al director del FBI de montar una campaña contra su padre.

La situación política interna de Estados Unidos se ha vuelto lo suficientemente virulenta como para provocar algunas fisuras entre Trump y la bancada republicana del Congreso. El del que gozó en sus primeros meses de mandato comienza a dañarse, y no son pocos los republicanos que están pensando en el costo que deberán pagar en sus propios Estados en vista a las elecciones de medio término de 2018, aunque el vocero de la bancada republicana, Paul Ryan, respaldó a Trump diciendo que “el presidente es nuevo en su trabajo” intentando disculpar sus acciones.

Del lado de los Demócratas la utilización oportunista de la situación es evidente. Comey fue blanco de las críticas del partido cuando anuncio, pocos días antes de las elecciones presidenciales, que había reanudado una investigación federal sobre contra Hillary Clinton por el mal manejo de información clasificada a través de su correo electrónico privado como secretaria de Estado. De duros críticos del ex Director del FBI, ahora los Demócratas ven la investigación sobre la injerencia rusa, como una forma de crearle más problemas a Trump.






Temas relacionados

Senado EEUU   /    FBI   /    Estados Unidos   /    Donald Trump   /    Senadores   /    Rusia   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO