Política

Ex Teniente Coronel Ojeda sobre Caravana de la Muerte: "los 15 fusilados merecían la muerte"

El ex teniente coronel de Ejército Jaime Ojeda Torrent, procesado por la muerte de 15 personas en caso “Caravana de la Muerte” en el Regimiento de La Serena, arriesga una condena por homicidio calificado junto al ex comandante en jefe del Ejército, Juan Emilio Cheyre.

Sábado 30 de junio

Ojeda calificó las acusaciones como “falsas” en el regimiento “Se interrogaba a terroristas, a guerrilleros” pero estos los 15 fusilados “merecían esa pena de muerte. Todavía lo creo”. Los prisioneros fueron sometidos a torturas, como lo indican las evidencias tras ser exhumados los cadáveres desde una fosa común en el cementerio de La Serena.

11 de septiembre de 1973, las Fuerzas Armadas comandadas por Augusto Pinochet bombardearon el Palacio de la Moneda. Tomaron por asalto las principales dependencias del poder estatal, así como las fábricas, barrios populares y centros de estudio.

Este sangriento golpe de Estado fue organizado por las patronales chilenas, como la familia Edwards junto a la embajada norteamericana y las Fuerzas Armadas, con el objetivo de cortar el proceso revolucionario que se desarrollaba entre los trabajadores.

Los trabajadores políticamente organizados en cordones industriales fue uno de los primeros blancos de la dictadura, prontos cárceles regimientos y recintos deportivos se repletaron de detenidos, en su mayoría trabajadores, muchos sometidos a torturas y violentos interrogatorios todo asomo de insubordinación fue abortado radicalmente desde el mismo 11 de septiembre.

La caravana de la muerte fue la comitiva militar que partió desde septiembre del 1973, recorriendo el sur y norte de chile en un viaje de exterminio que cobro un centenar de víctimas, la misión fue dirigida por Pinochet y quedo a cargo Sergio Arellano Stark, uno de los importantes conspiradores del golpe militar.

Con el golpe del 73, se inicia una un periodo de terrorismo de estado y de destrucción de todos los espacios democráticos, la dictadura suponía que actuarían grupos armados, y no descartaban eventuales acciones anti golpe en el propio seno de las fuerzas mandas.

El objetivo de la caravana de la muerte fue dar un mensaje poderos a toda la oficialidad del ejército, para evitar cualquier insubordinación o debilidad ante los adversarios de la dictadura militar, liquidar presos políticos, aterrorizar a la población. Arellano a la cabeza desde el helicóptero el “puma” ejecuto, torturó y detuvo ilegalmente en Linares, Valdivia, Cauquenes, Curicó, La Serena, Copiapó, Antofagasta, Calama y Arica.

Pero en nada quedo la histórica condena de seis años por homicidio calificado por los cuatros jóvenes en el “episodio san Javier” de la “caravana de la muerte”, cuando la legislación de heredada de la dictadura absolvió de responsabilidad a Arellano por Alzheimer, en marzo del 2016 mueren en la impunidad sin pisar ningún día de cárcel.

Jaime Ojeda Torrent, el actual coronel de Ejército procesado por homicidio calificado no querrá ser absuelto, se mofa de la misma legalidad en una reciente entrevista comento: todo es “un negociado. ¿Sabe cuánto les van a pagar porque el juez va a pedir indemnización?”, que no hace más que demostrar la impunidad para los genocidas.






Temas relacionados

Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO