Cultura

ANIVERSARIO FALLECIMIENTO

Evita: una figura controvertida

Amada y odiada Eva Duarte de Perón se convirtió en un mito. En el aniversario de su muerte reflexionamos sobre su papel en el gobierno peronista y sus ideas sobre el rol social de las mujeres.

Soledad Domenichetti

Delegada FOETRA Agrupación Violeta | @soledome1 Historiadora

Miércoles 26 de julio | Edición del día

1 / 2

Mi mamá siempre contaba que cuando murió Eva mi abuelo salió al patio de su casa en Villa Urquiza y descorchó una sidra. Por la otra parte de la familia, mi papá contaba que, en cambio, en La Plata, mi abuela no paraba de llorar. La figura de Eva despertaba pasiones encontradas. Amada y odiada.

La “abanderada de los humildes”

Nacida en Los Toldos, de origen humilde, supo “ganarse el corazón de sus descamisados”. En 1944, ya instalada en Buenos Aires conoce a Juan Domingo Perón.

Evita no va a ocupar el lugar que tradicionalmente tenían las Primeras Damas, siempre de posición social acomodada, para las que la actividad política estaba prácticamente vedada y su rol, como mucho, era el de la beneficencia. Por el contrario, Eva va a tener un papel central en el régimen político durante el peronismo, y desde el Ministerio de Trabajo, seguiría la problemática sindical. De manera cotidiana Eva recibe delegaciones de obreros y sindicalistas, era parte de las discusiones de los convenios colectivos de trabajo, manteniendo relación diaria con los más altos dirigentes de la CGT y actúa como intermediaria en la discusión de algunas reivindicaciones.

El aspecto por el que sería más recordada, y con el que conquistó el cariño de los más humildes, fue su intensa actividad vinculada a la ayuda social. En 1948, se creó la Fundación Eva Perón que, entre otras ocupaciones, terminó de absorber las actividades que desarrollaba la Sociedad de Beneficencia, en asilos y orfanatos, y las extendió a todo el país. La Fundación se ocupó de brindar derechos elementales que debía garantizar el Estado, intentando desligar en la conciencia de los trabajadores sus luchas de la obtención de estos derechos.

Llevó adelante tareas en las áreas de salud, vivienda, educación, recreación, deportes y acción social directa. Así, se construyeron hospitales, escuelas, residencias para la tercera edad, para mujeres y niños, barrios populares, hoteles.

Muchos niños tenían su primera bicicleta o su primera muñeca gracias a la Fundación. Mi abuela Negra, la platense, contaba que veía a los nenes en las calles de Barrio Jardín jugar “gracias a Evita”. Miles de mujeres accedían a una máquina de coser. Aunque mi mamá se encargaba de aclarar que la de mi abuela Niní, marca Singer, se la había comprado mi abuelo, el mismo que descorchó la sidra, “con mucho esfuerzo”.

El voto femenino

En noviembre de 1951, las mujeres votan por primera vez en la Argentina, conquista que es presentada como un logro del peronismo en general, y de la figura de Eva en particular. Esta forma de presentar los hechos, sin embargo, intentó negar la lucha incansable por el sufragio femenino y por los derechos de las mujeres, de militantes (en su mayoría socialistas o anarquistas) como Alicia Moreau de Justo o Julieta Lanteri, quien 40 años antes de que se proclamara el voto femenino, lograba votar en la ciudad de Buenos Aires, el 26 de noviembre de 1911, aunque sin poder conseguir que la ley proclamara ese derecho para todas las mujeres.

No había pasado un año del voto femenino y ya estaban apareciendo los primeros signos de crisis política en el gobierno, cuando Eva Perón, tras una dura enfermedad, muere prematuramente en Buenos Aires. La CGT declaró un paro por 3 días y el Gobierno anunció duelo nacional por 30 días. Su cuerpo sería velado durante 2 semanas en la Secretaría de Trabajo y Previsión para ser llevado luego al Congreso y la CGT, la procesión en su funeral será una de las más grandes de la historia de nuestro país, acompañada por 2.000.000 de trabajadores, hombres y mujeres, que fueron a despedir a la “compañera Evita”.

Evita y su papel en el régimen peronista

Desde la perspectiva que desarrollamos en el libro, es decir, la de la historia del movimiento obrero, el peronismo cumplió su rol de contener las potencialidades revolucionarias de esta clase, y Eva acompañó este objetivo cumpliendo una función clave en la tarea de vincular las conquistas que las masas obtenían al papel benefactor del Estado y al del propio peronismo, y por lo tanto desvincularlas de sus propias luchas (y sobre todo del sujeto, los mismos trabajadores), rol que se ve con claridad en su tarea social. De aquí que no podemos olvidar tampoco el papel que cumplió en contener las luchas de los trabajadores. Lo vemos, por ejemplo, durante la huelga ferroviaria de 1950, cuando va a los Talleres de Escalada para persuadir a los trabajadores a que levanten el paro, planteando que el país necesitaba de su solidaridad. Los ferroviarios sin embargo continúan con sus medidas de fuerza. En la película Eva Perón, dirigida por Juan Carlos Desanzo y escrita por José Pablo Feinmann, se representa el diálogo entre Eva y los huelguistas: “Esta huelga, compañeros, que ustedes le están haciendo al gobierno peronista es contra el movimiento obrero, es una huelga contra ustedes mismos. El que le hace una huelga al peronismo es un carnero de la oligarquía", luego sigue: "hacerle una huelga a Perón es trabajar para la antipatria". Cuando un trabajador la increpa sobre el salario ferroviario, Eva le dice que, por supuesto no es justo, pero arremete: “Además, compañeros, ¿estamos hablando solamente de salarios? ¿qué pasa? ¿y la vivienda? ¿y los derechos sociales y las jubilaciones y las vacaciones pagas? ¿quién les dio todo eso? ¡Se los dio Perón!”.

El mensaje era claro: los trabajadores debían olvidar que esas conquistas se debían a las décadas de lucha que ellos mismos protagonizaron. A esas tradiciones apelaron los ferroviarios que comenzaban a ver que esos derechos corrían riesgo en manos de un gobierno que mostraba cada vez más claramente para quién gobernaba en realidad.

Te puede interesar: Cien años de historia del movimiento obrero argentino. 1970-1969

Evita: ¿un modelo de mujer?

Hoy, en tiempos donde el empoderamiento de las mujeres, siempre individual, parece haberse puesto de moda, personajes como Eva que supieron desafiar el estereotipo de la mujer argentina de su época y del rol de la esposa de un presidente, parecen ser ejemplos a seguir. Sin embargo, ese lugar con el que supo incomodar a las mujeres de la alta sociedad no puede separarse de su papel en el régimen del que formó parte, y que está destinado a mantener lo fundamental de las relaciones sociales de clase y con ellas el lugar de la mujer.

Eva Perón se propuso quitarle todo contenido cuestionador de las relaciones sociales al movimiento feminista existente en el país, velando las tradiciones de lucha que se expresaron en la organización independiente de mujeres trabajadoras en la izquierda, durante los orígenes del movimiento obrero argentino. Por el contrario, el peronismo les recordaba su lugar de reproductoras, pero ahora no solo de las relaciones sociales que le otorgaban un papel subordinado, sino también de reproductoras del movimiento liderado por Perón. Decía Eva Perón en La razón de mi vida “El problema de la mujer es siempre en todas partes el hondo y fundamental problema del hogar. Es su gran destino. Su irremediable destino”.

El destino de destierro que al cuerpo de Eva luego le dará la gorila Revolución Libertadora, no harán más que reforzar su lugar de mito e ícono del peronismo, ayudando a opacar lo contradictorio de su figura y haciendo de ella una bandera de la llamada ala revolucionaria del movimiento en los años 70.






Temas relacionados

Voto femenino   /    María Eva Duarte de Perón   /    Ediciones IPS-CEIP   /    Peronismo   /    Historia   /    Cultura   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO