Internacional

RELACIONES TRASATLÁNTICAS

Europa se aleja no solo de Trump, sino de EE. UU.

Nueva época de las relaciones entre EEUU y Alemania. La deconstrucción de la arquitectura transatlántica y el aumento del desorden mundial.

Juan Chingo

Comité de redacción de Révolution Permanente

Viernes 23 de junio | Edición del día

La semana pasada, el Senado de Estados Unidos aprobó por abrumadora mayoría una ampliación de las sanciones contra Rusia, un país que los senadores consideran que contribuye a la desestabilización de Siria y Ucrania y que interfiere en procesos electorales de terceros países. Adoptando una línea dura, principalmente para hacer pagar a Moscú su supuesta interferencia a través de ataques cibernéticos en la campaña presidencial de 2016, esta extensión de las sanciones - que serán codificados en la ley y por ende más difíciles de levantar – busca limitar la capacidad de Trump para relajar, suspender o anular las sanciones existentes en busca de una relación más estrecha con Rusia. Las mismas podrían ser ampliamente aprobadas también por la Cámara de Representantes.

El gasoducto Nord Stream 2 en el centro de la disputa

A las capitales europeas les preocupa el impacto que la iniciativa pueda tener sobre las empresas que participan del gasoducto Nord Stream 2 que busca transportar gas ruso a través de las aguas del Mar Báltico hacia Alemania y otros países europeos. De esta manera, este proyecto llamado el gasoducto Molotov-Ribbentrop 2 [1] por Polonia, desvía el gas siberiano de los oleoductos existentes en tierra: el enlace de Yamal a través de Bielorrusia y Polonia; y el llamado enlace de la Hermandad a través de Ucrania al sureste de Europa. Geopolíticamente, el Nord Stream 2 crea un arreglo especial con Alemania al tiempo que socava los intereses de seguridad y económicos de Europa oriental y central, y deja a Ucrania a merced del chantaje del Kremlin. El mismo va a ser construido por Gazprom asociado con otras cinco grandes firmas que financian la mitad del proyecto de 9,5 mil millones de euros: la francesa Engie, la anglo-holandesa Shell, OMV de Austria y las alemanas Uniper y Wintershall (BASF).

En esta disputa que divide a los países europeos, un nuevo actor imprevisto acaba de entrar en escena: los Estados Unidos. Es que el texto aprobado permite no solo que se impongan “nuevas sanciones a sectores clave de la economía de Rusia”, sino que la sección 233 se refiere expresamente al desarrollo de oleoductos. Aunque no cita expresamente el controvertido Nord Stream 2, sí especifica que el presidente puede imponer sanciones a empresas que inviertan en la construcción de oleoductos para la exportación de energía. Las sanciones dirigidas a empresas que operan en el sector de la energía son, en todo caso, un instrumento opcional y depende de que la Casa Blanca opte por utilizarlo. “Si el Departamento del Tesoro usa esta provisión de una manera agresiva, podría amenazar con sancionar a cualquier compañía que invierta en Nord Stream 2”, explican desde el think tank Atlantic Council[2].

Increíblemente los senadores estadounidenses ponen como fundamento... la amenaza a la seguridad energética del Viejo Continente. Ellos juzgan que "el gobierno de Estados Unidos debe priorizar el apoyo a las exportaciones de energía de los Estados Unidos para crear empleos y fortalecer la política exterior de Estados Unidos", a la vez que también "ayudar a los aliados de Estados Unidos”[3]. El mismo diario afirma que “Con Nord Stream 2, saben que las exportaciones estadounidenses de gas de esquisto, que comenzaron modestamente en 2017, sufrirán gravemente la competencia del gas ruso. Es una forma de los Estados Unidos de "promover su propio gas", dice Isabelle Kocher, CEO de Engie. Las compañías estadounidenses tratan de exportar gas natural licuado (GNL)[4] a Europa, después de que la Administración de Barack Obama aprobara levantar las restricciones. Desde el punto de vista estratégico norteamericano el flujo de gas licuado barato en Europa rompe el monopolio de la rusa Gazprom y obliga a bajar los precios de la misma manera que el petróleo de esquisto estadounidense está rompiendo el dominio de la OPEP en los precios del crudo cambiando la relación de fuerzas y la dependencia con los dos grandes centros de producción de materias primas energéticas a nivel internacional. Tanto Lituania como Polonia abrieron terminales portuarias para recibir gas licuado. El gas de Gazpron es mucho más barato pero en términos geoestratégicos el GNL se ha vuelto lo suficientemente barato como para alterar por completo el equilibrio de poder, a pesar de la necesidad de licuarlo, transportarlo en barcos congelados y luego regasificarlo.

La brutal respuesta de Alemania y Austria

De forma colectiva y en nombre de la UE, Alemania y Austria se han unido en una brutal respuesta a la iniciativa del Senado norteamericano: “¡No podemos aceptar la amenaza de imponer sanciones ilegales extraterritoriales a compañías europeas que participan en los esfuerzos para expandir el suministro energético!”, aseguran el titular de Exteriores alemán y el canciller austríaco en un duro comunicado conjunto. Sigmar Gabriel y Christian Kern agregan en su comunicado que “La enmienda pretende proteger sus empleos en la industria estadounidense del gas y el petróleo”. “Las sanciones políticas no deben estar de ninguna manera vinculadas a los intereses económicos”, añade, para a continuación amenazar con un mayor deterioro de las relaciones trasatlánticas: “Amenazar con imponer sanciones a empresas de Alemania, Austria y otros países europeos en relación a sus negocios en EE UU si participan o financian proyectos de gas natural que impliquen a Rusia, como el Nord Stream 2, impacta de nuevo a las relaciones euroamericanas de forma negativa”. Estas declaraciones, a pesar de su habitual cautela, fueron apoyadas por la canciller alemana Ángela Merkel, cuyo vocero dijo que compartía “el mismo nivel de preocupación” expresado con “la misma vehemencia”.


Ministro de Exteriores alemán, Sigmar Gabriel y Canciller austríaco, Christian Kern.

Una nueva época de las relaciones entre EEUU y Alemania

Este es el último encontronazo diplomático, en medio de un clima de creciente tensión entre Washington y Berlín. La canciller alemana, Ángela Merkel, rompió recientemente su tradicional tono moderado para declarar que Europa ya no puede contar con el aliado estadounidense como hasta ahora, a raíz de que Trump decidiera abandonar el Acuerdo de París sobre cambio climático. En frase que hizo época pronunciada en un acto de campaña de su partido en Múnich, la líder democristiana había afirmado que “Los tiempos en que podíamos contar completamente con otros están terminando. Así lo he experimentado estos últimos días”. Pero este último que estamos comentando es revelador pues muestra un salto del enfrentamiento entre Europa y los EEUU. Es que a fines de mayo Merkel apuntaba esencialmente a Trump y su administración, colocándose de facto en el mismo campo que los oponentes de Trump en Washington DC, es decir, en particular el Congreso en muchos casos. Pero este golpe del sector anti-ruso del ‘establishment’ norteamericano golpea por sobre todo a sus proclamados aliados europeos. Ya no es solamente Trump a quien los alemanes denuncian, sino a Washington en su conjunto. Es un salto en la división transatlántica que toma un carácter verdaderamente estructural y de círculo vicioso, ya que a su vez refuerza la política anti europea de Trump. Desde hace meses Washington no repara en críticas a Berlín, a causa del superávit comercial alemán, que desequilibra la balanza comercial entre ambos países y de la que Trump considera una insuficiente contribución alemana a la OTAN.

Dicho de otra manera, la acción bipartidista del Senado de los Estados Unidos y la aguda respuesta del gobierno alemán ponen de manifiesto que los conflictos entre Estados Unidos y Alemania no se están intensificando simplemente como resultado del Presidente Donald Trump, sino que tienen profundas raíces objetivas como hemos dado cuenta en esta columna en varias ocasiones y desde hace años (Ver por ejemplo aquí, acá y aquí por nombrar algunos). Debemos notar que desde el choque de la reunión del G7 de la que Merkel salió asqueada del comportamiento del presidente norteamericano, el gobierno alemán ha trabajado sistemáticamente para expandir sus relaciones políticas y económicas mundiales. Después de que el primer ministro chino Li Keqiang y el primer ministro indio Narendra Modi visitaran Berlín a principios de junio, Merkel visitó Argentina y México, a la vez que el gobierno organizó una importante conferencia sobre África en Berlín los últimos días.

Por su parte, el mismo Sigmar Gabriel criticó la acción respaldada por Estados Unidos de Arabia Saudita contra Qatar, que está dirigida sobre todo a Irán. En una declaración, Gabriel defendió al emirato y advirtió contra una "Trumpificación" de las relaciones en la región. Los "últimos acuerdos gigantescos de armas entre el presidente estadounidense Trump y las monarquías del Golfo" intensificaron "el peligro de una nueva carrera armamentista". Esta era "una política completamente errónea, y ciertamente no la política de Alemania". Esta oposición de Alemania a EEUU y a Trump se ha intensificado desde el triunfo de Macron en Francia, el reflote del eje franco-alemán y la discusión de la construcción de un Ejército Europeo.

Hacia un desorden mundial

Como venimos afirmando desde la asunción de Trump, está claro que está en marcha un cambio en la política mundial con vastas implicaciones. Las relaciones e instituciones mundiales que durante décadas establecieron el marco para el desarrollo de la economía mundial capitalista y su política, están crujiendo. El intento de Trump en las cumbres del G7 y de la OTAN de asegurar mejores condiciones económicas para los Estados Unidos en relación a sus socios europeos, en especial Alemania, han sido un tiro por la culata como hemos visto. Ya ni siquiera la perspectiva de que la tensión bilateral pueda ensombrecer la cumbre del G20 del próximo mes en Hamburgo parece estar frenando a la veterana canciller alemán, la política más poderosa de Europa. Por el contrario a pesar del proteccionismo declarado de Trump, ésta quiere hacer avanzar la liberalización de los intercambios comerciales en el G20.

Algunos estrategas norteamericanos de política exterior califican estos acontecimientos como un retroceso histórico para Washington. Jacob Heilbrunn, editor de The National Interest dice que: "Cada administración americana desde 1945 ha tratado de trabajar estrechamente con Alemania y la OTAN", pero que EEUU bajo Trump están “empujando a Merkel a crear una superpotencia alemana"[5]. Y agrega: “Ahora que Francia ha elegido a Emanuel Macron presidente, Merkel está poniendo de nuevo de moda un eje franco-alemán que persiga un camino común económico y militar. Esto señalará una disminución significativa en el prestigio y la influencia estadounidense en el extranjero. Imaginemos, por ejemplo, que Merkel decide desafiar el empuje de Trump por sancionar y aislar a Irán estableciendo relaciones comerciales con Corea del Norte, incluyendo la venta de armas.

Todavía no estamos ahí. Pero el acercamiento de Trump a Europa y en otras partes se ha basado en la idea de que él puede desafiar las reglas del juego y extraer lo que quiere. El problema es que está animando a Alemania a convertirse en la superpotencia de Europa e inevitablemente perseguirá lo que considere sus propios intereses. Después de todo, es la nación que inventó el término “realpolitik”. La probabilidad es real pero como ya dijimos, y a diferencia de este estratega, para nosotros Trump solo acelera tendencias en la relación trasatlántica que vienen de la crisis de 2008 y se incrementaron durante la presidencia Obama, aunque éste a diferencia de Trump supo cubrir los intereses norteamericanos con una relación particular con Merkel, incluso por momentos contrario a los intereses geoeconómicos de Alemania como es el caso de las controvertidas sanciones a Moscú.

Pero lo que está claro es que este estratega se apura todavía demasiado: lo que estamos viendo sobre todo es la deconstrucción de la arquitectura transatlántica. Es esto que avanza al ritmo de la oposición y la inconsistencia anti-Trump en Washington DC, así como las ofensivas del trumpismo y las dificultades de Alemania para afirmar su liderazgo europeo en el marco de la potencia de la influencia norteamericana en Europa y Alemania después de más dos tercios de siglo. El vacío que crea la deconstrucción de esta influencia no puede ser llenado fácilmente más aun en el marco del desorden exacerbado que caracterizan a Washington, como consecuencia de la división de la elite y los factores de poder. Ni Alemania, ni la UE, están a la altura de poder llenar ese vacío. En este marco el desorden norteamericano solo puede aumentar el desorden mundial.

Notas:
[1] El Tratado de no Agresión entre Alemania y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, conocido coloquialmente como Pacto Ribbentrop-Mólotov, fue firmado entre la Alemania Nazi y la Unión Soviética por los ministros de relaciones exteriores de ambos países, Joachim von Ribbentrop y Viacheslav Mólotov. El pacto se firmó nueve días antes de iniciarse la Segunda Guerra Mundial e incluía un reparto reaccionario en zonas de influencia de Europa del este. La peregrina idea de Stalin de que el mismo impediría la decisión del régimen nazi de invadir la Unión Soviética se mostró totalmente ilusoria.

[2] El País 16/6/2017.

[3] Citado en “La ‘ guerre du gaz ’ sort des frontières de l’Europe », Le Monde 17/6/2017.

[4] El gas natural licuado (GNL) es gas natural que ha sido procesado para ser transportado en forma líquida. Es la mejor alternativa para monetizar reservas en sitios apartados, donde no es económico llevar el gas al mercado directamente ya sea por gasoducto o por generación de electricidad. El advenimiento del GNL transportado significa que los precios del gas reflejan el mercado global. El suministro de Australia y de Indonesia, además de las exportaciones de Qatar, ha llevado a la abundancia. En 2015, el GNL reemplazó al mineral de hierro para convertirse en el segundo producto más comercializado del mundo después del crudo. Para algunos es sólo el comienzo. La Agencia Internacional de la Energía espera que represente la mitad del suministro mundial de gas para 2040.

[5] “Is Trump Pushing Merkel to Create A German Superpower?”, The National Interest 28/5/2017.






Temas relacionados

Donald Trump   /    GNL   /    OTAN   /    Rusia   /    Europa   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO