TOMA FEMINISTA

Estudiantes de UNAB toman sede Bellavista y facultad de Derecho de Viña del Mar por denuncia de acoso que involucra a un Decano

Ante hacerse públicos los casos de acoso sexual y laboral hacia docentes por parte del Decano de la Facultad de Derecho, el día de ayer, los estudiantes decidieron hacer ocupación de los espacios hasta lograr la destitución de la máxima autoridad de su carrera.

Felipe Flores

Estudiante de Derecho

Sábado 12 de mayo

Nuevamente la Universidad Andrés Bello (UNAB) sale a la palestra, y esta vez no es a propósito del lucro, sino que en esta oportunidad, el plantel sale a la luz pública ante una nueva denuncia de acoso sexual y laboral hacia una docente por parte del Decano de la Facultad de Derecho, Juan David Terrazas. Esto, en medio de diversas tomas que vienen cuestionando estas problemáticas y que se prolongan en diversas universidades a nivel nacional.

LA DENUNCIA

La profesora de Derecho, Sonia Inostroza, hizo una declaración pública en la que relata que fue víctima de acoso sexual. Según su testimonio, todo comenzó con miradas inapropiadas y la situación empeoró en el 2016, cuando el decano le ofreció trabajar como secretaria académica de Vespertino en la universidad; período en el cual habría sido víctima de tocaciones y comentarios desagradables.

La docente, relata que esas situaciones se repetían más seguido, “viéndome obligada a soportar este acoso sexual estando absolutamente impotente, puesto que necesitábamos el trabajo”. La catedratica pide investigar además, acoso laboral por los cambios de horarios en la jornada y labores no correspondientes a sus funciones.

En tanto, su marido, el destacado romanista Francisco Samper -quien fue director de la tesis doctoral de Terrazas-, denunció también hostigamiento laboral en 2018. “Los acosos hacia mí son de carácter grave y no existe otro fundamento que los intentos de saldar nuestras cuentas pendientes con el decano”, dice en su declaración.

DECLARACIÓN DE LA UNIVERSIDAD

Ante estos hechos, la universidad declaró, “de manera inmediata se dio curso a una investigación sumaria, la cual fue notificada el día martes 8 de mayo al denunciado”. Esto, según como lo establece el protocolo para este tipo de situaciones.

La institución “rechaza de manera categórica todo tipo de violencia, abuso, acoso, maltrato o discriminación en todas sus formas”, explicó en un comunicado. El texto señala que la normativa interna para este tipo de situaciones establece que este tipo de faltas “son consideradas graves y es atendiendo a ello que el sumario se realizará con la mayor celeridad, resguardando la reserva correspondiente para garantizar la integridad de los denunciantes y también del denunciado”.

La universidad sostiene que se tomarán las medidas para resguardar el debido proceso, “en especial en lo que se refiere a la relación laboral entre el denunciado y los denunciantes y al resguardo frente a eventuales represalias”.

LA ORGANIZACIÓN ESTUDIANTIL ANTE EL ACOSO EN LA UNIVERSIDAD

Los estudiantes de la sede bellavista de Santiago y Viña del Mar, no se hicieron esperar y mediante sus asambleas, decidieron hacer ocupación de los espacios hasta lograr la destitución de la cuestionada autoridad.

En este mismo sentido, han venido preparando diversas actividades que apuntan a cuestionar el machismo imperante en las casas de estudios, así como también preparar la movilización nacional que se realizará el próximo miércoles 16. De igual forma, se están discutiendo la generación urgente de protocolos contra el acoso, a fin de canalizar de una mejor manera estas situaciones.

No cabe duda de que este nuevo fenómeno es el principal hecho político del momento, esto se expresa en las mas de 17 universidades que se encuentran movilizadas, como la Universidad Católica de Temuco, Universidad de Chile, la UTEM, la Universidad Austral, la Universidad Santa María, y ahora la Andrés Bello, quienes mantienen diversos niveles de lucha como tomas o paros en contra de la violencia machista. La mayoría de las movilizaciones se iniciaron por casos particulares de acoso y abuso sexual, pero a medida que se van trenzando las redes de acción y discusión, se comienzan a articular ejes para una profundización a nivel programático.

En definitiva, el cuestionamiento profundo que empieza a nacer en nuestros espacios sobre el machismo y su violencia, es precisamente lo que nos abre el camino para erradicar el patriarcado en todas sus formas, la acción que los estudiantes podamos generar puede transformar esta realidad.

POR COMISIONES TRIESTAMENTALES EN LAS UNIVERSIDADES Y UN COGOBIERNO UNIVERSITARIO

Estas distintas fuerzas hasta ahora, se han centrado en la confección, en un análisis crítico de los protocolos y en el rol que han jugado las autoridades de las universidades para que se hagan efectivos. Por supuesto que debemos tomar medidas frente a los casos de acoso y abuso en las universidades. Pero estos protocolos por sí solos son insuficientes, y no dan abasto a las necesidades de los espacios educativos, considerando que es una estructura social completa la que potencia, valida y reproduce la violencia machista en todos sus niveles.

Entender que el patriarcado se entrelaza de manera intrínseca con el capitalismo neoliberal, implica asimilar que nuestras estrategias deben procurar no aglutinarse bajo la hipocresía de las autoridades y los gobiernos de turno. Mas aún cuando el conglomerado Laureate ha hecho oídos sordos ante las denuncias, manteniendo en completo secreto los casos y garantizando impunidad a las autoridades que ellos mismos designan bajo cuatro paredes. Y es que son estas mismas autoridades universitarias, las que son elegidas por una minoría privilegiada de académicos, quienes han sido los principales sostenedores de la violencia tanto en las aulas como en los pasillos universitarios.

Para esto, se vuelve clave aliarnos con quienes la universidad también oprime: las y los funcionarios, tanto de planta como a honorarios; lo mismo el estamento docente, quienes debido a las jerarquías académicas no tienen participación equitativa en las elecciones de rector. Conquistar esa unidad desde las bases, desplegada en paros, claustros e instancias de movilización como asambleas y marchas, puede proponerse conquistar organismos con representación de todos los estamentos, comisiones triestamentales que puedan tomar los casos de violencia machista independiente de las autoridades, abriendo el camino al cogobierno universitario como mecanismo democrático real para construir la universidad que queremos: que tras acreditarse lucro en nuestro plantel, ésta pase a manos del Estado y obtenga una financiamiento integral para una educación pública, gratuita y no sexista, que barra con toda la herencia de la dictadura, y que plantee la universidad como herramienta más para acabar con este sistema capitalista y patriarcal.

Hacemos al llamado a todas las compañeras de la sede Viña, a sumarse a la Asamblea de Mujeres que se realizará este lunes a las 14:00 en las dependencias de la sede y al mismo tiempo a todos los compañeros, a que ayuden a garantizar la realización de esta actividad






Temas relacionados

Acoso   /   Feminismo   /   Educación

Comentarios

DEJAR COMENTARIO