Juventud

BAHÍA BLANCA - 24 DE MARZO

Este 24M la impunidad no se negocia, seamos miles en las calles de Bahía Blanca

Apuntes de un militante estudiantil a 42 años de la dictadura cívico, eclesiástico militar.

Miércoles 21 de marzo de 2018 | Edición del día

Mi nombre es Diego, estudio el Profesorado de Historia en la UNS y milito en Tesis XI como parte de la Juventud del PTS en el Frente de Izquierda, con Myriam Bregman y Nico del Caño. Escribir estas palabras me hubiese costado en el año 76 ser parte de las decenas de estudiantes, profesores y no docentes que fueron acusados de “infiltración ideológica” en la Universidad Nacional del Sur.

¿Y qué era la “infiltración ideologica”? Que se infiltren otras ideas en la universidad a la que pocos acceden y que está hecha para formar exitosos profesionales para las empresas. Ideas que consideren que hay que cambiar radicalmente la universidad, que tiene que insertarse en la comunidad y estar al servicio de las grandes mayorías. O ideas aún más radicales, que no solo hay que cambiar la universidad, sino que hay que cambiar la sociedad toda para que ese 1% de empresarios deje de enriquecerse y vivir una vida lujosa a costa de empobrecer al otro 99%. Las ideas del marxismo, peligrosas para las instituciones de la patria, la familia y la iglesia.

En definitiva, la derecha peronista de la AAA no tuvo mejor idea en el año 75, que sacarse de encima todas esas ideas interviniendo la universidad y poniendo como rector a Remus Tetu, un fascista que se había escapado de la cárcel en Rumania, por los crímenes que había cometido el régimen del que era ministro. Pocos días después, el 3 de abril, asesinarían en los pasillos de la universidad a David Watu Cilleruelo, quien iba a ser secretario de la recientemente creada Federacion Universitaria del Sur que nucleaba a los distintos centros de estudiantes.

Vuelvo al presente, Nestor Montezanti, comprobado personal civil de inteligencia del batallón 601, está procesado bajo acusación de haber sido parte y defensor legal de la AAA antes y después de la dictadura. El tipo se mantuvo impunemente como un “honorable” profesor de derecho en la universidad, que maltrataba al estudiantado y a sus colegas, a la vez que era camarista federal conservando un gran poder político, que usó para infiltrar ilegalmente en el 2014 a un policía de la bonaerense haciéndose pasar por estudiante, que investigó quienes eran los docentes y estudiantes que se estaban organizando para sacar a los fachos de la UNS.

Todos los gobiernos y las sucesivas autoridades de la UNS (ligadas al PS, al FPV y a la UCR) permitieron que este genocida sea hoy un jubilado de privilegio. Mientras tanto el intendente de Cambiemos, Héctor Gay, cada vez que puede hace una más o menos explícita reivindicación de la dictadura. Sólo con organización y en las calles podemos terminar con la impunidad.

Contra la impunidad de ayer y de hoy

Cuando con mis compañeros y compañeras hablamos de la impunidad de ayer y de hoy, nos referimos a que tipos como éste continuaron libres, y manteniendo importantes cargos en dependencias estatales. Los números son escalofriantes, de 200.000 militares implicados en la dictadura solo fueron condenados 851, y de ellos unos 533 estan bajo arresto domiciliario. Teniendo en cuenta que hubieron 600 campos clandestinos de detención, la cuenta da que hay poco más de un milico condenado por cada uno de estos centros (fuente: Hijos La Plata).

Más impunidad aún hubo para los propios empresarios que estuvieron detrás del golpe e incluso marcaban a los trabajadores que después los milicos se iban a chupar. Los casos más extremos fueron los de la planta de Ford donde funcionó un campo clandestino de detención, o el de Ledesma donde estuvieron durante una semana entre el 20 y el 27 de julio del 76 cortando la luz del pueblo para llevarse a los trabajadores del ingenio azucarero que el directivo Blaquier había marcado como subversivos. Así detuvieron ilegalmente a 400 trabajadores de los cuales 55 continúan desaparecidos. En Bahia seguimos exigiendo la cárcel a Massot por las muertes de Heinrich y Loyola, obreros graficos de La Nueva Provincia asesinados en el año 76 por su militancia.

La impunidad es tal para los empresarios, que no hay ni uno preso, y para no develar esas y otras complicidades los distintos gobiernos radicales, peronistas y de cambiemos, mantuvieron cerrados los archivos de la dictadura, lo que impide que se encuentren los nietos que faltan, y haya una justicia completa.

Es indignante pensar que estos multimillonarios genocidas son los que se benefician del ajuste que están llevando a cabo Macri y los gobernadores tanto de Cambiemos como del peronismo. Es que algo no cambió todo este tiempo, y es que los gobiernos de turno defienden los intereses de unos u otros empresarios, y utilizan la fuerza represiva del Estado para acallar los reclamos.

El golpe militar del 76 y la desaparición de 30.000 compañeras y compañeros fue la última carta que jugaron cuando el gobierno de Isabel Perón no podía responder ante las masivas movilizaciones de las coordinadoras interfabriles contra el ajuste, y había un profundo cuestionamiento al orden social capitalista. Hoy en día, se ve el mismo rol de las fuerzas represivas cuando reprimen las movilizaciones contra la reforma previsional llevándose detenidos, y asesinan a Santiago Maldonado y Rafael Nahuel por defender los reclamos del pueblo mapuche.

Son las mismas botas las de hoy y las de ayer

Que todavía hoy hayan miles de efectivos de la bonaerense que están en funciones desde la dictadura (incluido el propio Etchecolaz que fue cesanteado recién el año pasado), nos marca la gravedad del asunto. De la vuelta de la democracia al 2015 hubieron 4500 muertes por represión estatal, incluyendo casos de gatillo fácil, represión a la protesta social, etc. Hoy con el macrismo esto se agrava y asesinan a un pibe cada 23hs.

La denuncia que levantamos de nuestro compañero Ema hostigado por la policía local por ser militante de izquierda y parte del colectivo LGTBI, es expresión de lo que viven miles de pibes alrededor del país. Las instituciones represivas funcionan como una gran fabrica de Chocobares al servicio de los que más tienen.

Por eso denunciamos que el año pasado Cardumen y Patria Grande fueron en las listas de Vamos con un candidato como Ayude a la cabeza, quien votó la creación de la policía local planteando que de “la reunión con los vecinos de Universitario surgió con claridad que falta presencia policial no solamente física, sino actitudinal”.

Estas organizaciones, que llamaron a votar a Unidad Ciudadana, son las mismas que, con sectores del PC y la Watu, plantean que hay que hacer un 24 en unidad con el Kirchnerismo para darle un mayor golpe al gobierno. Esto implica en los hechos dejar de denunciar a quienes son garantes del ajuste en las provincias que gobiernan y agrandaron el aparato represivo, creando las policías locales y metiendo a la gendarmería en los barrios, manteniendo un manto de impunidad sobre los genocidas como Milani y los complices empresariales y eclesiasticos de la dictadura como el Papa Bergoglio.

No se puede enfrentar la impunidad callando la lucha por la aparición de Julio López, de Daniel Solano, silenciando la responsabilidad del FPV que aplica la doctrina Chocobar de Macri en Tucumán.

Por un 24M junto a los trabajadores, la juventud y la lucha de las mujeres

Nosotros consideramos que la verdadera unidad que necesitamos para enfrentar al macrismo es junto a las y los trabajadores que están enfrentando activamente el ajuste y los despidos del gobierno, como están haciendo en Río Turbio, en Ferrobaires, las enfermeras del Hospital Posadas, y la docencia en defensa de la educación pública.

Fuerzas no nos faltan, como ya se demostró el 14 y 18 de diciembre, en movilizaciones que dejaron en suspenso la reforma laboral que quería pasar Cambiemos. O el ultimo 8M que hizo que la tierra tiemble contra el machismo, contra la reaccionaria Iglesia Católica que se lleva millones del Estado cada año y por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Organizándonos y saliendo masivamente a la calle logramos poner un freno al 2x1 a los genocidas y que Etchecolatz vuelva a la cárcel.

Este sábado no da igual, te invito a marchar con la Juventud del PTS y sus agrupaciones, Tesis XI y Pan y Rosas . Porque queremos justicia por Santiago, Rafael, Julio Lopez, Luciano Arruga, Giuliano Gallo, Seba Bustos, Marielle Franco y todos los muertos en manos del Estado tanto en dictadura como en democracia; porque no nos olvidamos, no perdonamos ni nos reconciliamos. Porque continuamos la lucha de nuestros compañeros y compañeras detenidos desaparecidos: no nos conformamos con la miseria de lo posible, queremos una sociedad sin explotación ni opresión.

[Movilizamos junto al Encuentro Memoria, Verdad y Justicia al acto de la comisión de apoyo a los juicios. Concentramos a las 17 hs en Plaza Rivadavia y marchamos a la plaza de la Memoria y la Resistencia. LINK DEL EVENTO]







Comentarios

DEJAR COMENTARIO