Mundo Obrero

CIUDAD DE BUENOS AIRES

Estatales de CNEA, INTI y UNSAM cortaron Constituyentes y General Paz

En el paro nacional de estatales, el corredor de General Paz se hizo escuchar con fuerza contra el plan de ajuste y los despidos en el sector de Ciencia y Tecnología.

Daniel Gorber

Agrupación Marrón | CNEA

Miércoles 12 de septiembre | 19:40

Macri prometió un plan de guerra contra los trabajadores tal como lo exige el FMI. En ese plan, los trabajadores del Estado y particularmente los de la ciencia, la tecnología y los sectores productivos parecen estar entre los los primeros puestos a ser atacados. Esta es la situación que se vio reflejada este miércoles por la mañana en el corte realizado en Avenida Constituyentes a la altura de la General Paz.

La movilización contó con una nutrida columna de alrededor de 200 estatales de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la participación de trabajadores del Instituto de Tecnología Industrial (INTI) a los que se sumaron delegaciones de no docentes y estudiantes de la UNSAM, trabajadores del Hospital Castex, investigadores del CONICET y de otros establecimientos de la zona.

En el marco del paro nacional de ATE y de la jornada de lucha en defensa del Astillero Rio Santiago se destacó una fuerte denuncia sobre la grave situación que atraviesa el sector.

A fines de 2016 se sintió uno de los primeros grandes impactos cuando se recortaron los ingresos al CONICET, lo que implicó una fuerte lucha que aún hoy continúa contra el vaciamiento y la falta de presupuesto. En Enero de este año,los más de 200 despidos en el INTI fueron el precedente de una reestructuración del instituto a la medida de un modelo económico basado en la colocación de productos importados.

Luego de las corridas cambiarias y del anuncio de Macri de un nuevo acuerdo con el FMI, llegó una nueva etapa del ajuste. Esta vez el sector nuclear se vio conmovido por la suspensión de la construcción de la cuarta central nuclear, Atucha 3. Esta decisión puso en vilo a los trabajadores de la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP) ubicada en Neuquén. En Zárate, la empresa Nucleoeléctrica Argentina (NASA) ejecutó otra tanda de 260 despidos. También hubo despidos en Dioxitek, otra de las empresas integrantes del ciclo nuclear.

El ultimo y mas reciente anuncio de ajuste al sector se conoció la semana pasada, tras la decisión del Presidente de reducir a la mitad la cantidad de ministerios. En medio de rumores sobre más despidos para “reducir el gasto público”, las canteras de Energía y de Ciencia y Tecnología pasaron a ser secretarias dependientes de otros ministerios.

La señal de alarma se vuelve a encender en todas las dependencias involucradas. Al igual que en el INTI, en la CNEA hay un alto porcentaje de trabajadores bajo la modalidad de contratos anuales y becas. La precariedad en el sector es un problema profundo que se arrastra desde el gobierno anterior. Casi la mitad se encuentra hoy a merced de la renovación de sus contratos mientras el FMI afila el lápiz.

La lucha del Astillero Río Santiago marca el camino y es un orgullo para el conjunto de los estatales. La resistencia de sus obreros pudo vencer los intentos de privatización durante los 90 y hoy es la punta de lanza para derrotar el ajuste y el chantaje de Vidal y Macri.

La coordinación desde las bases es la gran herramienta que empieza a nacer en cada uno de los conflictos. Frente a la pasividad de las cúpulas sindicales, empiezan a brotar la organizacion desde cada sector de trabajo. El salario de los estatales se pulveriza ante cada avance devaluatorio y UPCN lo termina de hundir firmando paritarias miserables a medida del plan macrista. Las divisiones impuestas por las conducciones Verde y Verde y Blanca en ATE llegan al ridículo de atomizar las protestas. Mientras algunos plantean que hay que esperar al 2019 y “votar mejor”, las bases discuten, debaten y comienzan a tomar el destino en sus propias manos.

No se puede esperar cuando hay despidos y un ajuste brutal en curso. El paro convocado por la CGT y las distintas CTA para el próximo 24 y 25 de septiembre llega muy tarde y debe ser adelantado. No hay salida favorable para los trabajadores si no se termina con el flagelo del pago de la deuda ilegítima y fraudulenta. La confluencia con los estudiantes de la UNSAM que vienen de copar las calles junto a los docentes en defensa de la educación pública inspira la ampliación del reclamo: “plata para educación, ciencia, tecnología y salarios, no para la deuda“.







Temas relacionados

Estatales   /    Provincia de Buenos Aires   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO