Economía

ARANCELES EEUU-CHINA

Estados Unidos y China escalan en la disputa comercial aunque no se descartan negociaciones

China y Estados Unidos intensificaron el martes la disputa comercial. Tras el anuncio de Trump de imponer aranceles sobre U$S 200 mil millones de productos chinos, Pekín devuelve el golpe imponiendo productos estadounidenses valorados en U$S 60 mil millones. No se descarta algún tipo de negociación. Wall Street, inmune por ahora.

Miércoles 19 de septiembre | Edición del día

China y Estados Unidos intensificaron ayer las disputas comerciales. Tras el anuncio de Trump de que impondrá aranceles a U$S 200 mil millones de productos chinos, Pekín devolvió el golpe imponiendo productos estadounidenses valorados en U$S 60 mil millones.

La declaración del Ministerio de Comercio chino se produjo horas después que Trump anunciara aranceles del 10% sobre importaciones desde China por valor de 200 mil millones de dólares, y amenazara con tarifas sobre otros bienes valuados en 267 mil millones de dólares si China tomaba represalias.

"China se ve obligada a responder al unilateralismo y al proteccionismo comercial de Estados Unidos, y no tiene más remedio que responder con sus propios aranceles", dijo el martes el Ministerio de Finanzas en un comunicado en su sitio web.

Pekín impondrá gravámenes sobre 5.207 productos de Estados Unidos -que van desde gas natural licuado a ciertas aeronaves, así como cacao en polvo y vegetales congelados- de entre 5 y 10%, en lugar de tasas previamente propuestas de 5, 10, 20 y 25%, sostuvo la cartera. Los aranceles de ambos países entran en vigencia el 24 de septiembre.

Hasta el momento, Estados Unidos impuso tarifas sobre bienes chinos por valor de 50 mil millones de dólares para presionar a Pekín a que reduzca su enorme superávit comercial con Washington, incrementando la apertura a la entrada de bienes y empresas norteamericanas. Además Estados Unidos le exige cambios radicales en las cuestiones que hacen a la transferencia de tecnología y políticas de subsidios industriales.

En tanto, China impuso efectivamente o amenazó con imponer aranceles sobre bienes estadounidenses valuados en 110 mil millones de dólares, que representan la mayoría de sus importaciones de productos provenientes de Estados Unidos.

Trump advirtió el lunes que si China tomaba medidas de represalia contra los agricultores o las industrias estadounidenses, "inmediatamente buscaremos la fase tres, que son aranceles sobre importaciones adicionales por aproximadamente 267.000 millones de dólares".

¿Negociación?

Pero ayer, Trump abrió la puerta para negociar con China al remarcar que su país siempre está abierto al diálogo. También el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow –promotor de un retorno de Argentina a la convertibilidad- aseguró que Estados Unidos está abierto al diálogo en “todo momento”. Aunque el presidente norteamericano es a todas luces, un impredecible, esto no resultaría extraño cuando la Reserva Federal le viene planteando que una “guerra comercial” constituye la mayor amenaza para el crecimiento norteamericano. Incluso, hace pocos días la Fed señaló que las disputas ya estaban afectando a las inversiones norteamericanas.

Los más recientes aranceles estadounidenses que afectarían a 200 mil millones de dólares de productos chinos tendrían un arancel del 10%. Sin embargo como inicialmente Trump había amenazado con aranceles del 25%, la rebaja podría percibirse como un gesto de apertura.

Por otra parte Trump decidió excluir a los relojes inteligentes de Apple y Fitbit, asientos infantiles para automóviles, cascos de protección para motocicletas así como productos textiles y agrícolas a los que se había pensado afectar en un primer momento. De todos modos, si Washington pone en marcha las tarifas adicionales, pasaría a quedar afectado todo el resto de las importaciones estadounidenses desde China, entre ellas las de iPhone. China está revisando los planes para enviar una delegación a Washington para nuevas conversaciones ante la acción de Estados Unidos, informó el martes el diario South China Morning Post, citando una fuente del gobierno en Pekín.

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, dijo el martes que depende de China tomar acciones para sostener las negociaciones comerciales bilaterales: "Así que el tema de si o cuándo sostendremos una discusión, crucialmente, depende de ellos", dijo Ross en una entrevista con la cadena de televisión CNBC.

Wall Street y Shangai

Las acciones rebotaron en Wall Street ayer tras la ola de ventas sufrida en la sesión anterior, con un repunte generalizado luego de que los inversores hicieron caso omiso a una escalada en las fricciones comerciales entre Estados Unidos y China.

"Inicialmente se hablaba de aranceles en el rango 20/25 por ciento, y eso fue bajado a 10 por ciento", dijo Stephen Massocca, vicepresidente de Wedbush Securities en San Francisco. "Quizás estos números no van a ser tan malos como inicialmente se pensaba", agregó.

El sector de tecnología subió impulsado por noticias de que Apple Inc y Fitbit Inc eludirían los aranceles. Las acciones de Apple ganaron un 0,2 % y las de Fitbit subieron un 6,4%.

Los papeles industriales, sensibles a los temas comerciales, ganaron terreno liderados por un alza del 2,1% en Boeing Co. El fabricante de aviones, el mayor exportador estadounidense a China, encabezó el avance del Promedio Industrial Dow Jones.

El Promedio Industrial Dow Jones subió un 0,71 %, mientras que el índice S&P 500 ganó un 0,54 %. El índice Nasdaq Composite subió un 0,76 %.

Por su parte, la bolsa de Shangai, que perdió mucho terreno los últimos meses, ganó un 1,82 % al cierre del martes.







Temas relacionados

"Guerra de aranceles"   /    Wall Street   /    China   /    Estados Unidos   /    Economía Internacional   /    Internacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO