Internacional

ENTREVISTA

Estados Unidos: huelga docente por mejor salario y cobertura de salud

El 22 de febrero docentes del estado de Virginia Occidental comenzaron una huelga, ilegal en ese estado, por mejores salarios y por un seguro de salud.

Viernes 2 de marzo | 15:59

El 22 de febrero, docentes del estado de Virginia Occidental lanzaron un paro por mejoras salariales y por un mejor seguro médico. Debido a las leyes que rigen en ese estado, las huelgas de trabajadores estatales son ilegales. El gobernador se negó a conceder los reclamos a los docentes hasta la noche del pasado martes, propuso un 5% de aumento y la formación de un grupo de trabajo para evaluar la situación del seguro de salud. A pesar de esto, el miércoles, más de mil docentes ocuparon el congreso estatal y el jueves los 55 distritos escolares aún continuaban cerrados.

Left Voice, parte de la red internacional de La Izquierda Diario, entrevistó este miércoles a Jay O’Neal, profesor de inglés de la ciudad de Charleston, quien ha estado participando de la huelga y en los eventos de preparación. Hasta el día de hoy, la huelga de los docentes sigue en pie en todo el estado de Virgina Occidental.

La cuestión salarial es uno de los temas centrales para los docentes. ¿Cómo es el salario en Virgina Occidental?

Es particularmente malo. Hay un mínimo fijado para todo el estado, que son unos $33000 dólares anuales, es tan bajo que en algunos condados (distritos) votan aplicar algún impuesto particular para poder pagarle unos miles de dólares más a sus docentes. Muchos docentes necesitan más de un cargo y aún así no alcanza. Conozco una maestra que trabaja doble turno y aún así necesita la ayuda del programa estatal CHIP para poder pagar un seguro médico para su hijo. Es una situación muy complicada para los nuevos docentes que empiezan con un salario bajísimo y, además, tienen que pagar los préstamos que tuvieron que pedir para financiar su educación.

Puedo dar fe de lo malos que son los salarios porque trabajé como docente en otros estados, este es mi séptimo año en la docencia y mi tercero en Virginia Occidental. Estoy en el séptimo año de mi escala salarial y aún así gano alrededor de $6000 dólares menos que lo que ganaba en mi primer año de trabajo.

Cuando me mudé para acá sabía que iba a ganar menos pero nunca esperé esto. Por ejemplo, en mi segundo año de docencia en Virginia debería haber subido en la escala salarial. Cuando vi mi recibo de sueldo pensé “debe haber algo mal” porque era menor que el de mi primer año. El problema es cómo funciona el seguro de salud, que está basado en el ingreso, entonces mi aumento de $500 o $600 dólares hizo que subiera mi prima, por lo que al final me quedaba con menos dinero en mi bolsillo.

Otra demanda clave era por el seguro médico ¿Como es la situación de los docentes respecto a esto?

Se maneja a través de un ente estatal, la Agencia de Seguros de Empleados Públicos (PEIA por sus siglas en inglés). Los costos aumentan todos los años, alrededor de 5% o 6%, que significa unos 50 o 60 millones de dólares por año y el estado no ha aumentado el presupuesto. Así que año a año sufrimos recortes o pequeños incrementos en las primas, cambios en la cobertura de los medicamentos y cosas por el estilo. Esto significa, en la práctica, una reducción salarial para los docentes. Esta es realmente la raíz de la tensión y el enojo. Año tras año los docentes sufrimos recortes porque el estado no financia la salud como debería.

¿Qué otras demandas tienen?

Honestamente, creo que al principio no teníamos un conjunto claro de demandas. Creo que la gente estaba tan enojada que dijo “Ya está, suficiente”. El gobernador propuso un aumento de 1% para los docentes, 1% por año para los próximos 5 años, creo que eso enojó aún más a los docentes, se sentía como un insulto, 1% ni siquiera compensa la inflación.

Creo que no había un set de demandas claro pero la PEIA era clave. Este año intentaron modificar su estructura, usando el “salario familiar total”. Se iba a calcular lo que se paga en base a lo que gana la pareja, no solo la persona asegurada. En mi caso, usarían mi salario y el de mi esposa para calcular nuestras primas, por lo que pasábamos de uno de los escalafones inferiores al más alto, casi duplicándose. Esto causó mucho enojo en mucha gente. No estaba muy claro al principio pero todos lo sentíamos: “¡Tenemos que hacer algo por la PEIA!” Y la cuestión salarial también muy importante, estamos 48 en el ranking estatal de salarios (hay 50 estados en EEUU).

Virginia Occidental es uno de los estados más de derecha del país pero ustedes están desarrollando uno de los movimientos de trabajadores más combativos que hemos visto en años ¿Cómo ocurrió esto?

Tenemos una larga historia obrera en Virginia, y un pasado muy militante. En las primeras décadas del siglo pasado existieron las huelgas mineras donde los trabajadores, realmente comprometidos, literalmente combatían con los matones pagados por las compañías de carbón. La culminación fue lo que se llamó la Batalla de Blair Mountain donde 10000 mineros se lanzaron a la lucha armada y tuvo que intervenir el gobierno de EEUU. Fue la insurrección armada más grande de la historia del país después de la Guerra Civil. Obviamente ninguno de los que participaron está vivo pero la gente recuerda esa historia.

En 1990 hubo una huelga estatal de docentes que también es muy recordada, sentó un precedente. Sabemos que es posible. En esa ocasión, 47 de los 55 condados fueron a la huelga que creo que duró 11 días. Se logró un aumento sustancial, se solucionaron algunos problemas con el seguro de salud y se consiguieron espacios para organización sindical por escuelas. Fueron conquistas muy importantes y la gente lo recuerda.

¿Cómo se organizó la huelga?

Todo empezó en los condados del sur que tienen esta historia minera, incluso algunos donde se desarrolló la batalla de Blair Mountain. Empezaron a reunirse y votaron un paro de un día, lo votaron y lograron que sus representantes sindicales participaran. Les decimos sindicatos pero son más bien asociaciones porque no hay negociación colectiva en Virginia. Básicamente hablaron con las autoridades y les dijeron “mañana no vamos a las escuelas” y, por suerte, hubo bastante apoyo entre los docentes y otros trabajadores de las escuelas y hubo que cerrar los establecimientos. Esto fue a principios de febrero y algunos distritos cerraron y se acercaron al congreso estatal. Cuando los demás vimos eso, porque se estaba transmitiendo en vivo, realmente nos inspiró para movilizarnos también. Fue lo que desató todo lo demás.

En Virginia Occidental rige la ley de “derecho a trabajar” (right-to-work, que evita la cuota sindical solidaria compulsoria a trabajadores no sindicalizados) y no hay negociación colectiva ¿Cuál es el rol del sindicato?

Nuestras organizaciones se llamarían sindicatos en cualquier otro lado. Hay una seccional de la Asociación Nacional de Educación: la Asociación de Educación de Virginia Occidental y la Federación Americana de Docentes. Se les llama asociación porque no hay negociación colectiva por lo que no actúan como sindicatos en el hecho de que no negocian contratos.

A la luz del fallo Janus (que implica la posibilidad de que los trabajadores no asociados a sindicatos, pero que igual se benefician de la negociación colectiva, dejen de pagar la cuota solidaria, desfinanciado los sindicatos) creo que los sindicatos deberían ponerse en guardia. Tenemos sindicatos muy burocráticos que hacen que la gente no se sienta involucrada o sean miembros muy pasivos. Los trabajadores se unirían a los sindicatos si fueran más activos

Virginia Occidental es “el país de Trump” ¿Qué significa esto para los docentes que se están organizando?

Es raro porque mucha de la gente que se involucró no es lo que llamaríamos “de izquierda”. Hay muchos que apoyan a Trump e incluso afiliados al partido Republicano. Pero lo que los une es la certeza de que los están estafando. Nos organizamos alrededor de cuestiones que afectan a todos los docentes, los temas de salud y salariales. Ha sido muy interesante escuchar a muchos decir que “como republicano no estoy seguro de votar a esta gente en las próximas elecciones”. Muchos de los docentes que vienen al congreso estatal han quedado frente a frente con sus representantes electos, que son quienes votan contra sus aumentos salariales.

¿Qué hicieron durante los días de huelga?

Primero quiero mencionar que como docentes hemos trabajado muy duro en todo el estado para asegurarnos de que nuestros alumnos reciben su alimento mientras estamos de paro. Virginia Occidental es un estado con alta pobreza y sabemos que los niños dependen de la comida que reciben en las escuelas. Los diferentes distritos enviaron bolsos con comida y se organizaron a través de escuelas y centros comunitarios para que los chicos tuvieran su alimento disponible.

Durante la huelga organizamos algunos bloqueos en las escuelas y repartimos volantes con información para la comunidad. Nos organizamos en turnos para hacer eso. Como yo estoy en Charleston (capital del estado) muchos de nuestros miembros están en el congreso todo el día, asegurándose de que se sienta nuestra presencia tanto dentro como fuera de él. Normalmente hay miles de personas presentes fuera, cantando, mientras dura la sesión en el congreso.

¿Cuál fue la reacción de la comunidad?

En general hemos recibido mucho apoyo. Creo que ayudó que se hayan visto nuestros esfuerzos antes de llegar a la huelga. Por ejemplo, hicimos algunas actividades que duraron media hora o una hora pero igualmente dimos clases. También realizamos varias reuniones abiertas que permitieron que la comunidad se enterara con mucha anticipación de la situación que vivimos.

Me preocupa lo que ocurrió el martes a la noche, donde nuestros representantes sindicales dijeron que la huelga había terminado, eso solo nos divide. Mientras hablo con ustedes no estoy seguro dónde vamos a estar el jueves. El martes se declaró que habíamos triunfado pero aún no se había firmado el aumento ni la orden para crear la comisión de trabajo por el seguro médico. Creo que muchos estamos en una situación en la que no queremos volver a las aulas hasta que no se firme todo esto. No confiamos en ellos.

Nos preocupa cómo se manejaron las cosas el martes, todos los medios decían que habíamos obtenido un 5% de aumento y que las escuelas abrirían de nuevo jueves. Esta confusión nos puede llevar a perder apoyo popular porque los medios lo publicitan como una victoria sin que haya nada cierto aún.

Hoy (miércoles) hay movilizaciones al congreso estatal, los docentes dicen que no van a volver a clase y que esto no ha terminado ¿Qué contradicciones tiene el acuerdo que ofrece el gobernador?

Esencialmente, el sindicato aceptó hoy que se equivocaron. Hubo mucha frustración en la base porque le presentaron el acuerdo al público sin discutirlo con nosotros, por eso estamos tan enojados y por eso marchamos al Congreso. Hay mucha confusión. Nadie sabe qué pasó con los acuerdos. Los acuerdos que el gobernador se comprometió a firmar todavía no vieron la luz del día.

Los docentes están furiosos por la cuestión de la comisión de trabajo para el seguro médico, era nuestro principal reclamo. Obviamente estamos contentos con el aumento pero la cuestión de salud era nuestro principal reclamo.

Por lo menos necesitamos ver los acuerdos firmados por el gobernador. Queremos una solución para nuestro seguro de salud antes de septiembre, antes de las elecciones. Algunos quieren pedir más que eso.

¿Qué le dirías a otros trabajadores que enfrentan situaciones como esta?

Que si esto pasó acá puede pasar en cualquier otro lado. Muchas cosas que pasamos fueron frustrantes, como las cuestiones de comunicación del sindicato.

También les diría que tenemos que mantenernos enfocados en los problemas y tratar de que los trabajadores se mantengan involucrados. Y que no deberíamos tener miedo de parar. No tenemos nada que perder, no nos van a despedir a todos. No tenemos que tener miedo de actuar colectivamente.

Espero que el resto del país mire a Virginia y vea que no es solamente “Trumplandia”, hay muchas cosas interesantes pasando acá. Tenemos una tradición militante dentro de los trabajadores y estamos viendo su renacimiento.

Además les pedimos que nos apoyen difundiendo nuestra lucha y aportando a nuestro fondo de huelga.

Traducción: Nicolás Daneri







Temas relacionados

Derecho a huelga   /    Docentes   /    Huelga   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO