Internacional

ESTADOS UNIDOS - EDUCACIÓN

Estados Unidos: La lucha docente en Oklahoma se extiende a otros estados

Después de rechazar un acuerdo que incluía un aumento salarial de 6.100 dólares anuales, los maestros continúan en huelga exigiendo más fondos para la educación pública, mejores condiciones de trabajo y un aumento salarial.

Sábado 7 de abril | Edición del día

Foto: Nate Billings, The Oklahoman

Esta nota fue escrita en base a este articulo original, publicado en Left Voice, parte de La Red Internacional de La Izqueirda Diario.

Durante esta semana se han manifestado más de 30.000 maestros, estudiantes y familias de Oklahoma para exigir un aumento del presupuesto de educación y salarios más altos para las y los maestros y trabajadores de la educación.

Las y los maestros se congregaron en las inmediaciones del Congreso Estatal con carteles creativos, montando carpas con comida y bebidas donadas por negocios locales y las familias de los estudiantes, lo que expresa el profundo apoyo que los maestros tienen de la comunidad.

Los legisladores no se imaginaban este desarrollo de la lucha docente, el jueves de la semana pasada, aprobaron un proyecto de ley que proporcionó un aumento de 6.100 dólares anuales a los docentes, pero dejó la demanda de un aumento en el presupuesto educativo sin abordar. Esperaban que esto calmara la movilización de los maestros insurgentes, pero estaban equivocados.

Después de la huelga de docentes de West Virginia , hubo una explosión de organización docente en todo el país, especialmente en estados fuertemente republicanos, y ha llamado a este movimiento "Rebelión del Estado Rojo". Miles de profesores salieron a las calles el lunes pasado en Kentucky para protestar por un ataque inesperado sobre las pensiones. En Arizona, los maestros están comenzando a organizar manifestaciones en diferentes escuelas como parte de la lucha por un aumento salarial. West Virginia parece haber despertado un activismo docente que se niega a aceptar promesas; los maestros quieren fondos para las escuelas, y lo quieren ahora.

Algunos de los docentes que participan de las movilizaciones de Oklahoma fueron parte de la última huelga de maestros de Oklahoma en 1990. Uno de ellos, sostenía un cartel que decía "2018, 1990: ¡No puedo creer que deba volver a hacerlo!", y contó que la huelga anterior parecía una victoria para los docentes, elevando el presupuesto educativo y el salario de los docentes. "Aprendimos que no podemos confiar en los legisladores. ¡Todo lo que nos dieron nos quitaron en los años posteriores, y ahora míranos! ". En los últimos 10 años, el presupuesto de educación se redujo en un 28%. Como explicó Shelly Barryman, maestra de teatro, esto significa que hoy gana 4.000 dólares menos que hace 10 años.

Las y los maestros, estudiantes y familias de Oklahoma están furiosos con las condiciones en las que se encuentran sus escuelas; los maestros tienen más de un trabajo para llegar a fin de mes. Otro cartel en la movilización decía: "Mi segundo trabajo pagó por este cartel". Muchos maestros abandonan sus puestos de enseñanza a mediados de año, en busca de mejores empleos en otros lugares.

Algunos abandonan la enseñanza por completo, y se van a trabajar en las compañías petroleras en Oklahoma, otros inclusive se trasladan por mejores empleos a Texas. Hay una gran escasez de docentes en Oklahoma, con algunas aulas llenas de maestros sustitutos con poca experiencia docente durante meses.
Las escuelas se están cayendo a pedazos; moho negro, otros inundados y paredes que están cayendo. Los libros de texto son un gran problema: son viejos, obsoletos, y no hay suficientes. Uno de los docentes en lucha, Joshua Branch dijo que en su escuela secundaria, no había libros; los estudiantes deben tomar fotos del libro para hacer sus tareas. Las escuelas carecen desesperadamente de suministros, desde papel hasta cinta adhesiva. Los distritos rurales se encuentran en una situación aún peor, y algunos han reducido la semana escolar a cuatro días.

Si bien esta no es una huelga oficial, las y los maestros dejan de ir a las escuelas pidiendo día por enfermedad y los supervisores están cerrando las escuelas en la mayoría de los distritos.

A diferencia de una huelga tradicional, este paro no está organizado por ningún organismo centralizado. Hay tres sindicatos de docentes, y la mayoría de los docentes no están sindicalizados. Según Alona Whitebird, esto ha puesto a los docentes en una posición débil en las negociaciones y es una de las razones por las cuales las condiciones se han vuelto tan malas. Sin embargo, los sindicatos no siempre han sido entusiastas de la movilización docente, tanto la Asociación de Educación de Oklahoma como la Federación Estadounidense de Maestros (American Federation of Teachers), los dos sindicatos más grandes de Oklahoma, estuvieron obligados a respaldar la huelga.

Después de la huelga de maestros de West Virginia, los maestros de Oklahoma se dieron cuenta de que podían hacer lo mismo, así que de la noche a la mañana crearon un grupo de Facebook, y muy rápidamente se unieron decenas de miles de maestros, esto generó una organización desde as bases. Cada distrito se organiza de manera diferente y los líderes surgen orgánicamente.

Cientos docenas de carteles de las movilizaciones expresan la voluntad de los docenes de mantener las medidas de lucha por el tiempo que sea necesario. Dos docentes instalados fuera del Capitolio con sillas, una mesa, libros, fotos de sus hijos, mostraban un calendario donde se podía leer: "Mis planes para abril de 2018: huelga hasta que la Legislatura Oklahoma cumpla con las necesidades de los estudiantes, padres, maestros y trabajadores de la educación. En otro cartel se podía leer: " Día 2: No se preocupe, enseño a los alumnos de primer grado. Estoy acostumbrado a esperar que la gente me escuche".

Hasta ahora, el enfoque de la organización ha estado en convencer a los legisladores. En muchos casos hubo profesores que se han sentido frustrados por estas discusiones, la mayoría de los miembros de la legislatura se han negado a reunirse con los maestros.

Una de las docentes, Kathy Ice dice: "…Somos 30.000 o más docentes aquí y allá, no ha habido una sola pelea. Una sola perturbación." Los intentos de demonizar a los maestros, inventar "agitadores externos" son una mentira descarada. Estos son maestros que, como se puede leer en cientos de carteles, "preferirían estar enseñando", pero en cambio están peleando por sus alumnos.

Los docentes pueden señalar claramente los privilegios de sus legisladores como resultado de estas protestas. A primeras horas de la tarde del martes, la sesión legislativa había finalizado y muchos funcionarios electos se habían ido a casa, solo para volver a reunirse a las 15hs.del día siguiente. "Llego a estar en casa con mis hijos 4 horas y en ese momento tengo que hacer toneladas de planificación de clases. Estos legisladores se van a casa cuando quieren, solo porque no quieren reunirse con nosotros; y os salarios que reciben son de lo más altos del país ", dijo Anna Grecko. Ella tiene razón; los legisladores de Oklahoma ocupan el 15º lugar en sus salarios mientras los docentes están en el puesto 49°.

La gobernadora Mary Fallin es profundamente rechazada y despreciada por los maestros. Ella ni siquiera ha intentado dialogar y se ha mantenido al margen de las protestas. En una entrevista el martes, dijo "Los docentes quieren más, pero es como un adolescente que quiere un auto mejor".

Si bien hay una profunda indignación con los funcionarios electos, la solución provista es "expulsarlos", la misma solución ofrecida por las recientes protestas contra la violencia armada (gun violence).

Sin embargo, se habla relativamente poco de a quién votar. Ni los republicanos ni los demócratas se destacan por apoyar la lucha de los docentes y tanto aquí como a nivel nacional han estado involucrados en recortar los fondos para la educación y culpar a los docentes por la grave situación en las escuelas. Los políticos demócratas están prácticamente ausentes, aunque el lunes tuvieron un stand y algunas señales aquí y allá. Los representantes demócratas no han salido a reunirse con los maestros en las calles y no han brindado un apoyo significativo a la lucha de los maestros. De hecho, muchos de los recortes comenzaron a principios de la década de 2000, creados y votados por los demócratas.

La estrategia hasta ahora ha sido reunirse en la Legislatura estatal; sin embargo, para ganar, el apoyo que los maestros necesitan no están en la Legislatura, está en las comunidades que rodean las escuelas. Solo con el apoyo de las familias y la comunidad, los maestros podrán imponer su voluntad a una Legislatura que ha recortado el 28% del presupuesto de educación en los últimos 10 años.

Cuando los legisladores dicen que no hay dinero para la educación, los maestros saben que esto no es cierto. Oklahoma es un estado rico en gas y petróleo, en el que las empresas a veces pagan tan poco como 1 por ciento de sus ingresos. "Dicen que si aumentamos los impuestos a las compañías petroleras, las empresas se irán, ¡pero eso no es cierto! ¿A dónde van a ir? ¡El petróleo está en el suelo! ".







Temas relacionados

Oklahoma   /    Left Voice   /    Docentes   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO