Política

PODER JUDICIAL

Espionaje al por mayor: el Poder Judicial tiene intervenidas más de 5.000 líneas telefónicas

La información fue difundida ayer por diversos medios. Algunos, como Clarín, pudieron ingresar al lugar donde se realizan las escuchas. Un aparato creado para espiar a la población.

Martes 10 de abril | Edición del día

Fotografías:Infobae

En la Argentina lo que sobre es el espionaje. Se confirmó ayer cuando desde el mismo Poder Judicial se ventiló la información de que más de 5.000 líneas telefónicas se hallan intervenidas. El dato fue difundido en diversos medios, luego de que la llamada Dirección de Captación de Comunicaciones lo confirmara.

Dentro de esas 5.000 líneas hay, además, unas 90 que son monitoreadas en tiempo real. La "excusa" es que se trataría de "delitos de carácter urgente". Nadie lo sabe ni lo puede refutar.

La Dirección de Captación de Comunicaciones funciona como un organismo dentro del Poder Judicial. Por ley es el único organismo que puede realizar escuchas telefónicas, a pedido de un magistrado o un fiscal.

Las escuchas quedaron en el centro de las críticas luego de diversas denuncias, tanto del arco político opositor como del oficialismo. Hace pocos días fue la misma Elisa Carrió la que cargó contra las mismas, responsabilizando a Ricardo Lorenzentti, titular de la Corte Suprema de Justicia.

Más información: #Mesaza: un poco creíble descargo de Mirtha Legrand y la interna Carrió -Lorenzetti

Desde la oposición, el kirchnerismo viene insistiendo en denunciar las filtraciones de audios que relevaban diálogos entre la expresidenta Cristina Fernández y diversos ex funcionarios de su gobierno.

El sistema de escuchas se encuentra, desde la gestión Cambiemos, bajo el control a la órbita de la Corte Suprema. La ampliación de funciones de la Dirección de Captación de Comunicaciones terminó en la creación de un organismo cuyas siglas son DAJuDeCO. Traducido, se trata de la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado Poder Judicial de la Nación. Allí están reunidos los que hacen las escuchas.

Antes de pasar a estar comandadas por la Corte Suprema de Justicia, las escuchas estaban bajo el control de la ex SIDE. Esas mismas escuchas, en múltiples ocasiones, fueron utilizadas para lanzar operaciones de todo tipo.

Por estos días, las operaciones volvieron de la mano de personajes mediáticos y con acusaciones sobre pedofilia y abusos. Una confirmación de que los llamados "sótanos de la democracia" siguen tan activos gobiernen los autodenominados "republicanos" o los autodefinidos "populistas".

Te puede interesar: El show de Natacha: de la mesa de Mirtha a las cloacas de los espías

Tanto bajo la SIDE como bajo la Corte Suprema, el espionaje sobre la población se ejerce activamente. El Estado capitalista, bajo el argumento de la "seguridad" realiza un activo control sobre organizaciones sociales, políticas, de derechos humanos y otras.

Los resultados de esas operaciones de espionaje se convierten en materia prima para campañas destinadas a atacar a esas mismas organizaciones y personalidades. El ya denunciado espionaje de Gendarmería contra la familia Maldonado constituye un claro ejemplo de esa práctica.

Te puede interesar: Espionaje a la familia Maldonado: apelan la decisión judicial que remite la investigación al juez Otranto








Comentarios

DEJAR COMENTARIO