Mundo Obrero

PROFESORES

Escuelas "modelo" y Carrera Docente no mejoran los salarios ni disminuye el agobio.

La carrera docente, cuya principal función es encasillar a profesores, ha clasificado ya a un 20% de docentes que se desempeñan en colegios municipales del total de profesionales activos.

Sábado 30 de junio

Los tramos en que pueden quedar los docentes son Inicial, Temprano y Avanzado –obligatorios– y el Experto I y Experto II –voluntarios

Esta Evaluación docente no ha significado un real aumento en los salarios, ni en las condiciones laborales, más bien se ha desarrollado un mayor agobio laboral, ya que la evaluación es una simulación formal de lo que pasa en el aula, en la cual no hay un horario liberado para trabajar, ni recursos para el perfeccionamiento, donde por el contrario, se debe destinar horas de trabajo en el hogar u horas extras en los establecimientos para poder recibir "buenas evaluaciones"

Por otra parte, muchas veces los empleadores ejercen hostigamientos en las escuelas - contexto en las cual se aplica dicha evaluación- evidenciando una cierta super-vigilancia desde equipos Directivos y UTPs, quienes sin aviso previo, evalúan el cumplimiento de los objetivos de aprendizaje, en los que profesores buscan ser bien evaluado dentro de los resultados de la carrera docente.

La evaluación docente y sus resultados, se orientan en acciones más punitivas sobre el cuerpo docente, alejándose de un perfeccionamiento o desarrollo del profesional, ya que profesores y maestros, que no logren subir del nivel Básico en las dos evaluaciones que siguen, deberían abandonar la dotación (Ley 20.501), además de que en muchos casos no pueden ser re-contratados en la promoción para el próximo año escolar.

Las profesionales que se niegan a la evaluación, en conformidad con la Ley 20.501” se presumirán evaluados en el nivel de desempeño insatisfactorio, no tendrán derecho a los Planes de Superación Profesional, mantendrán su responsabilidad de curso y la obligación de evaluarse al año siguiente. Quienes se hayan negado a ser evaluados de acuerdo al mecanismo establecido en el artículo 70 de la presente ley no tendrán derecho a bonificación o indemnización alguna".

Sumado a lo anterior, hay un fracaso en las escuelas modelo de las políticas MINEDUC - que ha diseñado un plan piloto de un supuesto 60/40 y la reducción de estudiantes por sala - llevado a cabo en diversos establecimientos de la Región Metropolitana,

El 60/40 no es efectivo, ya que este 40% implica tareas como planificaciones diarias y trabajo similar al aula, pero con horas PIE, con atención de apoderados, 40% que no es trabajo para planificar las experiencias de aprendizaje en el aula, sino más bien para justificar lo que haces dentro de ella.

Por otro lado, la reducción de estudiantes no significó una contratación más activa de docentes, y al contrario lo que se hizo fue no contratar más profesores. Así dividieron los cursos, con la misma cantidad de profesores, reduciendo el tiempo en aula, pero distribuyendo esta “ganancia temporal” en fines administrativos y burocráticos del establecimiento.

La realidad con respecto a los recursos pedagógicos y didácticos en estas escuelas modelo no es la más auspiciosa: desde falta en materiales como plumones, fotocopias, etc. hasta condiciones laborales básicas en los establecimientos como horarios y lugares óptimos de alimentación y aseo, son escasas.

Aumentar la cantidad de profesores y reducir la jornada laboral, mejorar la situación escolar de alumnos y docentes deber implicar necesariamente mayor financiamiento, asociado también a mayores recursos en infraestructura

Toda esta situación contradice la tesis del PC, que atribuye a la carrera docente mejoras en condiciones laborales ¿Cuáles? Nos preguntamos ante lo expuesto arriba. Ahora además el Frente Amplio se subordina (con las direcciones obtenidas en el gremio de profesores) a las mesas de trabajo con el MINEDUC, bajo los lineamientos de la aplicación de la carrera docente y en los marcos legales, otorgando supuestas mejores condiciones pero en “manos de directores y sostenedores”.

Al 2030 todos los docentes deberían estar evaluados, sin embargo desestimamos la carrera docente y su aplicación, el plan piloto de 60/40 que perpetua un sistema piramidal, en donde muchos ganarán menos. En donde la jornada laboral es agobiante.

Luchar por un 50/50 efectivo, por ingreso de más profesores al aula, eliminar las figuras evaluativas de los directores, es el camino que debemos dar para cambiar desde una base amplia de profesores esta carrera docente que no ha logrado mejorar la condiciones ni laborales ni educacionales de la población.






Temas relacionados

Mundo Obrero   /   Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO