Sociedad

ABUSO ECLESIÁSTICO E IMPUNIDAD

Escandalosos audios: el cura Lorenzo y su abogado presionan a una víctima

El acusado de abusar de menores y su defensor hicieron llamadas a la casa de la familia Bartoli buscando condicionar el testimonio de Julián, uno de los denunciantes. Quedaron grabados por el padre del joven. Escuchalos.

Daniel Satur

@saturnetroc

Estefanía Velo

@Stefania_ev

Lunes 2 de septiembre | 09:05

Ya pasaron más de cinco meses del desarchivo de la causa y el excapellán del Servicio Penitenciario Bonaerense Eduardo Lorenzo, junto a su abogado Alfredo Gascón, continúan condicionar e incluso acallar a quienes son llamados a declarar en la causa penal que se le sigue al presbítero en la UFI 1 de La Plata a cargo de la fiscal Ana Medina.

Conocé la historia y seguí las novedades de este caso que conmociona a La Plata y tiene al Arzobispado local en la mira

Tal como lo viene reflejando este medio, presionada por la sucesión de testimonios y pruebas volcados al expediente y por la acción decidida de los querellantes, la fiscal Medina se vio obligada hace poco más de dos semanas a dar curso al pedido de los denunciantes de que se concrete la prisión preventiva de Lorenzo. Ahora es la jueza de Garantías Marcela Garmendia quien debe expedirse al respecto.

Según fuentes vinculadas al caso, esta semana la magistrada podría confirmar si escucha el reclamo de las víctimas o si prefiere quedar presa de las maniobras y aprietes del cura y su red de influencias.

El 15 de abril, en diálogo con este diario, el abogado de la querella Juan Pablo Gallego, confirmaba el pedido de detención de Lorenzo, a modo de “medida de coerción para evitar que continúe las presiones durante la investigación”. Entre ese pedido, hace ya cuatro meses y medio, y el aval de Medina tirándole la pelota a la jueza Garmendia para que ordene o niegue esa detención, Lorenzo y su abogado no dejaron de actuar en perjuicio de víctimas y testigos.

Los audios que se escuchan a continuación son parte de esas acciones del cura y su defensor. El sacerdote acusado de abusos sexuales y corrupción de menores llamó a la casa de la familia de Julián Bartoli el 21 de junio. Doce días después, el 3 de julio, hizo lo propio el abogado Gascón. Esa llamada fue apenas un día antes de que Julián se presentara a declarar en la fiscalía.

Quien atiende ambas llamadas es Dino Bartoli, el padre de Julián. Lorenzo conoce a Bartoli ya que éste trabaja desde hace algunos años en el Servicio Penitenciario Bonaerense, donde hasta abril de este año el cura era capellán general. De allí la conversación en tono cordial y hasta “familiar”. Pero se conocen de mucho antes, desde finales de los años 90. De aquella época, justamente, es la denuncia de Julián Bartoli, de cuando concurría a la parroquia Nuestra Señora de Lourdes donde Lorenzo era párroco.

“¿Cómo revierto la campaña mediática?”

L- ¿Seguís en el Servicio?

B- Yo sigo en el Servicio.

L- ¿Ahí en Jefatura?

B- No, no. Estoy en la Unidad 1. Estoy en un registro interno. Estoy en Olmos.

L- Ah, mirá. ¿Y quién está en la 1, Bagnasco sigue?

B- Y Bagnasco sí, después de que se fue Piedrabuena.

L- Claro. ¿Y tu señora, todo bien?

B- Bien, bien.

L- ¿Y las nenas?

B- Y, ya son grandes. Ya son mujeres.

L- ¿Y siempre viven en el mismo lugar?

B- Rocío tiene novio, vive en su lado. Belén también está por su lado. Así que estamos medios solos ya... ¿Y con todo eso cómo estás?

La pregunta apunta directamente a la causa penal en contra del cura, dondo próximamente iría a declarar su hijo.

L- Bien, jurídicamente, porque todo el mundo está yendo a declarar de que es mentira. Pero a mí me da vergüenza, porque la campaña mediática ¿cómo la revierto? Pero no, no, no, semejante barbaridad. Esto hace diez años que un excomisario, con el que yo tuve un quilombo terrible, dice que el ahijado le dijo que yo tenía un chico de la parroquia que era mi novio. Él cuando se entera, yo también me entero, el pibe de la parroquia va a Tribunal Eclesiástico y declara que es mentira. Él y la madre. Y después de diez años dice ‘no, no era a ese chico, fue a mí’. ¡Ah, bueno! ¿Viste? Es conmigo. Después, por ejemplo, de que yo era amigo de Grassi, amigo de curas de la represión, cosa que yo no era cura en la represión, pero bueno. Boludeces. Que me drograba. Cualquier Cosa. Yo quería hablar con vos, quería preguntarte, si no lo hablo con vos, no lo iba a hablar con nadie...

Las preguntas de Lorenzo a Bártoli, si bien pueden sonar normales a los oídos desprevenidos, tienen el objetivo evidente de obtener información sobre la actualidad familiar de Julián. No es un viejo amigo que se comunica para saber en qué anda la familia. Es un acusado de crímenes horrendos buscando distinguir en qué anda uno de sus acusadores.

“Quiero saber qué sabe”

G- Mi nombre es Alfredo Gascón, yo soy amigo y abogado de Eduardo Lorenzo en esta causa que está teniendo ahora, últimamente. En principio a su hijo lo habían citado para mañana a las dos de la tarde a declarar, no sé si lo han notificado, si está avisado...

B- Sí. Usted igual, está notificado.

G- Sí, sí, sí. Un poco queríamos saber si podíamos tener la posibilidad de mantener, no sé, una reunión o una charla. Porque, la verdad, a veces uno trata de saber o de anticiparse a ver qué dato puede surgir en alguna audiencia... incluso para saber qué es lo que se puede preguntar, qué no. Porque esta señora, que me llamó la atención que es bastante mendaz en toda la declaración, lo nombraba a tu hijo como una suerte de enemigo de Eduardo.

(La señora de la que habla es Adriana Lara, madrina de Diego Pérez, los primeros denunciantes de Lorenzo)

B- Está bien, doctor. Usted sabe, yo soy abogado.

G- Ah, bueno.

B- Él está citado para declarar. No es correcto que usted tenga una reunión antes con él. Yo no lo haría.

G- No. Aclaro que no quiero interferir. Quiero saber qué sabe para ver qué le puedo preguntar no más.

B- Está bien, doctor, se va a enterar en ese momento. Usted es el abogado de Lorenzo.

G- Sí.

B- Bueno, se va a enterar. Por algo está citado y se va a enterar en el momento. Por otro lado lo que vaya a declarar es verdad.

G- Hacer lo que hay que hacer lo sé. Como toda situación lo que uno trata es que no haya imprevistos y que la audiencia se celebre de la mayor regularidad posible. Si se puede, se puede, no es ninguna otra cuestión.

B- Y llegar a la verdad.

G- Obviamente.

“No sabía absolutamente nada”

Este medio publicó hace una semana fragmentos de un video en el que Lorenzo amedrenta a periodistas de Pulso Noticias y La Izquierda Diario. En ese registro del 14 de julio, Lorenzo también respondió sobre ese llamado a la casa de los Bartoli del 21 de junio.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO