Política

CORRUPCIÓN INTERNACIONAL

Escándalo: la coimera Odebrecht le pagó una fortuna al jefe de la AFI Gustavo Arribas

En 2013 Leonardo Meirelles, condenado en Brasil por la causa “Lava Jato”, le pagó al funcionario (amigo de Macri) U$S 600 mil desde una cuenta controlada por una “empresa de fachada”.

Miércoles 11 de enero | Edición del día

Foto La Nación

El periodista del diario La Nación, Hugo Alconada Mon, publicó hoy en ese medio que un operador financiero y cambiario brasileño, que está condenado en su país por haber participado de la denominada “Operación Lava Jato”, le pagó “más de medio millón de dólares a una cuenta del actual titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, en cinco pagos que comenzaron un día después de que, en septiembre de 2013, se reactivara el contrato para el soterramiento del tren Sarmiento para el gigante brasileño Odebrecht”.

Leonardo Meirelles, dice la información, una vez procesado se acogió al régimen de “delación premiada” (una figura similar al “arrepentido”) y desde entonces “aportó documentación sobre miles de transferencias que hizo para Odebrecht y otras empresas brasileñas”.

Según constató el periodista de La Nación, Meirelles “transfirió US$ 594.518 mediante cinco giros a una cuenta en Suiza de Arribas entre el 25 y 27 de septiembre de 2013, desde una cuenta bancaria en Hong Kong que el operador brasileño controlaba a través de la empresa RFY Import & Export Limited, que la justicia de su país ya calificó como ’empresa de fachada’, destinada al pago de coimas, lavado de activos y evasión”.

Sin perder el tiempo, inmediatamente después de publicada la noticia en La Nación, la diputada Elisa Carrió salió a cuestionar a Arribas y pidió a la Justicia que se investigue el recorrido y las razones de esas transferencias de dinero. Vale recordar que, en la interna de “los espías” desatada el año pasado, la líder de la Coalición Cívica y parte de Cambiemos “bancó” a Juan José Gómez Centurión, el director de la Aduana removido por pedido de Arribas y luego reincororado en su puesto.

Desde el entorno del jefe de la AFI negaron “rotundamente” que Arribas tenga algo que ver con el caso Lava Jato, e incluso se explicó que ese dinero recibido por el amigo de Mauricio Macri proviene de la venta de un inmueble en la ciudad de San Pablo, totalmente legal y de la que Arribas “aportaría” en breve toda la documentación respaldatoria. Sin embargo Alconada Mon afirma que, con el correr de las horas, los asesores de Arribas en verdad dieron tres versiones distintas.

Quien tampoco perdió el tiempo (ni las mañas) fue Cristina Fernández de Kirchner. Al mediodía ya había publicado un par de mensajes en su perfil de Twitter, en referencia a lo informado por La Nación sobre Arribas.

La reacción inmediata de CFK es tan defensiva como comprensible. Su inquietud sobre los casos de corrupción que rodean al macrismo lleva inscripta la marca de quien enfrenta varios procesos judiciales abiertos por razones similares, que involucran tanto a su familia como a un gran número de funcionarios de su gestión presidencial. Como ya se dijo en este diario, todos los representantes de la política capitalista están embarrados en el mismo lodo.

El caso de Arribas amenaza con convertirse en un verdaero escándalo político, en medio de un verano donde Mauricio Macri lo que menos parece necesitar es “ruido” interno. Habrá que ver hasta dónde estará dispuesto el Presidente a estirar la soga con la cual pretenderá salvar a su amigo íntimo y funcionario estratégico de su gestión.








Temas relacionados

Caso Odebrecht   /    Constructora Odebrecht   /    Gustavo Arribas   /    AFI   /    Elisa Carrió   /    Mauricio Macri   /    Corrupción   /    Cristina Fernández de Kirchner   /    Brasil   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO