Sociedad

VIDA SILVESTRE

Es declarado oficialmente extinto el puma oriental norteamericano

Lo señaló el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos. “Es muy poco probable que una población permanezca sin ser detectada desde el último avistamiento confirmado en 1938”, declaró.

Roberto Andrés

@RoberAndres1982

Lunes 5 de febrero | 12:49

Imagen ilustrativa. Fotografía: Harvey Wildlife Photography.

El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos ha declarado oficialmente extinto al puma oriental norteamericano (de nombre científico puma concolor cougar), una de las subespecies de león de montaña, tras eliminarlo de la lista federal de vida silvestre amenazada y en peligro de extinción.

“Determinamos que el puma oriental se ha extinguido, basados en la mejor información científica y comercial disponible. Esta información no muestra evidencia de la existencia de una población reproductora existente o de individuos de la subespecie puma oriental”, declaró el organismo oficial. “Es muy poco probable que una población puma oriental permanezca sin ser detectada desde el último avistamiento confirmado en 1938. Por lo tanto, bajo la autoridad de la Ley de Especies en Peligro de 1973 eliminamos esta subespecie de la lista federal de fauna amenazada y en peligro de extinción”.

En 1973 el puma oriental de Norteamérica había sido incluido en la lista de especies en peligro de extinción, pero en 2011 el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos abrió una investigación sobre el estado de este león de montaña. No fue hasta 2015 cuando los expertos concluyeron que no existía evidencia de que quedase una población viva de este felino, por lo que ese año el Registro Federal publicó una solicitud para excluir al animal de la lista. Finalmente el pasado 23 de enero se emitió el comunicado en donde se le declaró oficialmente extinto.

Los expertos creen que la última población de pumas orientales norteamericanos desapareció a manos de cazadores en el estado de Maine en 1938. Fueron asesinados durante los siglos XVIII y XIX y solía vagar por los bosques, montañas y pastizales en todos los estados norteamericanos al este del río Mississippi, desde Quebec (Canadá) hasta Carolina del Sur y desde Manitoba (Canadá) hasta Illinois. Su principal presa solía ser el venado de cola blanca, pero también cazaban alces orientales, hoy también extintos. En los ochenta años que han pasado desde el último avistamiento confirmado, ha habido algunos que dicen haberlos visto. Pero los científicos señalan que probablemente se ha tratado de ejemplares procedentes de zoológicos y colecciones privadas.

¿Introducción del puma occidental y la pantera de Florida?

Según declaró el Centro de Diversidad Biológica de Estados Unidos, la lamentable noticia emitida por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre, “despeja el camino para que estados como Nueva York reintroduzcan pumas de la población occidental extendida y abundante”.

“El Servicio de Pesca y Vida Silvestre reconoció que existen áreas grandes e intactas de hábitat con presas adecuadas y poca perturbación humana que podrían soportar poblaciones de pumas. La agencia citó hábitat en Adirondacks, Nueva Inglaterra, la región de los Grandes Lagos y en otras partes del Medio Oeste”, declaró la organización conservacionista.

Por otra parte, la pantera de Florida, una subespecie diferente del puma, sobrevive en una población pequeña, aislada y precaria en el extremo sur del estado más meridional de Estados Unidos. Estos animales también estuvieron una vez muy extendidos en suelo norteamericano, desde su estado homónimo al norte hasta Georgia y al oeste hasta Arkansas y el este de Texas.

Según Michael Robinson, defensor de la conservación en el Centro para la Diversidad Biológica, “este momento sombrío debería empujar al gobernador Cuomo y a otros líderes estatales a traer de vuelta a los pumas para ayudar a reequilibrar un mundo desarticulado. Los estados del este deberían moverse rápidamente para reintroducir estos magníficos animales, que juegan un papel tan crítico en el control de las manadas de ciervos”.

El exterminio de pumas, lobos y linces condujo a la sobreabundancia actual de ciervos de cola blanca y las disminuciones asociadas en el rebrote de árboles, así como a la pérdida de la cubierta vegetal necesaria para las aves que anidan en el suelo. Los pumas podrían frenar la superpoblación de ciervos y las enfermedades transmitidas por garrapatas que amenazan la salud humana.

“Necesitamos grandes carnívoros como pumas para mantener sana la red alimentaria, por lo que esperamos que los estados del este y del medio oeste los reintroduzcan”, agregó Robinson.

El puma concolor couguar (o puma oriental) era un subgénero del puma concolor, que fue una vez el mamífero más ampliamente distribuido en todo el continente americano, habitando desde el Yukón en Canadá hasta la Patagonia sudamericana. Por esta razón está presente en casi todas las culturas precolombinas, asignándole cada una de ellas uno o varios nombres. El término puma proviene del quechua, en mapudungun se le conoce como pangi, mientras que en guaraní como jagua pytã. Otros tipos de puma son el yaguarundí (o gato moro) y los extintos puma pardoides y puma pumoides.








Temas relacionados

Puma   /    Ecología y medioambiente   /    Estados Unidos   /    CABA   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO