Sociedad

PAÍS VASCO

Errekaleor enseña músculo ante las amenazas de derribo del alcalde de Vitoria-Gasteiz

El pasado cuatro de junio miles de personas arroparon al barrio autogestionado de Errekaleor en Vitoria-Gasteiz.

Aníbal Maza

Zaragoza

Viernes 9 de junio | 18:09

Foto Twitter: @MKulungele

Una manifestación masiva en apoyo de Errekaleor recorrió las calles de Vitoria-Gasteiz en apoyo al barrio okupado más grande del Estado Español. Esta muestra de apoyo multitudinaria es la respuesta al corte de luz y las amenazas de derribar el barrio que profirió el alcalde de la ciudad Gorka Urtarán (PNV).

Según informa Hala Bedi en la movilización se reivindicaron las siguientes aspiraciones populares: “movimiento feminista, lucha obrera, bloque juvenil, movimiento okupa, defensa de la tierra, barrios, euskalgintza, movimiento libertario, desobediencia, lucha por la libertad de las personas presas…”.

Diversas columnas salidas de distintos puntos de la ciudad confluyeron en el centro de Vitoria-Gasteiz, en la plaza de la Virgen Blanca, donde comenzó la manifestación hasta el barrio de Errekaleor. Al término de la manifestación se mencionó todo lo construido en el barrio durante estos cuatro años de vida del proyecto y se incidió en que las acciones de Urtarán son un ataque a todo el movimiento popular.

En el comunicado se afirmó que «a Urtaran le quedan dos opciones: rectificar y atender la mano tendida o hacer caso omiso al pueblo», según informa Hala-Bedi. Asimismo se anunció a los manifestantes que se está llevando a cabo un crowdfunding que permita al barrio autoabastecerse de luz para lograr su soberanía energética, como ya anunciaron en las redes sociales. Asimismo, el grupo Berri Txarrak ofreció un concierto en el barrio.

La principal motivación del alcalde para su “cruzada antiokupa” es la especulación con los suelos del barrio, con los que el Ayuntamiento y las más que previsibles “contratas amigas” (una vez que el erario corra con las pérdidas, como siempre) obtendrían ganancias millonarias.

Durante el anterior “asedio” al barrio, las fuerzas represivas acudieron supuestamente para cortar la luz por reclamación de Iberdrola. La comunidad de Errekaleor ha respondido con varias movilizaciones en apoyo y está estableciendo un plan para lograr ser autosuficientes energéticamente. Para ello han hecho un llamado a la solidaridad popular para sufragar todo su proyecto de electrificación, un ejemplo de autogestión, coordinación y planificación a gran escala para todos los trabajadores del Estado Español.

VÍDEO PARA FINANCIACIÓN ERREKALEOR

Los lectores que deseen colaborar con Errekaleor para que logre autoabastecerse de luz pueden hacerlo en la siguiente página: https://coopfunding.net/es/campaigns/errekaleorbizirik/

Un movimiento más en la ofensiva burguesa contra la autogestión en Euskadi.

La actuación del ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz muestra a las claras que quiere continuar con su ofensiva de ataques a los movimientos de ocupación y autogestión, como ya hicieron en 2011 con los gaztetxes (centros social ocupado) de Kukutza, el de Patakon y Uztaldi en 2012 o el de Etxarri en 2016, todos ellos en Bilbao. En Navarra-Nafarroa nos encontramos con las mismas actuaciones con el desalojo del centro Alde-Zaharra en 2016 en Pamplona-Iruña.

Éstos son sólo algunos de los ejemplos más conocidos (de más de 10 centros sociales ocupados) que ejemplifican este recrudecimiento más general que pretenden seguir las fuerzas burguesas llevan a cabo los diferentes ayuntamientos en favor de la burguesía de la región. Atacar y destruir todos los ejemplos de coordinación y autogestión para evitar que actúen como polos donde se aglomere y reagrupe la juventud combativa, el anticapitalismo o la lucha obrera.

Una cuestión de suma importancia tras el desarraigo y descabezamiento de los movimientos populares que se afanaron en conseguir el gobierno central del Estado Español y las diferentes autoridades autonómicas en las últimas décadas.

De hecho, el análisis de la situación que nos encontramos en el portal alternativo Borroka Garaia da! nos ilustra sobre la evolución en el tiempo, los intereses y la magnitud de la ofensiva burguesa contra los cso.

“ (Refiriéndose al desalojo de 2016 en Pamplona-Iruña) La mentalidad criminal de la burguesía realizó este proceso mental y estratégico: Si por primera vez la izquierda institucional vasca es capaz de justificar un desalojo bajo promesas en el aire, como así fue, tenemos campo libre para llevar a cabo uno de nuestros sueños. Cooptar e integrar en servicios municipales al movimiento okupa vasco o en caso contrario atacar y desalojar al menor coste social posible. Ni que decir tiene que el movimiento okupa ha sido uno de los pocos movimientos que en tiempos de repliegue y retroceso de casi todas las luchas ha mantenido las banderas en alto y por tanto uno de los objetivos prioritarios para la burguesía vasca en su intensificación del intento de normalización de la opresión en plena crisis que golpea a la clase trabajadora.

El primer paso fue poner a prueba esa debilidad detectada en la izquierda institucional vasca. Y el resultado fue mejor del esperado. Ni se lo creían. Bastaron unas simples presiones para que el Gaztetxe de Iruñea fuera desalojado bajo falsas acusaciones y mentiras realizadas por la propia izquierda institucional vasca.

A partir de ahí, barra libre pensaron. Desde ese desalojo ocurrido en noviembre del año pasado hasta el ataque de esta mañana, la burguesía vasca en este medio año ha atacado, desalojado o iniciado procesos judiciales en al menos 10 gaztetxes y casas ocupadas por toda Euskal Herria.

Este último ataque realizado en Errekaleor, en el asedio que tiene como objetivo que el capital tome el barrio, ha sido realizado concretamente por la que es la tercera fuerza en el ayuntamiento de Gasteiz y “milagrosamente” gobierna. PNV. Ese que no pone incineradoras en sus barrios residenciales. Ese que pacta con el PP porque a parte de ser muy abertzale tiene sensibilidad social. Ese que está en contra de que jóvenes hagan pintadas mientras intenta destruir barrios enteros para especular o piensa que la juventud vasca le pertenece para explotarla mientras no le permite que tenga vida propia. Y que ni mucho menos la haga en un barrio fuera de su control.”

Dicho esto, no nos queda más que recabar todo el apoyo para la defensa y el proyecto de Errekaleor. Está en lucha demostrarles que la juventud y la clase obrera somos mucho más que carne de explotación para sus negocios. Valemos más que esto.






Temas relacionados

Vitoria-Gasteiz   /   Okupas   /   Autogestión   /   Represión   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO