Mundo Obrero Chile

Huelga HOMECENTER SODIMAC

Entrevista a delegado HOMECENTER SODIMAC mall Plaza Norte

A más de 10 días de votada la huelga en uno de los sindicatos más grandes a nivel nacional, con más de 8.000 socios, desde La Izquierda Diario entrevistamos a Claudio Poggini, delegado del sindicato nacional de trabajadores HOMECENTER.

Sábado 19 de noviembre | 23:35

La huelga de trabajadores de HOMECENTER es una de las más importantes del rubro de los últimos años, movilizando a cerca de 8 mil trabajadores frente a la intransigencia de la empresa.

¿Cuáles son sus demandas y cuál ha sido la respuesta de la empresa?

Nuestra demanda es el aumento del salario, que es el sueldo base. La empresa durante los últimos dos años ha reducido la planta de trabajadores de ventas y bodegas en más o menos 2.500 personas, eso ha significado que el trabajo que hemos tenido que seguir haciendo se vea duplicado y triplicado en algunos casos.

En términos numéricos el aumento que solicitamos fue un monto fijo de $60.000 para los full-time, sin embargo, la compañía ofreció un aumento porcentual del 1%. Nosotros partimos sintiéndonos humillados, la empresa se burló de nosotros, por lo que los aumentos que nos ofrecieron en los buenos oficios no vinieron a resolver la herida que teníamos.

Una vez comenzada la huelga, el empleador en vez de reconocer nuestro derecho a luchar por lo que corresponde nos castiga y ofrece una nueva propuesta que es menor a la alcanzada en buenos oficios, que llegó a ser del 5%, en la huelga llegó hasta el 3,5%, todo esto sobre el IPC y con un bono de término de conflicto que para nosotros es ridículo, que es de $150.000 imponible, es decir, hablamos de $120.000 promedio. Esto se votó el día jueves 17 y recibió un rechazo a nivel nacional contundente, si bien vamos en nuestro décimo día de huelga y el cansancio es evidente y a nivel nacional hay gente que de verdad quiere volver a trabajar, el rechazo a la propuesta de la empresa fue enorme, yo creo que de un 80% y eso nos tiene dando la pelea.

¿Cómo ha sido para ti este proceso de negociación colectiva?

Ha venido a marcar el fin a unas relaciones laborales entre nuestro empleador y sindicato. Confirma el cambio de dirección que tiene el holding, pues, del 2014 hacia atrás podíamos hablar de “ser una familia SODIMAC”, donde negociaba bajo sus propios términos. Hoy ya no es así y vemos que SODIMAC negocia bajo los términos que le impone Solari desde Falabella, esto es evidente, porque quieren igualar las condiciones de trabajo de sus otras filiales, a pesar de que SODIMAC es una de las empresas más rentable que tiene el grupo.

El proceso ha sido difícil y en lo práctico, respecto a la vivencia de la huelga ha sido súper complejo, la mayoría de los colegas no han vivido antes una huelga, no solían ir a las marchas y si bien ha funcionado súper bien bloqueando las entradas, asegurando la comida y tarreos, la parte que tiene que ver con el conocimiento legal genera varias dudas, por ejemplo ¿qué pasa el día 16 si entra el 50 más 1? ¿con qué nos quedamos? ¿qué pasa con el resto? o ¿cuánto puede durar una huelga? dirigencialmente hablando, hemos tenido que resolver muchas dudas que intentamos resolver antes de la huelga. Nuestro presidente siempre habla de que es muy difícil dar a conocer la información de forma certera a los 8.700 que somos en el sindicato, porque saca a relucir el nivel de educación que tenemos en el país, pues es difícil comprender las fechas y términos legales. En lo político uno puede ver dos posturas en general, como gente que reconoce que la única forma de poder hacerle frente al empresariado es un sindicato único y eso es súper relevante, pues, ha sido muy fácil para la clase política dividir a los sindicatos o que la gente crea que es más fácil hacer un nuevo sindicato, el otro grupo que piensa que después de la huelga hay que renunciar al sindicato por una mala gestión, etcétera.

¿Qué piensas de la negociación del sector público?

Lo del sector público en realidad es nefasto. Es muy humillante para la organización del sector público que el gobierno a espaldas de ellos haya podido concretar un aumento que no se dio, me he acordado mucho de una caricatura que hizo Mala Imagen, donde explicaba la intransigencia del gobierno diciendo que cada vez ofrecía el 3,2% y apuntaba a los trabajadores como los intransigentes.

Es una pena, porque el sector público son tan trabajadores como los del sector privado y siempre se han puesto sus derechos en duda, lo bueno es que tienen unidad y desde abajo siempre han podido forzar la norma, sabemos que tienen prohibido el derecho a huelga y vemos sus federaciones, asociaciones y confederaciones. Lo político del gobierno es que pudo pactar el reajuste en el parlamento a través de la abstención del PC, es muy penca esa cuestión de abstenerse, es como bien amarilla, estar con un pie en la calle y otro en el gobierno es bien difícil y al sector público le va a pasar la cuenta después, cuando las dirigencias a la interna quieran volver a reelegirse va a ser difícil que vuelvan a salir, pues vemos que no sólo en el ámbito municipal han empezado a salir nuevos movimientos o partidos políticos que disputan estos espacios y que vienen a renovar una forma de gestión histórica que han tenido muchos años dentro del sector público, pero es difícil hacer un análisis tan pronto.

¿Son parte de la CUT? ¿Qué piensas de su directiva?

Sí, somos parte de la CUT. Nuestro director y parte de la directiva ha estado involucrada en la CUT, aún no soy capaz de definir bien en qué, pero por ejemplo, tenemos a la Carola Salas que es tesorera de nuestro sindicato y que fue presidenta del colegio electoral de la CUT. Ella intentó poder limpiar el padrón y se encontró con muchas dificultades para poder hacerlo, descubrió el tema de la inflación de los socios, por suerte, a pesar de que el padrón siguió inflado, logró disminuir en un porcentaje relevante a sindicatos o federaciones que decían ser más grandes de lo que realmente eran. Pero por ejemplo, a mi me parece un error que nuestro presidente José Luís Ortega haya participado de la lista de Arturo Martínez. Para José Luis era alguien que le podía enseñar o guiar en el camino de la dirigencia, a pesar de que él ya tiene como 30 años como dirigente de distintas federaciones, siendo director de la caja de compensación y otras cuestiones, llegar a la CUT era otro paso.

Como la CUT funciona, para nosotros los trabajadores ha sido nefasta, no ha sabido volver a reponer la importancia de la organización sindical después de la dictadura, si bien hubo un momento en que se empezó a desarrollar nuevamente a partir de los 90, hablamos de una tasa de sindicalización súper baja y los trabajadores aún no entendemos que la organización sindical es la única herramienta real que tenemos para hacer valer nuestros derechos, que mientras no estemos juntos luchando y remando para el mismo lado, la dirigencia actual de la CUT con el gobierno, o los empresarios con el gobierno nunca van a permitir que los trabajadores podamos alcanzar los objetivos que nos planteamos para mejorar nuestras condiciones de trabajo o nuestros salarios.

Acá yo quiero destacar que los trabajadores nunca hemos sido irresponsables con las solicitudes que hacemos, nunca nos hemos querido aprovechar, sino alcanzar las mismas riquezas que nosotros hemos logrado y la CUT ha estado al debe, nunca he sentido que sean representantes reales de los trabajadores, su orgánica funciona súper mal, la elección de los consejeros o la directiva no responde a la realidad de los trabajadores, no hay una diversidad como la que existe en el país y es triste ver como se aprovechan de eso, o tener estatutos como corresponde, no apoyar a las organizaciones sindicales de base de manera importante siendo un organismo tan grande. Les falta mucho y es tarea de todos nosotros ir cambiando esas cosas.

Con respecto al cuerpo de delegados ¿cuál es la importancia que cumplen?

La forma de delegados no sólo está presente en nuestro sindicato, también está en el metro, en el Banco Estado, etcétera. En SODIMAC tenemos un fuero prácticamente tácito, si la empresa quisiera echar a un delegado sin fundamento se vería metida en un rollo bien grande. Nuestra funcionalidad es súper relevante, imagínate un sindicato nacional desde Arica a Punta Arenas, sin un cuerpo de representación local en cada lugar donde tiene socios.

Es difícil poder llegar y enviar la información que corresponde, movilizar a la base y educar en los temas que nos atañen como sindicato. Lo bueno que tenemos en SODIMAC de esta forma de representación es que la ha reconocido, no sé cómo será después de esta huelga, pero hasta ahora, la figura de delegado ha sido fundamental para el funcionamiento interno de los locales, si bien la compañía tiene como objetivo principal la venta, desde recursos humanos –igual es un poco variable- la dirección que tenía la empresa era poder trabajar con los delegados de los sindicatos para poder mejorar el clima laboral, por ejemplo, acá los colegas en invierno pasaban frío en el patio constructor, entonces hace años hicimos llegar la inquietud y un año la empresa entregó parcas e impermeables para la lluvia, con respecto a la alimentación, presionando de distintos lados a través de recursos humanos, logramos mejorar el desayuno y el almuerzo algunos días, pero hablamos de que en ese tipo de cuestiones el delegado sólo es capaz de influir en lo local bajo esas áreas, lo práctico, pero en lo salarial, sólo a raíz de la negociación colectiva se puede, la empresa nunca ha cedido a una palabra que prometió hace algunos años de que la dotación iba a bajar e íbamos a tener mejores remuneraciones, de esa fecha hasta hoy nunca a nadie se le subió el sueldo por reconocer que había empezado a cubrir el trabajo de sus compañeros despedidos, el delegado ha sido súper importante para hacer notar en las tiendas los errores de formas de las gerencias y eso los compañeros lo reconocen.




Temas relacionados

Mundo Obrero Chile   /   Huelga

Comentarios

DEJAR COMENTARIO