Géneros y Sexualidades

ORGULLO CRÍTICO MADRID 2017

Entrevista: "Nuestras disidencias y diversidades son armas de lucha frente a la miseria del sistema cisheteropatriarcal"

Entrevista a la Plataforma del Orgullo Crítico Madrid 2017 en la que nos explican sus objetivos, su lucha, la crítica y análisis al capitalismo rosa y nos invitan a marchar juntas el 28 de junio por un orgullo combativo.

Miércoles 21 de junio | 17:09

Foto: Instagram @orgullocritico

¿Cómo se define y con qué objetivo nace la Plataforma Orgullo Crítico Madrid 2017?

Desde hace ya varios años, entre abril y mayo, varias personas individuales y colectivos comenzamos a juntarnos para gestionar el Orgullo Crítico, que a través de los años tuvo distintos nombres (Orgullo Indignado, Toma el Orgullo, etc.) pero con el denominador común de ser un orgullo que se opone a la mercantilización de la lucha de las personas que nos consideramos disidentes sexuales y/o de género.
El año pasado, tras terminar con las actividades del Orgullo Crítico 2016, que como todos los años culminó con una manifestación el 28J, y que ese año fue probablemente la más multitudinaria, con una asistencia que la misma policía reportó en alrededor de tres mil personas, y después de un merecido descanso, volvimos a juntarnos en septiembre en una actividad de la que participaron más de treinta personas: “Repensando el Orgullo”, organizada por las compañeras de La Hoguera Transfeminista, con el objetivo de reflexionar sobre nuestro modelo de lucha, objetivos, líneas de trabajo, estructura y organización con el fin de trabajar sobre los temas que nos afectan y ver cómo queremos relacionarnos de cara a
futuros "orgullos", y concretamente, frente al World Pride que se nos avecinaba.

En esa actividad surgió la necesidad de trabajar todo el año para poder sacar un orgullo potente que haga frente a, y no quede sepultado por el World Pride, y con ese objetivo nació la Plataforma del Orgullo Crítico Madrid 2017, que se define como una plataforma anticapitalista, autogestionada, transfeminista, asamblearia, antirracista, horizontal, antiespecista, apartidista, anticolonialista, antifascista, anticlasista y anticapacitista, y que está conformada por personas que nos sentimos parte de alguna o varias disidencias sexuales y/o de género.

Desde la plataforma denunciáis la mercantilización de la diversidad sexual, habláis del capitalismo rosa y de mecanismos puestos a su servicio como el homonacionalismo, el “pink washing” o el proceso gentrificador que viene asociado. ¿Podéis explicar estos conceptos?

El capitalismo rosa lo podemos definir como la incorporación de los discursos del movimiento LGBTIQ+ y la diversidad sexual al capitalismo y a la economía de mercado, a partir del modelo de hombre gay, cisgénero, occidental, blanco y de clase media-alta. Al incorporar al mercado de consumo a sectores de la población tradicionalmente discriminados, se genera un mercado específico enfocado fundamentalmente a los hombres gays, los llamados DINKs (del inglés doublé income no kids, dos salarios sin hijxs), como bares, discotecas, turismo o consumo cultural especializado, como los orgullos comerciales, de los cuales el World Pride es un ejemplo paradigmático.

La gentrificación es un proceso de transformación de un espacio urbano (barrio céntrico) “deteriorado” que se “recupera”, reconstruye, o rehabilita, haciendo que aumenten los alquileres y provocando que lxs residentxs tradicionales abandonen el barrio -y se sitúen en espacios más periféricos-. Este "nuevo" espacio va a ser ocupado por clases sociales con mayor capacidad económica que les permita soportar estos nuevos costes y suele venir ligado a la entrada de nuevos comercios y servicios (como cadenas: carrefour, lidl, kling) que sustituyen a los comercios tradicionales y/o comercios que ofrecen productos de primera necesidad, convirtiendo así al barrio en un nicho de mercado. Este proceso muchas veces ha ido ligado a la comunidad LGTB, como sucedió en barrio de Castro en San Francisco, el Greenwich Village en Nueva York, la zona rosa de México DF, o sin irnos muy lejos, el barrio de Chueca. Al mismo tiempo que denunciamos esto, debemos ser cautelosxs de no caer en el discurso homófobo, y por eso realizamos un análisis minucioso de esta cuestión que presentamos en nuestra charla ¿Por qué no nos gusta el World Pride?, de la que se puede encontrar un resumen en nuestro blog.

Sobre homonacionalismo y pinkwashing, comentarte que dentro de los ejes temáticos en los que hemos repartido el trabajo dentro de la Plataforma, tenemos uno que se dedica a estos temas. En los talleres que estuvieron impartiendo, tanto en Madrid como fuera de la ciudad, explicaban que homonacionalismo es un concepto que se utiliza para ilustrar cómo se cruzan Estado-nación, sexualidad y racialización. En el marco de la “guerra global contra el terror”, la identidad nacional de algunos estados (se habla de Estados Unidos o de Israel generalmente, pero también funciona en Europa) amplía los límites de su férrea heteronormatividad para incluir a algunas personas LGTBIQ+ (siempre y cuando cumplan ciertos criterios de clase, raza, despolitización, identidad y expresión de género…). Eso sí, esa inclusión es condicional a la criminalización de la población musulmana —y a otras minorías raciales, étnicas y culturales— a través de estrategias xenófobas y racistas, instrumentalizando los discursos seculares, feministas y LGTBIQ+.

Por otro lado, el pinkwashing es una de las manifestaciones del homonacionalismo. Se trata de instrumentalizar los activismos, teorías e identidades LGTBIQ+ con otros fines: ya sea para hacer un lavado de imagen de una empresa o un Estado (cuando una empresa LGTBIQ-foba en sus políticas laborales saca un anuncio de publicidad que incluye una pareja gay homonormativa, por ejemplo; o cuando la Comunidad de Madrid, presidida por el PP, exhibe una bandera arcoíris el 17M y el 28J), ya sea para reforzar el racismo, la islamofobia o la xenofobia (cuando Europa se nombra como LGTBQI-friendly frente a un presunto Exterior homófobo y tránsfobo, mientras mantiene sus políticas racistas y LGTBIQ-fobas y oculta las violencias en su seno).

También son muy interesantes vuestros análisis sobre la homonormatividad, ¿cómo funciona?

De acuerdo con la definición de Duggan, la homonormatividad hace referencia a aquellos procesos que, sin cuestionar el régimen de producción de la diversidad sexual, buscan a través de instituciones como el matrimonio o la familia, o patrones de consumo, la aceptación por parte del régimen heterosexual de los sujetos abyectos como sujetos merecedores de un trato igualitario.

Como hace el capitalismo, que nos quiere uniformes y con capacidad productiva y de adquisición, el capitalismo rosa define patrones de consumo que provocan una asimilación de la diversidad sexual hacia patrones sexuales y de comportamientos aceptados socialmente, como la monogamia, el interés por la moda dominante o la definición de estéticas corporales fijadas por cánones publicitarios.

En esta homonormativad sobramos las personas gordas, o muy delgadas, con diversidad funcional, racializadas, y todo lo que no es ese hombre blanco, musculado, bronceado y vestido al último grito de la moda, como pueden ser las mujeres, las lesbianas, y la personas trans.

El World Pride es un gran ejemplo de la desactivación de la disidencia LGTBIQ+ a través de su asunción en el mercado capitalista, ¿nos podéis explicar algunos de sus mecanismos?

Como ha sucedido ya en varias ciudades del mundo, en Madrid -así como en otras partes del Estado Español- los poderes hegemónicos han dejado de perseguir abiertamente a la comunidad LGTBIQ, y en su objetivo de asimilarla e incorporarla al sistema de consumo, han ido acaparando la celebración del Día del Orgullo, alejándose de la realidad de dicha comunidad y de los colectivos más críticos, y despojando esta fecha de todo su contenido reivindicativo. El espíritu de lucha con el que nació allá por 1969, en las revueltas de Stonewall, ha ido transformándose en un evento festivo y cada vez más excluyente, orientado a las personas con los recursos económicos suficientes como para poder pagárselo.

Todo esto sucede de la mano de la alianza de los gayempresarios con el capitalismo, que cuentan además con el beneplácito de asociaciones LQTBIQ vendidas al capital y ayuntamientos que ven una gran oportunidad para generar divisas para sus ciudades, mientras se hacen un lavado de cara ante la sociedad con una postura, supuestamente, LGTBIQ-friendly.

El World Pride es una especie de convención anual de estos gayempresarios, que hacen cada año en una ciudad distinta, siempre de las que forman parte de la asociación por supuesto, y así cada unx se lleva una porción de la tarta.

Además, habéis realizado un gran trabajo de investigación sobre el entramado empresarial y especulativo que se esconde tras este negocio vestido de arco iris, ¿podéis citar algunos de los hilos empresariales que articulan el evento?

Sí, aunque tuvimos muchas limitaciones porque las empresas y asociaciones tienen datos confidenciales que están protegidos por la LOPD, pero encontramos cosas muy interesantes. Un libro que nos resultó de inmenso valor para el trabajo fue “Adiós, Chueca. Memorias del gaypitalismo: creando la marca gay” de Shangay Lily, así como muchas entradas de su blog. En el libro cuenta, por ejemplo, como Alfonso Llopart y Pedro Serrano, con la complicidad de Pedro Zerolo, se apropian de la fiesta “Shangay Tea Dance” y del fanzine “Shangay Express”, que él había creado.

Serrano, además, primero es presidente de Trip Family, y luego se asocia para fundar Noche Madrid con Dionisio Lara, quien fuera candidato del PP, y presidente de la Asociación Madrileña de Empresarios por la Calidad del Ocio (ECO), la cual recibe por parte del Instituto para la Calidad Turística de España la potestad de conceder la Q de calidad para el ocio nocturno, que entregan a quienes forman parte de su asociación. Por el otro lado, en 2004, Llopart junto con otrxs empresarxs fundan AEGAL, la asociación de empresarios que crea la marca MADO, y que desde entonces se encargan de gestionar todas las celebraciones del “orgullo” de Madrid, así como el espacio público que queda prácticamente privatizado.

El Ayuntamiento de Ahora Madrid también ha tenido su papel en este entramado, ¿no es así?

Pues sí, el actual gobierno local continúa con las mismas políticas de Ana Botella en lo que al Orgullo de Madrid respecta. Además, lo hacen con un discurso ambiguo, ya que en 2015 dijeron que como recién habían asumido, poco podían hacer, y en 2016, que Botella había dejado los contratos blindados, y que nada podían hacer. El ayuntamiento se encarga de la cesión del espacio público, además de una subvención millonaria, y justifica, por ejemplo, que aegal cobre a las asociaciones por participar de la feria organizada en Madrid Río.

Además, este año al Ayuntamiento entregó la concesión para realizar talleres escolares contra la LGTBIQfobia a una empresa privada que no tiene experiencia alguna sobre el tema, pasando de asociaciones y colectivos que vienen trabajando el tema años. Realmente, la única diferencia con la gestión anterior es que este gobierno al menos entrega subvenciones a otras asociaciones de la ciudad de Madrid, y también para movidas culturales, como El Porvenir de la Revuelta.

¿Qué pensáis sobre la participación de la policía en el desfile del World Pride?

Creemos que es un ejemplo claro de pinkwashing, tal como sucedió al año pasado en Nueva York, tras los atentados de Orlando, donde la policía sacó coches pintados con el arcoíris, pero dos días después reprimió a activistas LGTBIQ que protestaban por el tratamiento que se le estaba dando a dichos atentados. En una entrevista que hicieron a LGTBIpol, la nueva asociación de miembros de la Guardia Civil y Policía Nacional que se promociona como sensibilizada con los delitos de odio, decían que no son como los que nos perseguían hace 40 años. Pues faltaba más que te persigan por ser LGTBIQ en pleno Siglo XXI, pero ¿qué pasa si eres una mujer trans africana que ejerce la prostitución?, ¿o una bollo sudaca racializada?, ¿o una marica musulmana o gitana? Pues que te persiguen por migrantx, por puta, por negrx, por sudaca, por gitana, o porque “te confunden con un delincuente o un terrorista”.

Además, la policía utiliza la Ley Mordaza para reprimir la protesta social y, por ejemplo, se la aplicaron a un diputado que estaba en la manifestación del orgullo de Murcia, en la que los nazis atacaron a sus participantes con toda impunidad y sin que la policía hiciera nada para evitarlo. Y también multaron por “perturbar con insultos y amenazas” a un activista LGTBIQ que participó del piquete al autobús de Hazte Oír en Valencia.

Lleváis todo el curso trabajando para construir una alternativa al orgullo del World
Pride, ¿qué actividades habéis llevado a cabo y a cuáles podemos ir todavía?

Este año presentamos el Orgullo Crítico en el mes de marzo, e inmediatamente comenzamos con actividades. Como comentábamos antes, dentro de la asamblea se formaron tres ejes temáticos, y cada uno de ellos gestionó distintas actividades. Además de los talleres, el Eje de Homonacionalismo está preparando una guía sobre el tema. El Eje de Diversidad y Violencias realizó tres encuentros sobre temas que nos atañen, como son la educación, el mundo laboral, y la salud.

El de Capitalismo Rosa realizó la charla-debate ¿Por qué no nos gusta el World Pride?, y una mesa sobre gestación subrogada. También invitamos a la compañera Dani Curbelo a venir de Tenerife a compartir con nosotrxs su documental Memorias Aisladas, sobre compañerxs que sobrevivieron el franquismo, y contamos con dos talleres de Tango Queer. Además de participar en distintas manifestaciones, como la de Madrid no se Vende o la antirrepresiva, convocamos una el día 17 de mayo, para visibilizar nuestras disidencias sexuales y de género, y plantarle cara a las violencias a las que nos enfrentamos cada día.

La verdad es que sólo nos queda una actividad que tendremos el sábado 24 de junio, que es un taller de personas que se identifican con la identidad marica para compartir experiencias en espacios virtuales de ligue. Y por supuesto, como todos los años, el 28J tendremos la manifestación del Orgullo Crítico.

¿Cuáles son las principales reivindicaciones que llevaréis a la manifestación del 28 de junio?

Las reivindicaciones tienen que ver con temas que hemos ido comentando, como mostrar nuestra repulsa a la mercantilización del orgullo oficial y la complicidad del Ayuntamiento, a la gentrificación, a la homonormatividad, a las políticas migratorias de la Unión Europea y su homonacionalismo… En fin, que saldremos a la calle para decir bien alto que nuestras disidencias sexuales y de género, nuestras diversidades corporales y relacionales son armas de lucha frente a la miseria del sistema cisheteropatriarcal.






Temas relacionados

Orgullo Crítico   /   Marcha del Orgullo   /   Madrid   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO