Géneros y Sexualidades

MARCHA DEL ORGULLO EN LA PAZ

Entre la reivindicación democrática y los intentos de asimilación estatal

La Izquierda Diario conversó con participes de la Marcha del Orgullo LGBTTTIQ que se realizó el sábado 1 de julio en la ciudad de la Paz, en la que participaron cientos de personas además de personalidades del mundo de la cultura y el arte así como importantes funcionarios estatales.

Martes 4 de julio | 07:30

En una colorida manifestación que reivindicaba la diversidad, la tolerancia y pluralidad democrática cientos de personas participaron de la movilización que año tras año cuenta con cada vez más adherentes y apoyos sociales e institucionales. El alcalde Luis Revilla así como funcionarios de diversas reparticiones estatales del ámbito municipal, departamental y central del Estado se hicieron presentes en la misma lo que fue bien recibido por la comunidad LGBTTTIQ.

A diferencia de la combativa movilización de Stonewall (que dio origen a la fecha que convoca a miles en todo el mundo), la participación de importantes funcionarios del Estado, así como la participación y colaboración de embajadas y ONG’s caracterizó la movilización del orgullo en la Paz: un día con mucha reivindicación de contenido formal, pero con muy poca discusión sobre las medidas que hace falta tomar para mejorar la condición de vida y de trabajo de miles de personas que por su orientación sexual están impedidas de conseguir trabajo o sufren una discriminación permanente en los más diversos ámbitos públicos, y que la Ley contra el racismo y la discriminación no ha podido contener. Aquí vertimos las impresiones de diversos participantes de la jornada del día sábado, subrayando los ejes por los que fueron consultados, es decir como percibían la marcha, el rol de la iglesia que ha interpuesto un amparo constitucional contra la ley de identidad de género, la participación de Revilla y otras más:

Una mirada al día del Orgullo: opiniones de quienes viven el orgullo, todos los días del año.

LID: ¿Qué representa este día para ustedes?

Rosario Aquím: Es un día de reivindicación; sobre todo de autenticidad. En un día como hoy expresas tu singularidad, única e irrepetible. Se junta el valor de todo ser humano: si no eres autentico, la dignidad no tiene ningún sentido. Pero es vergonzoso, que los poderes obliguen a los humanos a pelear por cosas que son profundamente humanas: la sexualidad. Cuando tu discriminas al otro, por su práctica de sexualidad, estas presumiendo que “ese otro no es ser humano”. Esa es la radicalidad de un tipo de discriminación como esta.

Yenny Escarabusa: Es tan especial, que lo llamo un día de paz donde puedo expresar todos mis sentimientos: el amor no tiene sexo y muchos van saliendo del closet. Me siento feliz de demostrar quién soy y como soy.

Roberto: Representa muchas cosas, como la bandera. Marchar representa crecimiento; para la gente que mira y la gente que participa, les estas demostrando lo que sientes, lo que quieres ser. Para que la gente te vea y que de algún modo te acepte y te tolere.

Araceli Aldama: Para nosotros el día de la marcha del Orgullo Gay, un día en el que podemos expresar, destacar como somos nosotros realmente.

Marlene: Representa esa reivindicación de derechos, que es abusado por el Estado y por personas particulares.

LID: En el gobierno del MAS ¿ustedes han visto que en hechos concretos, ha mejorado la forma legal y social, de la situación de las personas de diversidad sexual?

Rosario Aquím: De alguna manera, “para mí es un simulacro”. Es una lucha grande, es la política. Ver, de lo positivo o negativo es difícil, pero estamos ahí haciendo la lucha, porque somos personas humanas que necesitamos una convicción.

Yenny Escarabusa: El gobierno del MAS ha abierto el paso y eso no se lo puede negar, este tipo de concurrencia, La Ley de Identidad de Género, la aprobación de varios artículos en la asamblea, son una apertura. Lo que el MAS no ha reflexionado, es que “no tendrías por qué pelear eso”. Ahora una posición tibia, descolonizadora. Un proyecto político que dijo que su bandera principal era “descolonizar” pero que no tiene ninguna intencionalidad en ese sentido.

Descolonizar significa quitar las taras coloniales que pesan hasta hoy: la marca racial, la marca sexo-género social. No existió nunca “alguien llamado indio”, es la marca que puso la colonia. Gays, lesbiana, es una marca que debes eliminar si tu realmente eres un gobierno descolonizador.

Marlene: Sí. He visto un avance en los derechos. Por ejemplo hay 7 leyes que protegen a los LGTB. Que debe respetar su identidad de género o su orientación sexual. Y fue la culminación de ello, la Ley de identidad de género.

LID: ¿En qué forma la Ley de Identidad de Género, ha ayudado en la calidad de vida de las personas de la diversidad sexual?

Rosario Aquím: Para las personas que se adscriben a esa subjetividad, les ayuda mucho en una sociedad tan discriminadora y homobitransfobica, y para ellos es una conquista. Yo no peleo desde ese lugar, pero no por eso desconozco. Mi lucha no es desde ahí porque eso supone “asumas que tu etiqueta funda tu ontología”. Una etiqueta impuesta en una guerra, que lo que hace es reducir la singularidad única a una marca. Si yo me digo lesbiana, no existe nadie que es lesbiana. Yo soy Rosario Aquím, filosofa, escritora,… todo eso es lo que soy, y decido mi práctica sexual. No puedes reducir la práctica sexual, diciéndome lesbiana. Las etiquetas hereditarias son perversas, no estoy de acuerdo de que el hermano indio, pelee desde lo indio, no existe “un indio”.

Roberto: Yo creo una mejora social pero política no, porque la gente ha decidido visibilizarse. Primero las trans, y después los gays salimos a las marchas; vamos a los boliches, nos besamos, y la gente lo mira, y de tanto ver, lo va aceptando.

Araceli Aldama: Identidad de género, no estoy muy de acuerdo en operarse todos. Hay discriminación. Yo soy transformista, pero no soy transgénero, no soy operada.

Marlene: Para las transgénero y transexuales, ya puedes ser reconocido con tu identidad. Ya eres un ciudadano más. Te reconocen con tu identidad, tu imagen y tu género, y eso es muy importante porque ya existes. Sales de la clandestinidad, para poder ejercer tus derechos.

LID: ¿Creen que esa Ley (de identidad de Género) es accesible en términos económicos para todos?

Rosario Aquím: En términos económicos el cambio de identidad es accesible, el mismo costo normal para la cédula de identidad.

Ya lo vimos aparecer. Tú legalmente si transitas por las calles serias trans-masculino y él sería trans-femenino. Te podrías casar conmigo legalmente, pero ahora con la norma, si yo me quiero casar contigo, ahora dicen que tengo que verificar “que tiene ella entre las piernas”. Están exigiendo que te hagas la cirugía, para que te pongas un pene o una vagina; es como no haber hecho nada. Para ser trans-masculino y casarte conmigo no necesitas un pene, esa es una tontería de una sociedad. Una ignorancia por parte de los poderes. No puedes encasillar la sexualidad, es móvil, se transforma. Hoy dices que eres heterosexual, mañana te relacionas conmigo y no sé si vas a querer seguir manteniéndote (heterosexual, NdR). El amor es único donde no hay sexo, hay mucha diferencia. Nace tal como te veo.

Marlene: Hay trámites que son gratuitos, y otros que hay que pagar, y que lo llevas en un juicio que te lleva 3 años. Una persona trans, tal vez ahorrando un tiempo pueda acceder a ese derecho de cambio de nombre, y de género, de forma mucho más fácil.

Evidentemente para la constitución el matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer. Y una persona transgénero es un hombre y una mujer, obviamente hay una transición de género, pero sigue siendo hombre o mujer. Entonces, un hombre transgénero tiene todos los derechos civiles de casarse con una mujer, y ahora si fuera un hombre transgénero gay pues no podría casarse con otro hombre.

Entonces, no se está vulnerando la constitución, pero yo creo que sí debería resguardarse el matrimonio igualitario para todas las personas, que más allá del amor, también es para proteger a nuestros seres queridos: por ejemplo, cuando una persona se casa puede darle sus beneficios legales.

LID: ¿Qué opiniones tiene acerca de la injerencia de la Iglesia en estos asuntos?

Rosario Aquím: La iglesia tiene que hacer lo que hace… es su constitución, para eso está: para intimidar, para normar para prohibir las cosas. La iglesia trabaja a partir de la dicotomía hembra-macho. Recurre a la presencia de los genitales como fundamento de un Dios, que para mi gusto, es a imagen y semejanza del hombre: un Dios homofóbico… misógino… machista, ¡qué clase de Dios es ese!... al límite del límite humano. La humanidad ha hecho creaciones de dioses, mucho mejores, por eso me quedo con la madre tierra.

Yenny Escarabusa: La Pachamama, la mentalidad que nos lleva a lo mismo, la iglesia es la auténtica, pero la cohesión, habría hecho una división, “el Choquellapu era del poder, la iglesia San Francisco era de la gente campesina”. La Pachamama da a luz plantas, naturaleza. Es el único país que se maneja dos cosas, cuando vamos al Tiahuanaco, agarramos la cruz pero damos la razón a la Pachamama.

Tenemos la cruz, pero estamos coando, es a la madre tierra. Eso nos interesa, es lo que nos da vida. Es una religión incoherente. Dicen el principio es la vida, pero están en contra del aborto, porque defienden la vida: un hermano intersexual, que decide sobre su sexualidad ¿no es vida? Todos nacen iguales, el médico cuando naces sigue diciendo, un niño, una niña, no dice lesbiana, un homosexual…

Roberto: A nosotros como pareja todavía no tenemos esos derechos. La iglesia no tiene por qué meterse, para todos los feligreses está bien que les digan, pero no en esta sociedad. La homofobia, está metida detrás de los muros, detrás de la gente.

Lo ven mucho como gays y sociedad, los gays están dentro de la sociedad, entonces a la sociedad tienes que preguntarle, no al gay. Una sociedad intolerante, que permite que los derechos del otro se pisotee, no crece. (…) Como gay, yo encontré mi pareja, me pueden discriminar, sigo siendo feliz. Pero es problema de la sociedad, su rollo.

Marlene: La iglesia tiene su medio de acción, y debería quedarse ahí. El estado es laico y debería limitarse. Hay un dicho romano que dice que, toda la ley de la biblia se resume en el amor. Y amor no hace daño al prójimo. Y Jesús enseño que el prójimo está en todos. Y no deberían estar restringiendo derechos.

LID: ¿Qué opinas que Revilla y su esposa encabecen la marcha de hoy?

Rosario Aquím: Me gusta mucho que Revilla tenga esa apertura, La Paz es uno de los pocos municipios donde su municipio apoya. Queremos entender que lo hace de corazón, que no sea una opción.

Roberto: El alcalde ya participa hace varios años, no sé si la política debería entrar mucho, porque la parte gay es bien rebelde, bien anarquista, pero me parece bien.

Marlene: Me parece importante como símbolo de apoyo, de autoridades del órgano del estado. Lo importante sería que esto se traduzca en más apoyo a las comunidades LGBT. Por ejemplo, podrían proporcionándoles derecho a la salud, al trabajo, y que no se queden en apoyos simbólicos.

Araceli Aldama: Me encantó que participó el alcalde, para mí es un gran respeto.

LID: ¿Te sientes representada por el colectivo LGBTTTIQ?
Marlene: Si me siento representada. Somos una comunidad, estamos en una lucha común.






Temas relacionados

SOL.BO   /   Bolivia   /   LGBTTI   /   Marcha del Orgullo   /   Ley de Identidad de Género   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO