Cultura

A 40 AÑOS / INSURGENCIA OBRERA

Ensenada: la experiencia setentista de Propulsora Siderúrgica

En 1973 echaron de la fábrica a la burocracia de la UOM. Su Comisión Interna integró la Coordinadora con decenas de fábricas dando batallas históricas. Obviamente fueron blanco de los genocidas.

Sábado 19 de marzo de 2016 | Edición del día

En pocos días se cumplirán 40 años del golpe genocida que vino a interrumpir la (hasta el momento) última gesta revolucionaria de la clase trabajadora argentina.

En esos años los trabajadores del país crecían en organización y combatividad, luchando contra los despidos, por las condiciones laborales y el salario y contra el disciplinamiento que les quisieron imponer.

Entre ese disciplinamiento se encontró el Plan Rodrigo, que buscaba un nuevo modelo de acumulación en favor del capital local en detrimento del nivel de vida de los trabajadores, a la vez que pretendía un mayor apoyo del imperialismo.

A través de huelgas generales, asambleas, piquetes en las calles y tomas de fábricas se abrió un cuestionamiento fundamental: “¿Quién es el dueño de la casa? ¿Los trabajadores que movemos las palancas del mundo, o los patrones que nos parasitan hasta la última gota de sangre llevándose ganancias millonarias?”

Ensenada, escenario de ese ensayo

Los obreros de Propulsora Siderúrgica (del Grupo Techint) y del Astillero Río Santiago estuvieron presentes en ese ensayo. Durante la etapa previa al golpe de estado formaron parte (junto a otras fábricas como el frigorífico Swift o YPF) de la Coordinadora Interfabril de Gremios y Comisiones Internas y Cuerpos de Delegados en Lucha de La Plata, Berisso y Ensenada.

El objetivo central de la Coordinadora era enfrentar los despidos y planes de ajuste al salario del gobierno y las patronales, y las persecuciones a activistas por bandas fascistas como la Triple A y la CNU.

Las coordinadoras, que se dieron también en otras partes del país, fueron una forma de organización combativa sujeta al control de los mismos trabajadores a través de asambleas, lo que las convertía en una verdadera democracia, la democracia obrera, que se diferenciaba de los sindicatos vendidos y rastreros del Estado, y de las patronales como la de Paolo Rocca que, a su vez, fueron cómplices en la desaparición de activistas obreros.

El Ensenadazo

Una de las gestas más importantes de la Coordinadora regional se dio el 3 de Julio de 1975, cuando cinco mil obreros de Astillero Río Santiago y de Propulsora marcharon a pie desde la Plaza Belgrano de Ensenada hasta la cede provincial de la CGT ubicada en La Plata.

Caminaron 8 kilómetros con el objetivo de exigir la homologación de la Ley 14.250. Al llegar a las puertas de la CGT fueron recibidos por estudiantes secundarios y universitarios solidarios con la causa obrera.

A su vez desde Berisso marcharon los obreros del Swift y de Petroquímica Mosconi (YPF). Desde el norte de La Plata, por el Camino Centenario, hicieron lo propio los obreros de Siap, Offa, Indeco, Corchoflex y el personal del Hospital de Gonnet. Y por la calle 44 entraban desde el oeste los obreros de Kaiser Aluminio (hoy Aluar) y de Petroquímica Sudamericana (hoy Mafisa).

Fue una concentración de más de diez mil obreros, todos al grito de “¡14.250 o paro nacional!” e “¡Isabel, Isabel ¿cuánto gana un obrero y cuánto un coronel?!”.

La manifestación culminó en un batalla campal con la policía de la Provincia de Buenos Aires, pero día después el ministro José López Rega (mentor de la Triple A y mano derecha de Isabel Martínez de Perón) y su par de Economía Celestino Rodrigo renunciaron a sus cargos.

Propulsora Siderúrgica

Por el nivel de organización de sus trabajadores, Propulsora era un verdadero “dolor de cabeza” para la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) regional, porque resistían a la conducción burócratica. De hecho en 1973 la combativa Lista Blanca echó de la fábrica a los representantes de la conducción oficial.

Esos trabajadores dieron grandes peleas durante todo el proceso. Como la Huelga Grande de 1974, con 109 días, que comenzó con una toma de fábrica de 35 días y de organización de la autodefensa ante los amedrentamientos del Ejército y la Policía.

Y obtuvieron importantes conquistas de salario, de no represión y de pago de los días caídos, además de un reconocimiento de hecho a la Comisión Interna combativa. Pero sobre todo una gran experiencia de organización y combatividad.

En junio de 1975 se votó en asamblea la solidaridad con la lucha de Villa Constitución, la lucha contra el Plan Rodrigo y por la homologación de los convenios ganando las calles, llevándole la propuesta a los obreros del Astillero Río Santiago y discutiendo en asamblea la creación de la Coordinadora.

Ese nivel de organización se mantuvo hasta el mismo 24 de marzo de 1976, cuando la patronal militarizó la fábrica. Militarización que duraría hasta el final de la dictadura como forma directa de quebrar la voluntad de la clase obrera.

Luego de las jornadas de julio de 1975 la burocracia de la UOM decidió en conjunto con la dirección de la empresa atacar físicamente a integrantes de la Comisión Interna combativa. En enero de 1976 el “Pampa” Delaturi y Carlos Scafide, dirigentes obreros, fueron secuestrados y asesinados por la Concentración Nacional Universitaria (CNU) en el Camino Negro de Punta Lara.

Durante la dictadura fueron veinticinco los obreros detenidos-desaparecidos en Propulsora. Otros fueron exiliados. En todos los casos se dio una tarea conjunta y cómplice de la conducción de la UOM, las fuerzas represivas del Estado y la Triple A.

40 años y la amistad (patronal) continúa

Tanto la familia Rocca del Grupo Techint como la familia del presidente Mauricio Macri vieron sus negocios beneficiados con el golpe genocida. Alcanza con recordar que el Grupo Macri, en el que Mauricio hizo su “aprendizaje” como empresario, entre 1976 y 1983 pasó de manejar siete empresas a más de cuarenta.

Por su parte los Rocca salieron monopolizando el negocio del acero en la región, junto con los Acevedo. Desde ya, para concretar esa monopolización fue necesario tener las plantas “libres” de activistas y de organización desde las bases. Por eso montaron dentro de la planta de Siderca de Campana un centro clandestino de detención donde desaparecieron alrededor de setenta obreros.

En Ensenada los Rocca, junto a la UOM, las fuerzas represivas oficiales y las paramilitares hicieron lo suyo.

Hoy, cuarenta años después, ellos siguen haciendo sus negocios en detrimento de los trabajadores.

Por eso es necesario recuperar aquella tradición combativa de tantos trabajadores de propulsora, marchando este 24 de Marzo con quienes vienen organizando la resistencia a los ajustes y la represión, quienes están junto a los trabajadores, las mujeres y la juventud.








Temas relacionados

Propulsora Siderúrgica   /    Coordinadoras interfabriles   /    Astillero Rio Santiago   /    Golpe militar en Argentina   /    Ensenada   /    Dictadura cívico-militar   /    UOM   /    Provincia de Buenos Aires   /    Historia   /    Cultura   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO