Política México

ELECCIONES MÉXICO 2018

Encuentro de AMLO con empresarios: una transición tersa llena de "confianza"

Con el triunfo de López Obrador se ha dado inicio a una transición tersa, donde destaca por sobre todo la moderación de su discurso, que apunta a la recomposición de las instituciones de la democracia de los ricos y a garantizar la continuidad de los millonarios negocios de trasnacionales y los grandes empresarios como Carlos Slim.

Miércoles 4 de julio | 16:04

Tras reunirse en privado por más de dos horas y media con el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) esta mañana en un hotel de Polanco, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ofreció una conferencia de prensa flanqueado por Juan Pablo Castañón, presidente de este órgano empresarial.

Ante los medios, Castañón enumeró los sectores, organizaciones y empresarios nacionales y extranjeros que representa el CCE y explicó que la reunión que habían sostenido con el tabasqueño había abordado temas como de desarrollo económico, inversión y empleo. Dijo que se habían comprometido a colaborar en torno a algunas de las propuestas de AMLO, como el que hace al empleo de jóvenes, a través de la figura del "aprendiz". Destacó la necesidad de profundizar la implementación del sistema de formación dual (modelo educativo-empresarial de "competencias" que prioriza la tecnificación de los conocimientos con el objeto de generar mano de obra calificada y actualizada para las empresas) y mencionó que, junto a AMLO, el CCE había discutido propuestas sobre seguridad, salud y proyección económica.

Posteriormente, Obrador volvería a este tema, asegurando que fue uno de los ejes de mayor consenso en la reunión. Aseguró que su programa para la juventud y que atendería a más de 2 millones de jóvenes implicaría una inversión de 110 mil millones de pesos

Castañón informó que AMLO había propuesto al CCE extender la inversión hacia el sur del país y en general manifestó conformidad con la reunión, que también discutió mecanismos de trabajo para la transición, gesto que para el CCE, aseguró Castañón, "genera mucha confianza y una gran apertura" de cara a la nueva administración.

El empresario aseguró que habrían reuniones de seguimiento y retroalimentación entre los planes empresariales y gubernamentales. Como representante del sector, Castañón aseguró que hace falta "un gobierno sólido" y llamó a la unidad.

Por su parte, Andrés Manuel López Obrador aseguró que se trató de una reunión "muy cordial", aclaración que no es gratuita dados los desencuentros del tabasqueño con este sector en años anteriores. Agradeció el respeto recibido y la "actitud responsable" asumida por el sector empresarial.

Con el triunfo de López Obrador se ha dado inicio a una transición tersa, donde destaca por sobre todo la moderación de su discurso, cada vez más contundente, que apunta a la recomposición de las instituciones de la democracia de los ricos y a garantizar la continuidad de los millonarios negocios de trasnacionales y los grandes empresarios como Carlos Slim.

Así, AMLO destacó, al igual que Castañón, el establecimiento de mecanismos de transición entre su administración y el empresariado y recordó su visita del día anterior a Palacio Nacional, en donde se entrevistó con Enrique Peña Nieto. En la misma tónica en la que se condujo hacia el final de su campaña para tranquilizar las suspicacias al interior del sector empresarial, insistió en destacar que "nada sería impuesto" y en que garantizaría el "derecho a disentir".

Ante las preguntas de la prensa sobre si se había discutido el tema de la construcción del Aeropuerto Internacional, AMLO negó que se hubiera discutido y aseguró que pronto tendrían una "opinión técnica".

Sobre la inversión privada en el sector energético, AMLO dijo que revisarían los contratos en búsqueda de anomalías para detectar casos de corrupción. Sin embargo, el tabasqueño acotó asegurando que, de encontrarlos, antes de "impugnar" los contratos se recurriría a varias instancias legales intermedias, con la finalidad de asegurar a los empresarios que no habría "arbitrariedades".

AMLO destacó la presencia en la reunión de miembros de su gabinete propuestos para estar al frente de las secretarías de hacienda, economía y del trabajo.

Tras ahondar sobre las becas a jóvenes, AMLO mencionó los programas de beneficio para los adultos mayores, los cuales dijo que eran prioridad de su gobierno. Insistió con el tema de las pensiones a adultos mayores, las cuales ofreció aumentar al doble. Este aumento estaría regido por el salario mínimo, ahondó el tabasqueño. Anunció una inversión de 150 mil millones de pesos para desarrollo social anuales, "aunque nos quedemos sin camisa", dijo, anunció austeridad durante su gobierno para no aumentar ni impuestos ni la deuda pública. En este sentido aseguró que no habría gasolinazos.

El diálogo fluido con el empresariado, que se ha enriquecido gracias a la creciente degradación de las condiciones laborales de las mayorías en los gobiernos anteriores, plantea una profunda contradicción al revisar las promesas de López Obrador.

¿Cómo mejorar el nivel de vida de la mayoría de la población, y especialmente de los pobres, sin tocar los intereses de los empresarios cuyas fortunas engordaron al calor de hacer los salarios cada vez más magros, muy alejados del costo de los productos de la canasta básica? Es una verdadera utopía reaccionaria la que se vislumbra detrás de la "reconciliación nacional" que enarbola el virtual presidente.

También es una incógnita aun hasta dónde alcanzará la austeridad gubernamental que promete AMLO para financiar durante su gobierno las medidas asistenciales que propone, como el aumento al doble de las pensiones a adultos mayores y las becas para los jóvenes, sin aumentar impuestos y manteniendo el pago de la onerosa deuda externa.

Como explicamos aquí, ’se trata de un proyecto de gobierno que, si bien promete conducirse con “honestidad y austeridad”, marcando con ello su distancia de las administraciones anteriores, lejos está por su composición y su programa de representar los intereses de los trabajadores y del pueblo, la gran mayoría que votó por López Obrador.

Tan es así que en sus primeras declaraciones, Carlos Urzúa, postulado para la Secretaría de Hacienda, ya anunció una próxima reforma al sistema de pensiones y declaró, respecto a PEMEX, que deben reconsiderarse sus “costos laborales excesivos”, anticipando que con el nuevo gobierno también va a haber ataques contra los trabajadores.’

Los distintos movimientos de López Obrador para tranquilizar a los poderosos, y los acuerdos que haga con éstos, pueden chocar con las aspiraciones de millones que ven en su figura una alternativa de cambio y que ya han protagonizado importantes luchas en años anteriores."

Leer: OCDE solicita entrevista a Obrador; Coparmex, Cepal y Banco Mundial anuncian su respaldo






Comentarios

DEJAR COMENTARIO