Sociedad

ABUSOS EN LA IGLESIA

Encubrimiento: la Iglesia tilda de "fake news" denuncias contra el cura facho Raúl Sidders

Los arzobispados de La Plata y de Puerto Iguazú (donde reside el denunciado) decidieron defender cerradamente a quien hoy es foco de múltiples denuncias por abusos, acosos, misoginia y discriminación durante dos décadas en el colegio San Vicente de Paul de la capital bonaerense.

Sábado 22 de agosto | 14:39

Arzobispo de Puerto Iguazú Nicolás Baisi junto a Raúl Sidders. Foto| Azobispado La Plata

A raíz de la expansión mediática que tomó la presentación judicial por abuso sexual agravado contra el sacerdote Raúl Sidders, durante su actividad pastoral en el colegio San Vicente de Paul en La Plata, el Arzobispado de Puerto Iguazú, emitió un comunicado en su página oficial siguiendo, como era de esperarse, los argumentos que esgrimieron desde el Arzobispado platense en una acérrima defensa de Sidders, denunciando la inconsistencia de los testimonios de las víctimas de Sidders, aduciendo que se tratan de “noticias falsas (fake news) difundidas con la intención de armar un expediente judicial”.

En el comunicado, que lleva la firma del secretario canciller del Arzobispado, Rolando Bragañolo, sostienen que la denuncia “no implica que el padre Sidders esté procesado, por lo cual sería imprudente adelantar juicio alguno sobre un proceso que todavía no existe”, sin embargo emiten de forma clara y contundente juicios sobre quienes han decidido sacar a la luz los hechos de violencia y abusos que Sidders cometió durante los 20 años que estuvo en el colegio contra menores de edad.

A su vez dejan de manifiesto haber investigado los hechos, afirmando que “en comunicación con la institución educativa, Sidders realizaba la confesión a grupos de alumnos del nivel primario acompañados por la maestra, a la vista de lo demás compañeros y de quien pasara por el lugar, pues la puerta de ingreso a la Capilla es de vidrio”, hecho totalmente desacreditado por las decenas de testimonios de exalumnas y exalumnos que afirman que los abusos se realizaban mayoritariamente en el momento de la confesión, la cual para el sacerdote era obligatoria. Vale recordar que los relatos de las víctimas son contundentes en cuanto a que la confesión era a solas con él y con el objetivo de urgar en la vida sexual de los y las menores.

Te puede interesar:El Vaticano publica un instructivo sobre cómo tratar los casos de abusos a menores

Por su parte, desde La Plata, el Arzobispado a cargo del Víctor Fernándeez se manifestó afirmando, una vez más, el derecho de defensa de Sidders de prosperar la denuncia, y siendo “el primer y único comunicado emitido sobre este asunto”, informó que el cura denunciado penalmente, fue “amonestado y reprendido” para que evite todo lenguaje inapropiado sobre menores de edad y particularmente “cualquier expresión referida a las mujeres que pueda intepretarse como menosprecio, discriminación o misoginia”. Demostrando una preocupación y como prevención, por demás hipócrita y canallesca, recomendó al Obispo de Puerto Iguazú “que no encomiende al Pbro. Sidders ninguna tarea en colegios o con menores de edad”. Lo que se dice, apenas un tirón de oreja.

Tanto Víctor Fernández, máximo representante de la iglesia platense y mano derecha de Bergolio como Nicolás Baisi (su par misionero y exobispo auxiliar suyo hace hace unos pocos meses), hacen honor a una práctica sistemática por parte de la jerarquía eclesiástica de intentar ocultar bajo la alfombra cualquier hecho que involucre a uno de sus hermanos, con desmentidas y una efusión negativa de la cuestión. En este caso, con inusual rapidez, ambos jefes eclesiásticos, de larga trayectoria en el encubrimiento de curas abusadores en la ciudad de La Plata, han salido a proteger a su oveja descarriada, en un acto de revictimización de quienes, luego de muchos años de silencio, dolor e incluso vergüenza han decidido denunciar y dar pelea.

“Es oportuno señalar que no hay ningún antecedentes de acusaciones que comprometieran el comportamiento sacerdotal del p. Sidders en los 32 años que lleva de sacerdote, más allá de las diferencias con respecto a su modo de expresarse”, dijeron en sus comunicados.

Podés leer: Zanchetta, el obispo acusado de crímenes en Argentina, otra vez premiado por Francisco

Cabe preguntarse sobre los motivos del traslado, no sólo de Raúl Sidders a Misiones. Nicolás Baisi, también traslado a tierras misioneras, quien fuera obispo auxiliar de Héctor Aguer y Víctor Fernández, se ha llevado mucha información sobre los casos de abusos y crímenes que involucran al Arzbispado de la capital bonaerense.
Estos traslados cuentan con el aval del jefe supremo de la Iglesia católica, Jorge Bergoglio. ¿Qué tendrá para decir el Papa de este “nuevo dolor de cabeza” para la diócesis de su fiel amigo Fernández? ¿Seguirá manteniendo el falso discurso contra el encubrimiento a los curas abusadores, mientras los sigue premiando?.

Según fuentes del Ministerio de Seguridad de la Nación, aún no hay ninguna resolución con respecto a Sidders en lo que respecta a su nombramiento como capellán del destacamento de Gendarmería de Puerto Iguazú, otra de las changas que el cura facho, misógino y abusador espera concretar en el nordeste argentino.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO