Economía

SE TENIA QUE DECIR

¿En qué gasta la plata el Estado en esta pandemia?

Entre liberales y el gobierno discuten el gasto público pero no el financiamiento millonario a las empresas. Se afecta el salario sin poner sobre la mesa cuánto ganan las empresas. La columna de economía en el noticiero del mediodía.

Lucía Ortega

@OrtegaLu_

Martes 12 de mayo | Edición del día

¿En qué gastó la plata el Estado en esta pandemia? - YouTube
  • Desde que se inició la cuarentena vimos cómo desde el Gobierno anunciaban desembolsos millonarios para combatir la crisis sanitaria y económica.
  • Según un informe de la UNDAV, los anuncios totales rondarían los $ 850.000 millones de pesos y según un informe del Ministerio de Economía, podrían alcanzar 1,7 billones de pesos entre medidas fiscales y créditos entre abril y junio.
  • ¿Cuánto es eso? Es mucho, es poco? La plata que se anunció no necesariamente es la que se ejecutó o está ejecutando.
  • Pero para tener una dimensión, Economía dice que sería como máximo, equivalente al 5,6 % del PBI (aunque otros economistas amigos del Gobierno dicen que no llega ni al 1,5 % PBI). En países como Alemania e Italia las medidas representan el 30 % del PBI, en Estados Unidos alrededor del 25 % y en España un 20%.

¿Adonde fue esa plata? ¿Qué se hizo en estos 53 días de cuarentena?

  • Los liberales se horrorizan por el incremento del Gasto Público. Hacen foco en el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) como el “gran problema”, que son esos magros 10 mil pesos que cobrarán a cuentagotas las familias que se quedaron sin ingresos por la cuarentena, las que pudieron acceder.
  • Por otro lado, el gobierno y los economistas afines, la mayor parte embanderándose en teorías heterodoxas, keynesianas, sostienen que “El Estado te cuida”. Que el Gobierno eligió la salud por sobre la economía, y que mientras tanto protege a los más vulnerables.
  • Pero en este debate, a Fernández se le escapó una verdadera confesión: en el programa radial Pasaron Cosas, la semana pasada dijo que los opositores plantean que “estamos muy preocupados por el déficit fiscal pero el estado se tiene que hacer cargo de todos sus empleados. Bueno pónganse de acuerdo, porque si tenemos que pagarle a los empleados de ustedes está claro que vamos a tener más déficit fiscal”.

Una mayoría abrumadora

  • Según un análisis de la economista Agostina Costantino, sólo el 12 % del paquete va a ir a “los que menos tienen”, a los informales, desocupados o trabajadoras de casas particulares. Y un 72 % va a empresas, trabajadores independientes y cooperativas.
  • Ella aclara, igual, que de todo el gasto a empresas es imposible saber cuánto va a Pymes, cuánto a grandes empresas y cuánto a monotributistas y cooperativas. Pero que ya las cooperativas reclaman que en los hechos les está resultando imposible acceder a los recursos.
  • Al pago del 50 % de salarios a las empresas hay que sumarle la reducción de contribuciones patronales, que es plata que deja de recibir la ANSES, y que está por fuera de ese cálculo (Para una empresa de 2 mil empleados, son 16 millones de pesos al mes).
  • Y en el medio de la pandemia, nos enteramos que se pagaron U$S 250 millones de deuda externa a acreedores privados el 1 de abril y U$S 320 millones al FMI hace 4 días. En total, los pagos equivalen a 5,1 millones de IFE.
  • ¿Ustedes vieron a algún liberal patalear por los miles de millones que el Estado está destinando a las empresas o a pagar la deuda? ¿Decir “aumenta el déficit fiscal”, “emiten para gastar”, “populistas, dejen a los mercados actuar libremente”? No, claro, cuando se trata de salvar al gran capital no hay intervencionismo que por bien no venga.
  • Pero también esto derriba el mito de que el Estado te cuida, mientras permite rebajas salariales del 25 % y financia al gran capital, a empresas con un promedio de 2 mil empleados como Techint, aunque el listado de las empresas beneficiarias, por supuesto, no es público.

¿Y la salud?

  • Yo les pregunto a ustedes, ¿dónde pondrían la prioridad de inversión si saben que se viene una pandemia al país?
  • En la modificación presupuestaria de ayer se previó un refuerzo de $ 19.000 millones para salud. Es el 1,1 % del gasto de emergencia del Estado, o la mitad de lo que se le pagó al FMI en un día, la semana pasada.
  • Según cálculos propios, gracias a información que nos proporcionaron trabajadores de la salud, estimamos que se necesitan al menos $ 50.000 millones para material sanitario (UTI, intermedia y leve, junto con el gasto en personal y de materiales de higiene y seguridad), a lo que hay que sumar la mejora de infraestructura y hospitales.
  • ¿Cuán preparado está el sistema de salud para responder a un aumento en los contagios ahora que se flexibiliza la cuarentena? ¿Para qué “ganamos” todo este tiempo?

Salarios y ganancia

  • Nadie cuestiona esta orientación del gasto hacia las empresas y la deuda, ni los economistas más liberales, ni los oficialistas.
  • En el medio de todo esto quedó bien archivado el impuesto a las fortunas y a las ganancias.
  • Como dijo el ministro Kulfas, a las empresas no sólo no les sacan, sino que les dan.
  • Me gustaría saber a cuántas de las grandes empresas a las que subsidiaron les exigieron que demuestren que están en crisis. A cuántas les pidieron, no sólo que muestren que cayó su facturación lo cual es lógico porque se frenó la actividad, sino ver el nivel de sus ganancias en el último año. A cuántas les examinaron sus registros contables, sus inversiones, sus movimientos financieros, sus activos, la distribución de dividendos.
  • Según la AFIP, 5 mil empresas tuvieron en 2019 una rentabilidad neta de más de 1 millón de dólares.
  • Sindicalistas y empresarios se reúnen con el Ministerio de Trabajo para negociar los salarios, las suspensiones, los recortes. Discuten hasta los centavos de tu sueldo. Pero nadie pone sobre la mesa cuánto ganan las empresas.
  • Ahora, esto no termina ahí. Quienes apoyan la política oficial dan un paso más allá y dicen que: “el Estado financia a las empresas para preservar los puestos de trabajo y el aparato productivo” o que “el Estado permite rebajas salariales porque sino aumentaría la desocupación”.
  • Las opciones que nos dan son resignarse a perder un poco para no tener que perder mucho. El fantasma del mal peor. De nuevo, ¿siempre debemos perder las trabajadoras y trabajadores?
  • En conclusión, ¿qué nos dice este gasto del Estado durante la pandemia? Liberales y oficialistas acordarán que es un “estatismo”, o dirán que es un Estado muy presente (para resguardar al capital, claro). Mientras, se refuerza la asistencia social para evitar el desborde.
  • Hay un chantaje que es agobiante: salud o economía, despidos o rebajas salariales, deuda odiosa o default. Pero esas no son realmente opciones para los trabajadores. Más que nunca, se trata de que nosotros decidamos: son sus ganancias o nuestras vidas.






Temas relacionados

#SeTeniaQueDecir   /    Frente de Todos   /    Deuda   /    FMI   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO