Sociedad

CÓRDOBA

En las sierras de Córdoba avanzan los loteos en reservas naturales

El jueves y viernes de la semana pasada se realizó en Córdoba el V Congreso Regional de Conservación de Bosques y Cuencas Hídricas. Los ejes fueron el deterioro de ambientes en reservas naturales, el cambio en el uso del suelo, el ordenamiento territorial, la educación ambiental, entre otros.

Santiago Benítez

Dr. en Biología. Trabajador del CONICET - Miembro de la Agrupación Docentes e Investigadores de Izquierda.

Miércoles 16 de septiembre de 2015 | Edición del día

El Congreso se llevó a cabo en la localidad serrana de Río Ceballos, una de las más castigadas por las inundaciones de febrero pasado. Uno de sus organizadores fue el biólogo Ricardo Suárez, que presentó un estudio sobre el avance de los loteos en zonas de reservas naturales y conversó con La Izquierda Diario sobre el tema.

Nos parecía interesante saber si luego de las inundaciones de febrero hay cambios en el uso de suelo, pero vos mostraste dos o tres ejemplos de que en Río Ceballos sigue avanzando la urbanización en zonas no habilitadas.

Ricardo Suárez: Esto está sucediendo en Río Ceballos y en muchas localidades de las sierras en la que hay un desarrollo urbano. No solamente es el problema de los loteos, sino de cómo se desarrolla el fraccionamiento y las construcciones en las ciudades en las partes habilitadas.

Y esto viene avanzando y mucho, por distintas razones. Porque son zonas céntricas; hay un pensamiento, como muchos disertantes dijeron, el pensamiento europeo o de Carlos VII, que decidió que todo era cuadradito como un ajedrez y que el centro era el lugar a donde deberían ir todas las calles y toda la producción, para la gran plaza desde donde distribuir todo. Y las ciudades todavía piensan en eso, que el centro es el núcleo de todo, y se olvidan de todas las otras partes, que son las riberas de los ríos, las pendientes, los árboles, la vegetación. Y entonces qué hacen: intervienen esos lugares. En este caso, ilógicamente, a siete metros de la ribera del río, hacen subdivisiones tipo Propiedad Horizontal. Se tiene menos división fraccionaria, es decir si había un lote de 2000 m2, ahora pueden ser 4 de 500 m2 y con PH, así que en ese lote se puede hacer por ejemplo un edificio.

¿Eso lo habilita la Municipalidad o la Provincia?

Ricardo Suárez: Es un ordenamiento dentro de lo la ordenanza municipal. Pero acá la provincia tampoco dijo “muchachos, ustedes no pueden hacer esa ordenanza”. Entonces, en la Provincia deberían haberse dado cuenta, la Secretaría de Recursos Hídricos y Coordinación, y la Secretaría de Ambiente, deberían haber puesto un amparo porque esto es público, porque hay una ley nacional, porque ustedes no pueden ir por arriba de otras leyes. Bueno, esas cosas no se hicieron.

Además de los loteos en las riberas, la otra gran historia de esto es por qué fue habilitado el loteo de Pozos Verdes. Ahora dicen que no, que hay una lucha. Pero fue habilitado porque hubo una ordenanza (municipal) que le dio fraccionamiento. Si vos le das fraccionamiento a un área, estás habilitando su loteo. Porque si vos decís que no va haber loteo ahí, ¿para qué le das fraccionamiento? Esa área no tiene que ser fraccionada.

¿Y esos loteos cuánto han avanzado?

Ricardo Suárez: Hay un parate porque le están pidiendo estudios de impacto ambiental, le están pidiendo un montón de cosas. Pero el día que saquen toda esa historia, pasó. En Colanchanga (barrio dentro de la Reserva La Quebrada), que es al frente de Pozos Verdes, se pasó de 100 a 400 casas en menos de 10 años. Esta evolución se genera no solamente porque las ordenanzas y las leyes lo habilitan, sino también por la falta de control. Y hubo falta de control, y hubo casas hechas en la ribera... Hace poco hice la denuncia de que volvieron a hacer un techo de una casa que se llevó el río y que está al lado de la ruta. ¿Vos viste a la policía ambiental? Yo no la vi... Estas cuestiones son duras, para una realidad que parece que algunos se la toman a la ligera.

Escuché hablar el otro día sobre el sistema de alertas tempranas para las Sierras Chicas. Una alerta temprana no es un sensor del que sale una chicharra y si está sonando uno dice. ¡Che está sonando, bien! ¿Ahora qué hacemos? Salimos corriendo... ¿Salimos para dónde? En realidad hay que empoderar al pueblo, el pueblo tiene que saber.

¿Se ha avanzado en la implementación de las alertas tempranas y la educación a la comunidad?

Ricardo Suárez: No, recién se presentó. Dijeron alerta temprana, y en particular sobre Río Ceballos. Todavía no se ha avanzado. Y lo que es cierto es que aunque pongamos los sensores, no es de un día para el otro, sino que hay toda una evolución. Supongamos que hoy empecemos a educar a la gente para dónde hay que escapar y después se hagan los otros análisis. Pero lo primero que tenés que saber es que si suena algo, hay que escapar para allá. Es necesario un plan de contingencias.







Temas relacionados

Ecología y medioambiente   /    Córdoba   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO