Juventud

UNIVERSIDAD

En la Universidad del Comahue se debate cómo seguir la lucha

Luego de una intensa semana de paros, clases públicas y la importante marcha nacional educativa, las asambleas en la Universidad Nacional del Comahue deciden los pasos a seguir.

Esteban Martine

Presidente del Centro de Estudiantes de Humanidades | UNCO

Jueves 19 de mayo de 2016 | 12:45

La semana pasada, miles de estudiantes, docentes y no docentes de todo el país, demostraron que fuerzas hay para enfrentar el ajuste macrista a la educación pública. Más de 40.000 en Caba, más de 2.500 en Neuquén, y miles en distintos puntos del país.

Luego de semanas de paro docente, y de movilizaciones estudiantiles por el boleto educativo gratuito, la gota que rebalsó el vaso fue la noticia de que con el tarifazo de Macri en los servicios públicos, el presupuesto universitario 2016 (ya de por sí miserable cuando lo votaron) ni siquiera alcanzaría para pagar las cuenta. ¿La solución macrista? Ahorrar energía…

En ese contexto, en el Comahue saltaron a la luz otros problemas estructurales, como el de la carrera de Servicio Social. Se trata de una carrera con 600 estudiantes, 42 docentes, y un solo profesor titular, lo que pone de manifiesto que durante años las distintas gestiones de la UNCo (tanto Vega como Crisafulli) y de la FADECS (incluyendo a Pescader, del Ecu) han mantenido una política consciente de precarizar la labor docente y no convocar concursos.

La bronca llevo al despertar de cientos de estudiantes de las distintas facultades. Asambleas masivas que no se veían desde hace una década, en la lucha contra la aplicación de la Ley de Educación Superior menemista. Clases públicas en los pasillos y en las calles que mostraron la unidad estudiantil – docente. Y la movilización del 12, que para muchos estudiantes fue la primera marcha a la que asistieron.

Unidad en la lucha sí, confianza en el rectorado, no

El proceso es tan profundo que hasta el rector, Gustavo Crisafulli, estuvo en la cabecera de la marcha el pasado jueves 12. Las agrupaciones kirchneristas como la Jauretche señalan que eso es un gran punto a favor de la UNCo, por ser “de las pocas universidades nacionales opositoras”. Pero se trata del mismo rector que aprobó el presupuesto de $1.200 millones para la UNCo a fin del 2015. Ese monto, a duras penas alcanzaba para pagar los sueldos, en los que se va un 95% del presupuesto. Es decir que no estaba en los planes de la gestión regularizar la situación de más de un 70% de los docentes, que se encuentran precarizados, ni resolver la “emergencia edilicia” que él mismo declaró. Crisafulli publicó hace poco más de un año las cifras de la deserción: un 82% de los estudiantes que ingresan a la UNCo abandonan sus estudios. Pero tampoco contempló en el presupuesto planes de becas universitarias, jardines maternales, ni residencias.

Crisafulli es hoy uno de los rectores y decanos kirchneristas que hasta ayer administraban la miseria heredada de la Les, y hoy reclaman al macrismo la devolución de los subsidios a la energía. Pero no podemos depositar ni un poco de confianza en que será su gestión la que resuelva los problemas de la UNCo.

En los ’90 no tuvo problemas en ser funcionario menemista, y durante los años que lleva como rector, profundizó la política de acuerdos con empresas privadas, orientación impuesta por la Ley de Educación Superior. En contraste con la historia de una universidad que supo hacer acuerdos con la gestión obrera de Zanón, durante la gestión Crisafulli se multiplicaron los acuerdos de la UNCo con las petroleras que saquean nuestros recursos, como la francesa Total, o YPF – Chevron. La contracara del desfinanciamiento estatal, es el financiamiento externo, mediante el cuál las empresas imponen la producción de conocimientos a su favor. Sólo en 2014, la Facultad de Ingeniería recibió 14 millones gracias a este tipo de convenios, que a su vez precarizan a los pasantes.

En este mismo sentido también avanzó en los últimos años la Coneau (Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria), brazo de la LES. En el caso de Psicología, por ejemplo, con el aval del kirchnerismo y el PCR modificaron los planes de estudios en función de lo que exigía la Coneau.

Es por eso que el movimiento estudiantil sólo puede confiar en sus propias fuerzas, y en la unidad con los docentes y el conjunto de los trabajadores.

Multiplicar la participación desde los cursos: ¡todos/as a la interfacultades!

Las fuerzas para ganar están, pero para eso es necesario sumar cada vez más compañeros a la lucha. Y para eso, son fundamentales las asambleas.

Lamentablemente, la conducción de la Federación Universitaria del Comahue (compuesta por el PCR, el FEI, la Mella y el MST), no considera lo mismo. Por eso aún hoy hay grandes facultades, como Ingeniería y Economía, donde los centros de estudiantes no han convocado a una sola asamblea, privando a los estudiantes de su derecho a decidir.

Es por eso que las asambleas de Derecho y Ciencias Sociales (Fiske Menuco), Ciencias de la Educación y Psicología (Cipolletti), y Humanidades (Neuquén), votaron la convocatoria a una asamblea inter – facultades. La primer convocatoria a esa asamblea, que la conducción de la FUC aún maniobra para evitar, es este viernes 20 a las 18:00hs en el hall de la sede central en Neuquén, tal como lo votaron 2 asambleas consecutivas de Humanidades. Es fundamental llenarla de participación, y convocar asambleas en todas las facultades donde aún no las hubo. Sólo haciendo parte a los estudiantes, desde los cursos, vamos a masificar la lucha.

A las calles nuevamente

Al día siguiente de la marcha nacional educativa, el gobierno de Macri anunció la firma de un convenio con la multinacional McDonald’s , por medio del cual el Estado pondrá $1.000 por cada joven trabajador contratado, que, sumado a los $3.500 que ponga la empresa, cobrará la mísera suma de $4.500 mensuales. Si quedaban dudas del proyecto de Cambiemos para la juventud, esta medida se encargó de borrarlas: elitizar y mercantilizar aún más la universidad, y precarizar a los jóvenes trabajadores.

Es por eso que la última asamblea de la Facultad de Humanidades resolvió, en base a una propuesta en común de compañeros de la Juventud del PTS junto a estudiantes independientes, la convocatoria a una gran clase pública el próximo jueves 26 a las 13:00hs en el McDonald’s ubicado en Perticone al 500 (al costado de la ruta 22). A esa clase pública estarán invitados obreros en lucha de la papelera Molarsa, de Zanón bajo gestión obrera, y la obrera textil despedida Norma Brizuela. El mensaje será claro: al ajuste lo enfrentamos junto a los trabajadores.

Ese mismo 26, en distintas partes del país se estarán realizando cortes y clases públicas.

Las fuerzas para ganar están. El rechazo a la oferta del macrismo en la paritaria docente, muestra que los docentes no están dispuestos a perder el poder adquisitivo de su salario. Para conquistar el aumento a los docentes, pero también el boleto educativo gratuito, y un aumento general que lleve al presupuesto educativo 2016 a no menos de un 10% del PBI, es necesario redoblar esfuerzos. La unidad en las calles entre estudiantes, universitarios, terciarios y secundarios, con lo docentes, no-docentes y el resto de los trabajadores, es la única forma de ganar esta lucha.







Temas relacionados

Presupuesto educativo   /    Universidad Nacional de Comahue   /    Río Negro   /    Neuquén   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO