Política

PERONISMO

En el kirchnerismo ya negocian con los “traidores” del FR y el randazzismo

Negociaciones entre Agustín Rossi, presidente del bloque del FpV en Diputados, y Alberto Fernández, Felipe Solá y Daniel Arroyo. Buscan “construir unidad” con los que le dieron gobernabilidad a Macri.

Miércoles 3 de enero | Edición del día

En el peronismo las palabras valen poco y nada. O por lo menos así parece. Por estas horas, desde el kirchnerismo empiezan a negociar con los mismos sectores a los que acusaron de “traidores” durante los dos años de gestión de Macri.

Todos o casi todos pasaron por el kirchnerismo cuando éste era gobierno. Agustín Rossi, Daniel Filmus y Jorge Taiana se reunieron la semana pasada con sus ex compañeros Alberto Fernández y Fernando "Chino" Navarro, hoy cercanos a Randazzo; y con Felipe Solá y Daniel Arroyo. Estos últimos están aun, formalmente, en el Frente Renovador.

La reunión tuvo lugar hace ya una semana pero empezó a trascender en los últimos días. La misma, según diversas fuentes periodísticas, apuntó a empezar a armar una “agenda común” hacia el 2019. Así, el peronismo, luego de la fuerte derrota que sufrió en octubre pasado, empieza a discutir su futuro.

Las negociaciones se dan así entre sectores que, hasta hace muy poco tiempo, estaban enfrentados políticamente. Desde el kirchnerismo, durante los casi dos años de gobierno de Macri, se acusó al massismo de ser funcional al oficialismo. La acusación no carecía de sustento. De hecho, gracias al bloque que en su momento dirigía Sergio Massa, Cambiemos logró aprobar una buena cantidad de normas de su plan de ajuste durante los primeros meses de gobierno. Leyes como el pago a los Fondos buitre o el blanqueo de capitales hubieran sido imposibles sin la colaboración del espacio en el que estaba Felipe Solá.

Hay que recordar que ese mismo papel lo cumplía, en el Senado, el bloque que dirigía Miguel Ángel Pichetto que se llamaba PJ-FpV.

Pero las críticas del kirchnerismo no fueron solo hacia el massismo. El mismo Randazzo fue acusado de “ser funcional” a Macri cuando el ex ministro de Cristina Fernández decidió competir contra la ex mandataria.

En ese entonces llovieron las críticas. La misma Cristina Fernández fue una de las que “declinó” entrar en una competencia que solo “favorecía a Macri”. Ahora, sin tantas adjetivaciones ni críticas, no existe problema en sentarse a negociar un esquema general hacia el 2019.

Unidos por el espanto y por la derrota

El inicio de las negociaciones no hace más que mostrar los problemas que atraviesan al peronismo. La derrota del 22 de octubre dejó un escenario con sabor amargo para todos.

Te puede interesar: Peronismo y kirchnerismo: ¿los senderos se bifurcan?

El kirchnerismo, en la figura de Cristina Fernández, salió derrotado en la provincia de Buenos Aires frente a Esteban Bullrich y la verdadera protagonista de la campaña, María Eugenia Vidal. Si bien logró una cantidad de votos importante, estuvo lejos de un escenario donde quedara como clara ganadora.

Desde otro lugar, justo enfrente, los gobernadores peronistas que se pasaron de oficialistas también perdieron. Cientos de miles de personas prefirieron votar al “original” (Cambiemos) y no a la copia (peronismo). A pesar de esa paliza electoral, esos mismos mandatarios fueron los que garantizaron –hasta donde pudieron- el quórum y los votos para la reforma previsional. Con ese demostraron voluntad de seguir arrastrándose.

En el medio nada un variopinto universo que incluye al massismo, Randazzo, sectores de la burocracia sindical y parte importante del peronismo bonaerense.

Hace pocos días, el nuevo presidente de este espacio, Gustavo Menéndez (intendente de Merlo) afirmó en una entrevista que “el peronismo puede albergar a sectores del Frente Renovador, incluso Sergio Massa, o de Cumplir, incluso Florencio Randazzo, con los movimientos sociales y la CGT”.

El hombre del conurbano muestra su aspiración. Por el momento, parece más fácil decirlo que hacerlo. No hay que recordar que hace algunos meses hizo campaña con Cristina Fernández en Unidad Ciudadana y, pocos días antes de los comicios, se entrevistó con Pichetto.

A esta altura algo se puede dar por cierto. En el kirchnerismo no hay ningún tipo de prurito en volver a integrar un espacio común con los que definió como “traidores” y garantes de la gobernabilidad de Macri.







Temas relacionados

Felipe Solá   /    Massismo   /    Alberto Fernández   /    Agustín Rossi   /    Peronismo   /    Florencio Randazzo   /    Kirchnerismo   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO