Sociedad

CAPITALISMO

En el “Buen Fin”: compramos cosas que no necesitamos

Este fin de semana fui a comprarme un helado a una plaza comercial. En medio de una fila me di cuenta que esa plaza estaba llena de miles que como hormigas compran cientos de mercancías.

Miércoles 22 de noviembre | 21:32

Karl Marx sugirió que la mercancía tiene dos caras: el valor de uso y el valor de cambio. Su texto El Capital relata de un modo pormenorizado el funcionamiento de la sociedad moderna.

Toda mercancía del mundo actual debe resolver una necesidad social: a eso lo llamamos el valor de uso. No morir de frío, comer, no estar sediento. El capital produce mercancías que resuelven una necesidad social: no morir de frío, estar atento y comer bien. Probablemente sin darnos cuenta compramos cosas que requerimos para vivir. A eso Karl Marx le llama el “justo social necesario”.

Requerimos cosas mínimas para sobrevivir: ¿Qué sucede si ni como lo correcto? ¿Si no duermo?

Karl Marx explica que, por otro lado, está el valor de cambio. El capitalista no puede vender sus mercancías por debajo del mínimo que le costó producirlas. ¿Qué clase de tonto vendería las mercancías que produjo por debajo de lo que les costó producirlas?

Bien. Mientras eso sucede en el “Buen Fin” compramos cosas con precios fingidos. Es una trampa, como decimos aquí, los centros comerciales dicen que “todo es más barato” pero en realidad compramos cosas que no necesitamos.

El capitalismo construye necesidades

Compramos cosas que no necesitamos. Seguí caminando mientras comía mi helado Vi a una familia con una gran televisión. Un tele más grande para ver mentiras más grandes. Pensé.

¿Cuantas cosas compramos sin necesitarlas? En el “Buen fin” compramos cientos o miles de cosas que no requerimos.

¿Realmente requerimos una tele más grande? ¿Realmente requerimos de un estéreo que suene más fuerte que los otros?

En realidad compramos cosas que no necesitamos con precios por encima de lo que realmente cuestan. Ni es un valor de uso y tampoco es el promedio del valor de cambio.

¿Una tele en 20 mil pesos? Es el común de las compras en el Buen Fin. Como decimos en esta nota: “está demostrado que semanas antes de El Buen Fin los comercios aumentan los precios de sus artículos para después crear una falsa imagen de descuentos y ofertas, “no hay una comprobación fehaciente de que el descuento que se está llevando a cabo sea un descuento que realmente abarate el producto”, opina.”

Compramos cosas que no necesitamos. Pero ellos siguen ganando .






Temas relacionados

El Buen Fin   /   Capitalismo   /   Consumo   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO