Política

APUNTES MILITANTES

En Santa Fe, el PTS-FIT lanza una campaña electoral militante y desde abajo

El anuncio de las precandidaturas del PTS-Frente de Izquierda en Rosario, con Octavio Crivaro a diputado nacional por Santa Fe y Virginia Grisolía a concejal en la ciudad, larga la campaña electoral en toda la provincia.

Miércoles 26 de abril | 17:32

Pero no solamente: también refuerza la pelea política y la voluntad del FIT de consolidarse como opción política y de organización en la provincia, en el marco de la bronca creciente frente al ajuste de Mauricio Macri y de Miguel Lifschitz. Es parte de la apuesta que hace el PTS con las precandidaturas de Nicolás del Caño en Provincia y Myriam Bregman en Capital Federal para fortalecer el desarrollo del Frente de Izquierda.

El contexto de esta batalla política en Santa Fe es la crisis recurrente de dos instituciones centrales del régimen político provincial (la Justicia y la Policía), el agotamiento del principal actor político de la provincia (el Frente Progresista que gobierna desde 2007), que aparece como subordinado a la agenda de Cambiemos, y una realidad económica que golpea el presente y las expectativas del pueblo trabajador. En esa “cancha” sale la izquierda a dar la pelea.

De capital del progresismo, a un régimen mafioso y de impunidad

El fallo de la “Justicia” en el caso del fusilamiento de Jonatan Herrera, en el que los jueces sostienen que no se pudo determinar la intención asesina de policías que dispararon 49 tiros a un joven trabajador, reveló nuevamente el desprestigio de un Poder Judicial que se muestra como garante de los poderosos y de la mafia policial, y enemigo del pueblo trabajador. Dos instituciones que son la base real del Estado santafesino muestran rasgos de decadencia. La izquierda se para de frente a este régimen de la narcopolicía y la justicia cómplice y corrupta, avalado por los partidos mayoritarios.

Ataques a nuestros bolsillos: salidas desde los trabajadores o contra los trabajadores

El bolsillo del pueblo trabajador viene acusando recibo de los ataques del gobierno de Macri, de gobernadores como Miguel Lifschitz y de los empresarios. La inflación, los tarifazos y las paritarias a la baja golpean el poder adquisitivo de los trabajadores, mientras que la burocracia sindical se aleja silbando bajito de cualquier escenario de lucha seria.

En Santa Fe los despidos, las suspensiones e incluso algunos cierres de fábrica se agregan a este combo de política contra los trabajadores. En General Motors, la patronal y el SMATA acordaron 350 despidos encubiertos bajo la forma de suspensiones; en Fray Luis Beltrán cerró Arzinc (la ex Sulfacid); en Sancor, ante la crisis de una empresa vaciada e increíblemente en crisis, la “solución” fue plantear amenaza de despidos y reducción de un 15% en los salarios.

En este escenario se presenta como ejemplar la salida a la que se llegó en Mefro Wheels. Esta fábrica cerrada hace unos meses, reabriría con un nuevo comprador, pero con solo 100 de los 128 trabajadores. Los 28 quedan en “stand by”, como si ellos pudieran dejar en “stand by” las boletas de luz, los gastos escolares o el pago del alquiler. Este tipo de salidas, que implica que los costos de la crisis lo pagan los trabajadores, fue avalada por los tres niveles de gobierno y por la UOM, los mismos que dan la espalda a la lucha de los trabajadores que luchan y lucharon en serio contra los despidos, como en Liliana o en General Motors.

El planteo que hacemos desde el PTS-Frente de Izquierda de reducir la jornada laboral a 6 horas, 5 días a la semana, con salarios que al menos empaten el costo de la canasta familiar es, por un lado, una bandera de lucha para el conjunto de la clase trabajadora, que permite elevar la conciencia, peleando por una causa que une al conjunto de una clase dividida entre obreros super explotados y trabajadores subocupados y desocupados. Pero también es un programa concreto frente a los empresarios que frente a la caída de su ganancia, pegan un manotazo a la palanca de despidos y suspensiones, o directamente al cierre. No hay que permitir un despido más.

Una crisis histórica de la centroizquierda

El Frente Progresista de Santa Fe pasó de ser la esperanza centroizquierdista a nivel nacional a ser la manta que cubre la descomposición de la narcopolicía, el accionar de una Justicia podrida y clasista, y una sangría de despidos y ataques contra los trabajadores. Como expresión de esa política estuvo la línea de Lifschitz frente a los docentes, que tanto en el monto ofrecido como en las amenazas de descontar los días de paro, se pareció mucho a Cambiemos.

A pesar de que se pelean con sus aliados radicales, que irán en las boletas de Cambiemos en la elección de diputados nacionales, los diputados del Socialismo-Frente Progresista votaron las leyes centrales del ajuste macrista en el Congreso Nacional: el pago a los buitres, el blanqueo de capitales y el presupuesto, no hubiera salido sin los votos del Socialismo santafesino.

El kirchnerismo posará de opositor pero el senador del Frente para la Victoria de Santa Fe, Omar Perotti, votó todo lo que pidió el macrismo. Puro chamuyo. Para peor, al frente de la boleta del peronismo santafesino está Agustín Rossi, que fue el que elevó al genocida César Milani como jefe del ejército bajo el gobierno anterior. Doble discurso para todos.

¿Qué política fortalecer frente a la crisis del Socialismo?

La cuestión para la izquierda, así como a aquellos activistas sindicales, militantes de AMSAFE, estudiantes combativos o luchadores por los derechos democráticos es qué alternativa se va a consolidar frente a la crisis del Socialismo y frente a un kirchnerismo que va en las mismas listas que los que llamó traidores por votar las leyes macristas.

Tanto el Frente Social y Popular de Carlos del Frade, como el Frente de la Ciudad Futura, se proponen como corrientes amigables con los partidos de los poderosos. Del Frade, que ha hecho y hace denuncias contundentes como periodista, como referente político ha mostrado lo conciliador de su política. Llamó “cínicos” a los que llamamos a votar en blanco en el Balotaje del 2015, pero curiosamente se calla frente a la represión en Santa Cruz y llama a hacer alianzas al ex senador Rubén Giustiniani, un verdadero cínico que votó la flexibilización laboral de la Ley Banelco de De la Rúa. Además, vuelve a la Alianza con Pino Solanas, el amigo de la Sociedad Rural. Ciudad Futura llegó a votar las normas de endurecimiento policial en Rosario y sus concejales se declararon a favor de votar el endeudamiento de la ciudad. Ambos sectores votaron amablemente como autoridades a los representantes del Socialismo, en la Legislatura, y hasta del PRO, en el Concejo. Estos atajos no suman: no se trata de construir un “kirchnerismo con aguante” o una nueva centroizquierda.

Consolidar una izquierda en serio

El PTS-Frente de Izquierda apuesta a fortalecer una izquierda en serio, fuerte, independiente de los sectores patronales, que exprese políticamente la bronca creciente entre los trabajadores y que tenga peso en los sindicatos y en la juventud precarizada; que de la pelea en AMSAFE Rosario para llenarlo de participación, en el movimiento de mujeres y también entre los estudiantes para construir centros y un movimiento estudiantil combativo, desde abajo, junto a las trabajadores.

Como parte de esta pelea de conjunto, en la campaña nos proponemos dirigirnos a tres grandes sectores: la juventud trabajadora tanto de las fábricas, como de los call centers, comercio, etc.; la juventud universitaria; y las docentes y futuros docentes de los institutos terciarios. El fin de semana realizaremos plenarios abiertos junto a compañeros y compañeras independientes para votar decenas de voceros y voceras del para hacer una campaña desde abajo, consolidando agrupaciones entre el PTS y todos los compañeros simpatizantes de las peleas que damos como parte del FIT.

La juventud obrera y trabajadora

Los jóvenes metalúrgicos del PTS, junto a los compañeros identificados con la pelea de la agrupación Metalúrgicos de Base, son la referencia ineludible para expresar la bronca frente a los agravios en el cordón de Ovidio Lagos en Rosario. Hacia una juventud que no ganó nada en la supuesta “década ganada”, Lucas Castillo y otros referentes de la histórica lucha de Liliana, junto a otras voces obreras le pondrán palabras a este sector silenciado.

Lejos de las publicidades con jóvenes sonrientes, el mundo de “Comercio” es un verdadero antro de explotación. De hecho en La Izquierda Diario hemos recibido denuncias de las brutales condiciones de trabajo en los call centers. Por su lado, el rechazo derechista de los grandes supermercados frente a la ley de “descanso dominical” demuestra cuán acertada es la consigna de defender nuestro tiempo, nuestras vidas, frente a sus negocios. Virginia Grisolía, estudiante y trabajadora de call center, expresa los padecimientos y la bronca de este sector.

La juventud estudiantil y el movimiento de mujeres

En las universidades esta realidad de estudiantes-trabajadores es creciente, y se ve en la preocupante deserción que aumenta año a año: jóvenes que no pueden pagar ni los apuntes de la universidad pública y “gratuita”. La militancia de la Franja Morada al Socialismo estudiantil, se ha reducido a garantizar “servicios” para los “sobrevivientes” que quedan, mientras avalan una universidad que garantiza negocio para las empresas. Corrientes como Patria Grande y el ALDE-PCR copian estos modelos de centros vaciados. De hecho, han llevado hasta el final sus alianzas oportunistas, al punto de hacer frentes con corrientes patronales como el Movimiento Evita, lo contrario a consolidar al movimiento estudiantil como aliado de los trabajadores. En los terciarios queremos llegar a esos jóvenes que estudian con la perspectiva de salir de esos laburos precarios y que hacen enormes esfuerzos para tener un título. El sistema solo les ofrece ser docentes precarizados. Nosotros queremos organizar esa bronca.

Las peleas dadas junto a decenas de compañeras que se organizan y referencian en la agrupación Pan y Rosas, que se destaca en el dinámico movimiento de mujeres, se distingue de la utilización marketinera que hacen las corrientes del régimen, que buscan “utilizarlo” para sus propios intereses de gobierno mientras le niegan derechos elementales a las mujeres. Contra ellas, y frente a las corrientes que se abrazan al Vaticano, peleamos por el derecho al aborto y exigimos presupuesto para refugios, batallando desde una estrategia anticapitalista y de unidad con la clase trabajadora, con la consigna de que "nuestras vidas valen más que sus ganancias".

La fuerza de la docencia

Entre los docentes y estudiantes terciarios, que son los docentes del futuro, buscamos organizar la bronca frente al odio que impulsan todos los gobiernos hacia los trabajadores de la educación, desde Macri hasta Alicia Kirchner, pasando por el “socialismo”. Todo el discurso formateado en el relato neoliberal que trata a los docentes como privilegiados, oculta la realidad con la que lidian día a día las maestras: ir de un trabajo a otro, vivir de reemplazos inciertos, absorber una inocultable crisis social, trabajar en las casas. Queremos que la realidad de los docentes diga “presente” en nuestra campaña.

Nosotros, la izquierda

Queremos llegar a miles con nuestras ideas de izquierda y anticapitalistas y fortalecer agrupaciones militantes y lugares con influencia y poder de combate en el movimiento obrero y estudiantil, lo que llamamos “bastiones”.

Esta pelea nos ubica de frente, con una “grieta” en el medio, a todos los partidos políticos representantes de gobiernos amigos de los empresarios. Esto es lo que se expresó, ante miles de personas, en el debate a candidatos a Gobernador, donde Octavio Crivaro plantó una bandera frente a lo que parecían las “PASO” de los candidatos de la clase dominante. Frente a un régimen en crisis y un progresismo postrado, tanto kirchnerista como socialista, la izquierda verdadera se planta con la agenda de los trabajadores, con un objetivo anticapitalista y socialista.

El PTS en el Frente de Izquierda presentó precandidaturas en Santa Fe






Temas relacionados

Cambiemos   /    Virginia Grisolía   /    Miguel Lifschitz   /    Octavio Crivaro   /    Frente de Izquierda   /    Santa Fe   /    General Motors   /    Kirchnerismo   /    Santa Fe   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO