Economía

FONDOS BUITRE

En Nueva York, la disputa legal por los bonos argentinos no se detiene

En el día de ayer el Tribunal de Apelaciones de Nueva York desestimó el pedido argentino en relación al “desacato”. Un día antes el Gobierno había apelado el fallo judicial de Thomas Griesa que le prohibió al Citibank realizar pagos de bonos con ley argentina.

Miércoles 8 de abril de 2015 | Edición del día

El Tribunal de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York desestimó ayer la presentación realizada por el gobierno argentino respecto a la figura de “desacato” impuesta por el juez Thomas Griesa, por considerar “prematura” a esa petición debido a que el magistrado neoyorquino no impuso sanciones concretas contra el país bajo ese encuadre.

La presentación argentina se concretó luego de que Griesa –en septiembre del año pasado– colocara a Argentina bajo la figura de “desacato” por la decisión del país de implementar un nuevo esquema para poder pagar los compromisos asumidos con los tenedores de bonos reestructurados, cuyo pago fue bloqueado por el juez estadounidense en el marco del litigio con fondos buitre.

En esa oportunidad, Griesa dijo que los funcionarios argentinos violaron sus órdenes cuando intentaron reemplazar Bank of New York Mellon a través de Nación Fideicomisos SA, como fiduciario de la deuda reestructurada, según precisa un cable de la agencia Bloomberg.

Fiesta de apelaciones

A través de un comunicado publicado el lunes 6 de abril, el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, expresó que "en el marco del litigio con los fondos buitre, la República Argentina apeló la orden del pasado 12 de marzo del juez Griesa a través de la cual, insólitamente, extendió los efectos de las llamadas órdenes pari passu a bonos del canje regidos por ley argentina, pretendiendo, de ese modo, impedir nuevamente que los bonistas reestructurados cobren lo que Argentina paga y les corresponde en territorio argentino".

La decisión del juez neoyorquino alcanzó incluso a la llamada “deuda doméstica denominada en dólares, la que de ninguna manera puede ser alcanzada por la cláusula pari passu pues se trata de endeudamiento interno, regido por el derecho local", señaló Economía.

En la misiva del Palacio de Hacienda se indica que "la misma Corte de Distrito había reconocido previamente que no había bases para extender la orden a estos bonos; sin embargo, el 12 de marzo revirtió sus propias decisiones, excediendo, nuevamente, su jurisdicción, tal como lo había hecho con los bonos del canje regidos por la ley inglesa".

Para la Argentina, "las decisiones de la justicia estadounidense afectan gravemente al sistema financiero global y al derecho internacional". "Su único objetivo (por Griesa) es otorgar mayor poder de extorsión a los fondos buitres. Ya que el juez Griesa no logró poner a Argentina en default, pretende ahora seguir perjudicando a los bonistas", reza el comunicado.

El mes pasado, el Citibank había solicitado a Griesa una autorización para procesar los pagos del país de bonos del canje, ley argentina, pagaderos el 31 de marzo, y como lo había hecho en tres oportunidades anteriores en las que obtuvo autorización para concretarlos "por única vez".

La argumentación del banco norteamericano era que los bonos ley argentina no tienen jurisdicción en Estados Unidos.

Sin embargo, en esta oportunidad Griesa rechazó los argumentos del Citibank y dijo que Argentina no puede pagar a los tenedores de la deuda sin realizar también el pago de un grupo liderado por NML Capital, de Paul Singer, que ganaron el fallo del siglo, por 1.300 millones de dólares actualizables.

Luego se conoció que el Citibank y el fondo NML entablaron un acuerdo, que fue rubricado por Griesa, y que fue cuestionado por el gobierno argentino.

En dicho acuerdo privado, la entidad bancaria se comprometió a salirse del negocio de custodia de títulos y a no apelar el fallo de Griesa en cuestión, a cambio de poder realizar dos pagos, el de fines de marzo y junio.

Este pacto, que fue luego rubricado por Griesa, no había sido notificado a las autoridades argentinas, por lo que fue considerado por la Comisión Nacional de Valores de "violatorio" de las leyes nacionales.

En consecuencia, para salvaguardar a los bonistas del canje, la CNV inhabilitó temporariamente al Citibank para operar en el mercado de capitales y dispuso que los pagos de la Argentina dirigidos a clientes del banco estadounidense se depositen en la Caja de Valores, hasta que los mismos clientes informen en donde desean percibir su dinero.

Esta medida comenzó a regir para los pagos del pasado 31 de marzo, que finalmente se completaron en tiempo y forma.

Asimismo, como consecuencia del pacto firmado por el Citibank Argentina con los fondos buitre, el CEO del Citibank, Gabriel Juan Ribisich, fue suspendido por el Banco Central.

Al respecto de la remoción de Ribisich, la asociación de bancos que nuclea a las entidades extranjera (ABA) y la Asociación Empresaria Argentina (AEA) se manifestaron en contra de la decisión del ente monetario de dejar sin efecto la habilitación otorgada a Ribisich al sostener que la medida no se ajusta a derecho.
Especuladores felices

Paradójicamente, a la vez que se desarrolla el enfrentamiento entre el gobierno argentino y los fondos buitres, los bonos argentinos registran cotizaciones en alza. Es que los especuladores están haciendo grandes negocios con títulos que tienen rentabilidades de las más altas del mundo. Todos saben que “los pagadores seriales” garantizan que los buitres amigos la sigan “levantando en pala”.

Fuente: TELAM







Temas relacionados

Desacato   /    Citibank   /    Thomas Griesa   /    Fondos Buitre   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO