Sociedad

En Malvinas Argentinas hay miles de estudiantes sin conectividad durante la cuarentena

El congelamiento tarifario en telecomunicaciones anunciado esta semana apunta a dar respuesta a un descontento que crece en los sectores educativos. En Malvinas Argentinas al igual que en la mayoría de los distritos del Conurbano se agravan las dificultades para continuar el vínculo entre docentes y estudiantes en medio de la pandemia.

Mei Cabrera

Delegada SUTEBA de la EES n°30.

Jueves 21 de mayo | 19:25

Como planteamos en una nota anterior Miles de estudiantes no acceden a Internet en medio de la pandemia. Las empresas de telecomunicaciones vienen amasando grandes fortunas. Mientras la crisis económica invade los hogares, estas empresas no tuvieron problema en aumentar tarifas.

Ahora el gobierno presenta como un gran triunfo el acuerdo entre las empresas y el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM).

La medida, que sólo apunta a congelar por algunos meses las tarifas y ofrecer un servicio reducido a quiénes no puedan pagarlo, huele a poco.

En el distrito de Malvinas Argentinas, según datos del ENACOM, sólo el 55% de los hogares tiene acceso a Internet fijo y el 47% de los niños y adolescentes en edad escolar no tienen computadora [1].

Esto se expresa en que miles de estudiantes encuentran serias dificultades para continuar el vínculo pedagógico con la escuela. Cómo lo han reconocido los mismos funcionarios, hoy Internet es un servicio esencial.

La desigualdad no es solo educativa

El no acceso a la conectividad se da en un contexto de crecimiento de las desigualdades sociales. El Ministro de Educación Trotta días atrás lo reconoció ante una entrevista que le realizaron.También firmó un convenio hace un mes con el Intendente Nardini para la entrega de 1500 netbooks en un distrito que tiene 84.029 estudiantes.

Las comunidades educativas hoy se ven golpeadas por despidos, suspensiones y rebajas salariales que ya suman 2.692.714 a nivel nacional según el Observatorio de Despidos de La Izquierda Diario.

En las escuelas las y los docentes que colaboran con el reparto de alimentos ven llegar cada vez más familias a solicitar asistencia. No es casual que en Malvinas Argentinas el 15,46% de la población recibió el Ingreso Familiar de Emergencia, el porcentaje más alto entre los distritos de la Zona Norte según el Anses.

En las últimas semanas desde la Dirección General de Escuelas y Educación (DGCyE) se solicitó a directivos y docentes el relevamiento sobre las dificultades de conectividad de los y las estudiantes aunque se desconoce con qué fin ya que aún no hubo medidas acordes a los resultados que revelaron estas consultas.

“Los maestros hacen lo que pueden con las clases, el problema está en la falta de acceso de los alumnos. Quizás algunos tengan computadora pero la gran mayoría no, lo que dificulta y retrasa el aprendizaje” fue uno de los planteos que hizo una madre de la EP 37 de Grand Bourg a la maestra de su hijo.

La docente, en el caso de sus estudiantes, detectó que sólo el 50% tienen WIFI y el 90% reciben la tarea en un celular que es compartido entre varios miembros de la familia. La gran mayoría se maneja preferentemente por whatsapp.

“Mi celular no me deja bajar la app para entrar a las clases” es uno de los tantos planteos que reciben las docentes. En las escuelas secundarias tampoco hay mucha diferencia. Según una docente, que trabaja en varias escuelas del distrito, el 70 % de sus estudiantes no tenía ningún otro dispositivo para hacer sus actividades escolares más que el celular. También recibió testimonios de lo difícil que es entender muchas actividades y contenidos educativos por este medio.

Una madre de la Escuela Secundaria Nº 30 de Pablo Nogués le planteaba: “Estamos trabajando como podemos, en mi casa hay un solo celular dónde puedo bajar los archivos que mandan. Son 5 chicos que van a la escuela y yo, que también estoy terminando el secundario”.

Hoy el Frente de Unidad Docente Bonaerense difundió un comunicado de prensa en el que reclama al gobierno por esta problemática pero sin preocuparse en organizar una campaña seria en la docencia ni en nombrar a los pulpos de las telecomunicaciones.

Hace falta una salida de fondo que alivie a los estudiantes y los docentes que sostienen con sus propios ingresos los recursos para continuar con el trabajo y el estudio desde los hogares. O se tocan los intereses de las empresas o los trabajadores y el pueblo pobre seguiremos empeorando nuestra calidad de vida.

Es necesario avanzar en el acceso a internet gratis para estudiantes y docentes, así como para los sectores más necesitados. Si es un servicio esencial no debería ser limitado mientras dure la cuarentena. La nacionalización bajo gestión de sus propios trabajadores y comités de usuarios permitiría discutir realmente las telecomunicaciones como un servicio social.



[1Atlas del Conurbano elaborado sobre datos del INDEC







Comentarios

DEJAR COMENTARIO